#Política

La política de los acuerdos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No recuerdo momento alguno en que el modelito educacional que tenemos haya sido fruto de acuerdo alguno. Por ello no puedo dejar de arrugar la nariz cuando quienes hoy invocan con voz engolada los acuerdos, ayer no tuvieron asco en imponernos lo que tenemos, tanto en materia educacional, sanitaria, laboral, previsional, productiva.

Uno de los debates más confusos que se ha dado últimamente tiene que ver con los acuerdos, los consensos y demases. Así como en un pasado no muy remoto se catalogaban a unos de autoflagelantes y a otros de autocomplacientes, duros y blandos, de halcones y palomas. Pareciera consustancial a la naturaleza humana clasificarnos en alguna de estas categorías, omitiendo los grises, más que nada por razones prácticas, para facilitar los análisis. Incluso podríamos afirmar que muchas veces estas dos visiones conviven en nosotros cuando nos debatimos entre estas dos almas.

Los acuerdos consustanciales a la democracia. La democracia no es para pasar aplanadoras ni retroexcavadoras, para eso están los totalitarismos, las dictaduras, donde se dicta, no se conversa, no se acuerda, no nos sentamos a conversar, a dialogar.

No recuerdo momento alguno en que el modelito educacional que tenemos haya sido fruto de acuerdo alguno. Por ello no puedo dejar de arrugar la nariz cuando quienes hoy invocan con voz engolada los acuerdos, ayer no tuvieron asco en imponernos lo que tenemos, tanto en materia educacional, sanitaria, laboral, previsional, productiva.

Diálogo supone no solo plantear posturas, sino que también escuchar a los otros, debatir a corazón abierto, sin subterfugios, en igualdad de condiciones, sin imposiciones; supone estar dispuestos a ceder, a transar. Y agotados los plazos para acordar algo, en democracia los temas se resuelven votando.

Esto que parece tan simple y lógico, sin embargo, en la práctica no es tan fácil de implementar cuando se tiene una realidad política, social, económica y cultural que no ha sido fruto de acuerdo alguno, marcada por hechos consumados.  Más complejo se torna cuando quienes invocan el retorno a los acuerdos son quienes estuvieron detrás de quienes impusieron a sangre y fuego lo que tenemos. La realidad actual no es fruto de acuerdo alguno, por el contrario, nos fue impuesto en tiempos de terror.

No recuerdo momento alguno en que el modelito educacional que tenemos haya sido fruto de acuerdo alguno. Por ello no puedo dejar de arrugar la nariz cuando quienes hoy invocan con voz engolada los acuerdos, ayer no tuvieron asco en imponernos lo que tenemos, tanto en materia educacional, sanitaria, laboral, previsional, productiva. Y lo que tenemos, no es para enorgullecernos, por más que no faltan quienes dicen que vamos bien, que somos modelo a seguir. Vamos, hasta cuándo vamos a andar creyéndonos que somos modelo.  Desde que tengo uso de razón que nos creemos un país modélico. Primero fue nuestra revolución en libertad, con Frei Montalva, y desparramamos por el mundo la buena nueva de hacer cambios sin conculcar las libertades que nos son tan caras; luego tuvimos nuestro modelito de socialismo en democracia, con Allende, con sabor a empanadas y vino tinto; después, la dictadura del innombrable, modelito de desapariciones y torturas sin dejar rastros que sus adláteres se atrevían a catalogar de presuntas, todo con la venia de los rastreros medios de comunicación autorizados en esos tiempos. A continuación, nuestra modélica transición de la que nos ufanamos hasta no hace mucho, donde para no revolver el gallinero llegábamos a acuerdos a como diera lugar, incluso con las manitos alzadas.

La amenaza implícita a lo largo de estas décadas, es que sin acuerdo, la cosa seguía igual como nos había sido impuesta en los tiempos donde los acuerdos no corrían. Todo esto al amparo de un sistema político marcado por el empate, el uno a uno y los quórums calificados cuando osáramos querer tocar algo más o menos sustantivo del modelito. Y por último, si todos estos filtros son sobrepasados, recurren al tribunal constitucional para fallar la inconstitucionalidad de los cambios que se pregonan. Y si el tribunal constitucional no es suficiente, entonces recuperemos la política de los acuerdos, porque mal que mal, todos somos hijos de un mismo Dios Padre.

Por eso, si me preguntan si soy partidario de los acuerdos, mi respuesta es sí, pero junto con ello, también quiero decir con todas sus letras, que no me gusta que quienes invocan los acuerdos son los mismos que nos pusieron la bota encima sin que a la fecha muestren signos de arrepentimiento.

TAGS: #Democracia Política de los consensos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de Agosto

Un gran mito de la política chilena es la “democracia” de los consensos. Lo es porque nuestro régimen político fue impuesto por la fuerza, a través del golpe de Estado, del bombardeo de La Moneda y de cuantos se opusieran a esta nueva situación; me refiero a las fábricas, a los cordones industriales, radios, poblaciones y demás. Este sistema, que perdura hasta hoy, posteriormente será “legalizado” a través de la Constitución de 1980 (hecha a la medida de los intereses dominantes) y finalmente será refrendado por una falaz transición que se mostró como la mejor alternativa para que aceptáramos de buena gana el neoliberalismo, su libertinaje de los mercados, su flexibilización laboral, su consumismo e individualismo patológico y otra serie de políticas y de supuestos que nos convierten en uno de los países más desiguales del mundo, uno donde no es grato vivir, no por lo menos para quienes dependemos de un salario que por si no fuera suficiente también es de antemano definido por las demandas de la patronal.

En estas condiciones no hay política de los acuerdos al no haber democracia. En realidad, es precisamente esta “democracia” de muy baja intensidad la mejor forma de someternos: “en la medida de lo posible” quiere decir que las reformas, los derechos humanos, las votaciones y el diálogo solo son viables cuando son aceptables para la élite, cuando no colocan en entredicho su ideología . Si no fuera así recurren a la fuerza. Por eso la única alternativa que nos dejan los dominantes, dado que nuestra institucionalidad es autoritaria y oligárquica, es exigir nuestros derechos desde la calle, movilizados activamente para de ese modo batallar por organizar políticamente nuestro movimiento social. Es lo que ayer nos demostraron otra vez los estudiantes donde en la previa de la manifestación, colectivos como Izquierda Autónoma, Luchar y la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, realizaron múltiples actividades para motivar a sus compañeros. El saldo de la jornada, pese a las presiones policiales y a los jóvenes detenidos en todo Chile, fue a favor de un movimiento que retoma su poder en la calle y se organiza para exigir condiciones reales de negociación.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

La construcción de esta institucionalidad obedeció a un trabajo colectivo de años, en el que participaron diversos actores institucionales e individuales [...] este carácter colectivo debe marcar el que ...
+VER MÁS
#Ciencia

¿Un ministerio sin memoria?

Popular

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine

La certeza jurídica que se exige para fines privados, por encima de los intereses de la sociedad, es la base que genera segregación, abuso y un estado de derecho al servicio de unos pocos
+VER MÁS
#Justicia

Certeza jurídica