#Política

La voluntad como obligación

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Cada vez que los novios aceptan de manera voluntaria unir sus vidas, acometen la acción intrépida del todo o nada, tanto, que nadie sabe cuánto tiempo perdurará el enlace, ni mucho menos, conocen las causales del cese de convivencia; solo se comprometen a vivir juntos –siendo amantes fieles y sostenedores a manos llenas– y procrear, todo lo anterior cuando sea posible. Llevado a la política, el matrimonio es un buen ejemplo: sus respectivas promesas se sustentan en la buena fe, y sobre todo, se sostienen en un axioma que convierte lo voluntario en obligatorio.

Cuando en 2012 Chile decidió a pasar de la inscripción voluntaria y voto obligatorio, a la inscripción automática y sufragio voluntario, se invirtió otro axioma. Ahora lo que antes era una obligación cívica se rebajó a una decisión discrecional; todo un contrasentido para un sistema político que se valida en las urnas. Peor aún, el electorado se vio en medio de una encrucijada de la que no supo cómo salir. 


No vaya a votar si siente que su opción es no hacerlo, pero tampoco se quede en casa jactándose de su indiferencia; ejerza su derecho a decidir.

A partir de la publicación de la Ley 20.568 muchos asumieron que concurrir a sufragar tomaba ese carácter voluntario en el más amplio sentido de la palabra “voluntario”, y dejaron de hacerlo sin mayores cuestionamientos. En rigor, así como en el contrato matrimonial –con o sin documento– las cosas funcionan al límite de la coerción, sin que haya grandes quejas, pues, como se sabe, el que se compromete, se obliga, en términos de libertad electoral también debiese aplicarse un sentido “obligatorio” a la voluntariedad de cumplir con un deber cívico.

Es cierto que nadie está obligado a cumplir una obligación inexistente, pero, a la vez, tampoco está obligado a no votar. Más allá de concurrir a sufragar, hacerlo valida la opinión que se tiene del sistema electoral y de la democracia así establecida; también pone en valor la posibilidad de articular cambios. Quienes se quedan en su casa viendo en televisión cómo se resuelven los escrutinios están haciendo uso de su pleno derecho a no participar del proceso, pero también están siendo reemplazados por otros en decisiones que no dejan de afectarlos a ellos mismos.

No vaya a votar si siente que su opción es no hacerlo, pero tampoco se quede en casa jactándose de su indiferencia; ejerza su derecho a decidir. Si no le gusta cómo funcionan las cosas, haga algo para cambiarlas; tenga el valor de enfrentar sus miedos y sus rabias; su frustración y su desconfianza. No se reste de ese espacio catártico de la urna a oscuras, donde usted y una cartulina en blanco pueden quedar impregnados con algo más que una raya enfurecida, deje en ella sus lágrimas, escriba una grosería, haga un dibujo y salga ufano con su papeleta y deposítela con desprecio, si así fuere el caso.

Para mayor satisfacción, este año le darán tres cédulas en las regiones pares y cuatro en las impares. Tómese su tiempo y exprese sus sentimientos. Elija al que quiera, no deje que otros se arroguen para sí esa pertenencia suya. Anular su voto o dejarlo en blanco, es tan o más válido que marcar una opción de manera correcta. En cualquier caso, permítase ese placer liberador del acto íntimo de usted y su voto. Hágalo y regrese a su living a tomarse un té o una copa de vino. Se sentirá mejor.

TAGS: #Elecciones2017 #VotoVoluntario elecciones

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

17 de Noviembre

No me prece muy lógico. Si su opción es no votar, o sea facultar a que el resto que vota decida por usted, es absurdo que alegue si no le gustan los resultados de eso, es reclamar de que lo dejan afuera de algo que usted mismo se restó.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El intelectual contribuye a la toma de conciencia de la función histórica de la clase de la cual depende, pero a la vez entrega los elementos para que esta clase ejercite su hegemonía.
+VER MÁS
#Política

Gramsci y los intelectuales

¿Cuándo normalizamos pretender que hombres del mundo privado de una determinada área mejorarán la gestión del mundo público de esa misma competitiva área?
+VER MÁS
#Salud

Jaime Mañalich, el Gerente General ´en pausa`

Las miradas cortoplacistas de las izquierdas peleándose la coyuntura de una absurda autenticidad hegemónica, no dan el ancho en el inquietante panorama actual de regresión política,  global y local.
+VER MÁS
#Política

La ´izquierda boba`: el caso español (y chileno)

Sala Cuna (No) Universal
+VER MÁS
#Género

Proyecto de Ley de Sala Cuna ¿Universal?

Popular

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

En análisis internos, el SAG advirtió “deficiencias logísticas y técnicas para implementar de manera oportuna, eficiente y eficaz el sistema de control y fiscalización de las obligaciones que impone ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sphagnum/turba: ¿Peligra aplicación de decreto que regula su cosecha?