#Política

La renuncia al realismo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Chile es un país que se ha caracterizado en los últimos años por su apego a las leyes, convenios, tratados y a todo lo que se le parezca, siendo catalogado como un país serio y confiable, donde los empresarios pueden invertir sus fondos y buscar la mayor rentabilidad posible, lo que nos ha llevado a ser admirados en Latinoamérica y respetados en Europa. Según el último informe de transparencia internacional, nos encontramos en el número 21 de los países menos corruptos a nivel mundial, el mejor posicionado de América Latina.


Según el último informe del Programa de las naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD), Chile posee la tasa más baja de homicidios de la región, así como también los de victimización por robo.

Nuestro país, según todas las proyecciones -incluyendo las más pesimistas- crecerá este 2015 en promedio un 2,5%, lo que significa un mayor valor respecto de los países de Latinoamérica; de los cuales se espera un 0,9% aproximadamente, entre los cuales se destaca la desaceleración de Venezuela (-7%) y el gigante Brasil (-1%). Nuestra inflación se encontrará dentro de los niveles aceptados por el Banco Central como meta (cercanos al 4%), en donde no existen indicadores reales que nos hagan pensar un descalabro mayor. Por otro lado, el desempleo se encuentra dentro de los límites esperables en tiempos de recuperación económica mundial; cabe señalar que nuestro mayor comprador se encuentra inmerso en una de las crisis económicas más grandes de los últimos tiempos, y su crecimiento en 2014 fue el más bajo de los últimos 24 años, lo que afecta directamente a nuestro país e influye directamente en el sueldo de Chile, la libra de Cobre -la cual se transa en la bolsa de metales de Londres en uno de los valores históricos más bajos, estando cercano a su costo de producción, lo que indudablemente reciente las arcas fiscales-.

Por otro lado, tenemos a los grandes empresarios quienes no escatimaron esfuerzos en desalentar a un Ministro de Hacienda y hacer lo propio con educación; así como también, con todo aquel que estuviera pensando una re-estructuración de sus maneras de obtener utilidades, ya que estas eran “Contra-Inversión” “Contra-Empleo” o “Contra-Crecimiento”, y olvidando que los estándares éticos nos llevan a que los países valen por su nivel de igualdad y no por la capacidad que tienen de acumular riqueza. Para esto, acuñaron frases, hicieron lobby y crearon videos sembrando una especie de campaña del terror la cual tenía por objetivo defender con uñas y dientes lo que legítimamente les pertenece, pero no entendiendo el paradigma que con una menor desigualdad se genera un win-win.

En la misma línea tenemos a los encargados de materializar el descontento empresarial, ciertos medios de comunicación -que sumado a lo anterior, agrega un tema profundamente alimentado-. Esto tiene que ver con la inseguridad como base de sustento de sus temores y aprehensiones. Según el último informe del Programa de las naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD), Chile posee la tasa más baja de homicidios de la región, así como también los de victimización por robo. Sin embargo, cuenta con la percepción de inseguridad más alta, superando incluso a Honduras, el país con peores índices delictuales de América latina, en donde se comete un homicidio violento cada 90 minutos. Es aquí donde los medios han jugado un papel importante, influyendo en la percepción del receptor, colaborando en el clima de descalabro económico y delictual.

Para los ciudadanos, las reformas dejaron de ser el aspecto más preocupante, dando paso a la delincuencia como tema a abordar; en mi opinión, ingratamente infundada. Chile es un país que cuenta con bases sólidas para realizar reformas estructurales, y es aquí donde la pregunta tiene sentido: ¿hay que aplicar gradualidad? Claro que sí, pero con el realismo fundado, preciso y concreto, no con aquel que unos pocos quieran hacer percibir.

Cuando uno de nuestros padres queda sin trabajo, renuncia a todo menos a la educación, ya que entiende que ahí está la base de la movilidad social. Es por esto que ningún Presidente o alguien que aspire a serlo, puede no tener su eje centrado en la Educación. Sin esto no hay futuro, y muy bien lo ha entendido la mayor parte de la clase política, quien a pesar de los obstáculos sigue adelante con la búsqueda de métodos que permitan lograr menor desigualdad. Estoy convencido de que a partir de estas reformas, Chile en 50 años más las agradecerá.

TAGS: #SociedadChilena Educación Michelle Bachelet

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?