#Política

Las cajas del hambre llenas de ideología

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Las ideologías no están de moda. Es más, están desprestigiadas; tanto que cuando se quiere desacreditar un hecho o un argumento, se dice que está “ideologizado”. La paradoja, es que este postulado es una ideología de la anti-ideología.

La realidad es que todo lo que hacemos y decimos, de hecho, todo lo que somos, no podría ser sin tener ―consciente o inconscientemente― una ideología. El Diccionario del Español Jurídico de la REA, define este término como: Conjunto de ideas sobre la realidad social, política, cultural, económica, religiosa, etc., que pretende la conservación del sistema (ideologías conservadoras), su transformación (que puede ser radical y súbita, revolucionaria o paulatina -ideologías reformistas-) o la restauración de un sistema previamente existente (ideologías reaccionarias).


Las ideologías no sólo no han terminado, sino que el mundo se mueve con la ideología ortodoxa del ultraneoliberalismo, sostenido con la ideología de la antiideología

Las ideologías están definiendo cómo se gestiona la pandemia y trasluciendo las estructuras socioeconómicas de los países. En Chile, el control de la pandemia es en la práctica inviable por la desigualdad estructural que margina del desarrollo económico a las grandes mayorías. El confinamiento total en Santiago, es inviable para un 40% de la población porque deben salir cada día a ganarse el pan del día siguiente. Así lo  verifican estudios sobre la diferencia de movilidad de la población en la cuarentena según la comuna, como el de la Fundación Ciencia & Vida y el Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso (CINV), del 7 de junio, que muestra que en las comunas de menos recursos la movilidad es desde un 71% hasta un 93%; mientras en la de más ingresos llegan a un máximo de 38,80%. La desigualdad social se reproduce en la lucha contra la pandemia. La sorprendente declaración del que está dirigiendo la gestión de la pandemia, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, afirmando que desconocía las condiciones de pobreza que tiene Santiago, ilustra a la perfección el encapsulamiento de la élite en el gobierno dentro de una enajenación impermeable por sus tan enormes como obscenos privilegios a expensas de la pobreza de gran parte de la población.

Después de manifestaciones en estas comunas pidiendo ayuda para sostener la cuarentena, la canasta del hambre fue la solución de la Administración ultraconservadora, convirtiéndose en la máxima expresión de una ideología que ve a los pobres como un fenómeno innato a la condición humana; una masa manipulable culpable de ser pobre y que sólo se puede ayudar con la caridad como política pública del Estado: una canasta con víveres para que sobrevivan la pandemia y continúen después bajo o en el filo de la pobreza por salario. Además, han entregado la canasta del hambre con una puesta en escena mediática tan grotesca como indecente con un solo afán: que Sebastián Piñera suba en las encuestas. Así se indica en un instructivo que se ha filtrado que detalla la coreografía y el relato para posesionarle como el principal “caritativo” de una operación de propaganda partidista con recursos públicos. La ideología ultraconservadora chilena ve la pobreza estructural como la forma natural para mantener los enormes privilegios de una élite ―un 1,05% en Chile― que se lleva el 54% de las ganancias totales del país.

La ecuación de esta ideología ultraconservadora es que para que haya caridad debe haber pobres, y para que haya pobres debe haber injusticia social, y para que haya injusticia social debe haber una ideología dominante que construye legal y conscientemente una sociedad donde la injusticia social es la base para la perpetuación de los privilegios de una minoría. Las consecuencias de la injusticia social estructural que padece Chile están matando con la pandemia mucha más gente en las poblaciones de menos ingresos.

Las ideologías no sólo no han terminado, sino que el  mundo se mueve con la ideología ortodoxa del ultraneoliberalismo, sostenido con la ideología de la antiideología, cuyos postulados permite el libre albedrío del mercado como paradigma dogmático; mercantiliza los derechos económicos y sociales; es anti justicia social irredenta; destruye el Estado social garante del bien común transformándolo en una institución principalmente defensora de intereses corporativos, y alienta un individualismo absolutista que atomiza el tejido social. Esta ideología socioeconómica ultraconservadora que, si es bien es cierto saca de la pobreza dura a millones de personas, cree la mayor acumulación de riqueza de la historia en una élite, instaurando unas desigualdades socioeconómicas sin precedentes que ha alentado una regresión ideológica protofascista instalando en el poder a sus ahora principales representantes, Donald Trump, en EE.UU. y a Jair Bolsonaro, en Brasil; “la esperanza” de ese país, según Sebastián Piñera y amigo ilustre del principal partido de su gobierno. Es el triunfo de la ideología reaccionaria que persigue “la restauración de un sistema previamente existente”.

La canasta del hambre en medio del drama de las tres mega crisis ―sanitaria, económica y social― ha terminado consagrándose en la metáfora trágica del sistema: llena no sólo con la ideología ultraconservadora de la exclusión socioeconómica, sino también desbordada de insoportable inmoralidad política.

TAGS: #CajaAlimentos #Coronavirus #Desigualdad #Ideología

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
J.A.

13 de Junio

Concuerdo con Ud., es una caja ideológica, pero no de hambre, servirá para algunos almuerzos y algunas onces, luego se acabará como todo, pero es ideológica, busca una emoción. También es muy cierta su argumentación, no nos escapamos de la ideología, Ud. hace su papel ideológico, intenta que creamos su ideología, yo como no me la creo, al parecer caigo en el mismo juego.

15 de Junio

Estimado.
Excelente articulo, mis felicitaciones. Una muy buena observación ciudadana que ejemplifica y demuestra lo bajo que la derecha elitista cae y ha caído en su esfuerzo de mantener su poder, elitismo y estatus quo, aparte de mostrar con creces sus propios valores cínicos e hipócritas como el que tu articulo . La introducción ya parte demostrando el uso negativo y peyorativo que le dan a la palabra “ideología” identificándola prácticamente con la izquierda chavista venezolana (partiendo que ellos mismos como sector ultraderechista se guían por mandatos y discursos súper conservadores y de cierto fundamentalismo cristiano). Afortunadamente, con algunos amigos he podido hablar del tema de forma cercana, tanto como historiador como ciudadano. No todos han caído bajo la manipulación mediática, aunque algunos si. No obstante me hace sentir que no todo esta perdido.
Saludos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación