#Política

La voluntad como obligación

1
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Cada vez que los novios aceptan de manera voluntaria unir sus vidas, acometen la acción intrépida del todo o nada, tanto, que nadie sabe cuánto tiempo perdurará el enlace, ni mucho menos, conocen las causales del cese de convivencia; solo se comprometen a vivir juntos –siendo amantes fieles y sostenedores a manos llenas– y procrear, todo lo anterior cuando sea posible. Llevado a la política, el matrimonio es un buen ejemplo: sus respectivas promesas se sustentan en la buena fe, y sobre todo, se sostienen en un axioma que convierte lo voluntario en obligatorio.

Cuando en 2012 Chile decidió a pasar de la inscripción voluntaria y voto obligatorio, a la inscripción automática y sufragio voluntario, se invirtió otro axioma. Ahora lo que antes era una obligación cívica se rebajó a una decisión discrecional; todo un contrasentido para un sistema político que se valida en las urnas. Peor aún, el electorado se vio en medio de una encrucijada de la que no supo cómo salir. 


No vaya a votar si siente que su opción es no hacerlo, pero tampoco se quede en casa jactándose de su indiferencia; ejerza su derecho a decidir.

A partir de la publicación de la Ley 20.568 muchos asumieron que concurrir a sufragar tomaba ese carácter voluntario en el más amplio sentido de la palabra “voluntario”, y dejaron de hacerlo sin mayores cuestionamientos. En rigor, así como en el contrato matrimonial –con o sin documento– las cosas funcionan al límite de la coerción, sin que haya grandes quejas, pues, como se sabe, el que se compromete, se obliga, en términos de libertad electoral también debiese aplicarse un sentido “obligatorio” a la voluntariedad de cumplir con un deber cívico.

Es cierto que nadie está obligado a cumplir una obligación inexistente, pero, a la vez, tampoco está obligado a no votar. Más allá de concurrir a sufragar, hacerlo valida la opinión que se tiene del sistema electoral y de la democracia así establecida; también pone en valor la posibilidad de articular cambios. Quienes se quedan en su casa viendo en televisión cómo se resuelven los escrutinios están haciendo uso de su pleno derecho a no participar del proceso, pero también están siendo reemplazados por otros en decisiones que no dejan de afectarlos a ellos mismos.

No vaya a votar si siente que su opción es no hacerlo, pero tampoco se quede en casa jactándose de su indiferencia; ejerza su derecho a decidir. Si no le gusta cómo funcionan las cosas, haga algo para cambiarlas; tenga el valor de enfrentar sus miedos y sus rabias; su frustración y su desconfianza. No se reste de ese espacio catártico de la urna a oscuras, donde usted y una cartulina en blanco pueden quedar impregnados con algo más que una raya enfurecida, deje en ella sus lágrimas, escriba una grosería, haga un dibujo y salga ufano con su papeleta y deposítela con desprecio, si así fuere el caso.

Para mayor satisfacción, este año le darán tres cédulas en las regiones pares y cuatro en las impares. Tómese su tiempo y exprese sus sentimientos. Elija al que quiera, no deje que otros se arroguen para sí esa pertenencia suya. Anular su voto o dejarlo en blanco, es tan o más válido que marcar una opción de manera correcta. En cualquier caso, permítase ese placer liberador del acto íntimo de usted y su voto. Hágalo y regrese a su living a tomarse un té o una copa de vino. Se sentirá mejor.

TAGS: #Elecciones2017 #VotoVoluntario elecciones

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

17 de noviembre

No me prece muy lógico. Si su opción es no votar, o sea facultar a que el resto que vota decida por usted, es absurdo que alegue si no le gustan los resultados de eso, es reclamar de que lo dejan afuera de algo que usted mismo se restó.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nuevo Impuesto Territorial o contribuciones de las propiedades se calcula considerando el avalúo afecto a impuesto, una tasa anual y una sobretasa dependiendo del caso.
+VER MÁS
#Economía

¿En qué consiste el reavalúo de una propiedad y cómo puedo apelar?

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?