#Política

La Nueva Mayoría: ¿”fin” de la transición?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Qué pretende la ex Concertación al tocar los cimientos del modelo, pero, como hemos podido evidenciar, sin la clara intención de modificarlos verdaderamente?

La segunda campaña presidencial de Bachelet estuvo marcada por un inusitado tono de reestructuración del modelo que ha venido administrándose de forma más o menos inalterable desde su instauración a mediados de los ’70. Sin embargo, a poco andar, se han generado razonables dudas sobre las reales intenciones de la Nueva Mayoría. En particular, no hay claridad respecto de si los tres grandes pilares que sustentan al programa de gobierno – reforma tributaria, reforma educacional y nueva constitución – apuntan en la dirección transformadora que la ciudadanía espera. Es más, los hechos parecen demostrar lo contrario.

En materia constitucional, las fuerzas conservadoras dominantes al interior del gobierno prácticamente han descartado la opción de una asamblea constituyente. Desde el “no nos pongamos a fumar opio” de Escalona hasta el reciente “el poder constituyente está en el parlamento” de Zaldívar, el escenario sólo permite augurar modificaciones estéticas a la constitución, esto es, conservando las reglas que mantienen el juego sistemáticamente desequilibrado en favor de unos pocos. Vale la pena aclarar en este punto que, cuando hablamos de establecer las normas de convivencia de una sociedad, el mecanismo para escogerlas es valioso en sí mismo y no es posible aislarlo del objetivo final (la constitución); En ese sentido, cuando los sectores reaccionarios hablan de “modificar” la carta fundamental bajo las condiciones que ella misma impone, es decir, sin deliberación popular, esperar transformaciones estructurales es sencillamente imposible.

En cuanto a la reforma tributaria, el acuerdo pactado en privado entre el ministro Arenas y el empresariado – en casa de un ex ministro de Piñera –, con Jorge Awad atribuyéndose su “paternidad”, la oposición desesperada por aparecer en la foto “triunfal” y con graves críticas por parte de varios expertos (ver Agostini y Riesco), parece confirmar que la ex Concertación se ha consolidado definitivamente como brazo político del poder económico, desplazando a la derecha, y gobernará, aparentemente, honrando ese título, es decir, buscando preservar los privilegios de dicho sector en desmedro del mandato popular por mayor equidad.

Lo anterior sólo permite pronosticar un panorama similar para el tema más complejo: Educación. En efecto, el propio ministro Eyzaguirre ha señalado que no hará una “política educacional al gusto de la calle”, restando todo valor al rol del movimiento estudiantil, actor que puso en el centro del debate nacional la necesidad de un cambio radical en el sistema educacional chileno. Peor aún, la reforma no toca a los colegios privados en los que se educa la elite, por lo que, hasta el momento, de estructural, hay muy poco.

A partir de lo anterior, podría llegarse fácilmente a la conclusión superficial habitual: Nada nuevo. La clase dirigente promete, pero no cumple. Sin embargo, la envergadura de las propuestas debe llevarnos a un análisis más fino. ¿Qué pretende la ex Concertación al tocar los cimientos del modelo, pero, como hemos podido evidenciar, sin la clara intención de modificarlos verdaderamente? A la luz de lo expuesto, todo parece indicar que el segundo gobierno de Bachelet ha llegado para coronar la transición a la democracia, pero en los términos de la elite. El gobierno, aprovechándose del actual estado peticionista de las organizaciones sociales, ha tomado las consignas nacidas en la calle y las ha hecho suyas para llevarlas a cabo con sus reglas y, obviamente, sin la gente. Así, el ciclo iniciado en los ‘90 se cerraría con retórica de consenso, con aparente aceptación de demandas ciudadanas e, incluso, probablemente con leves mejoras sociales, pero con el modelo funcionando, en esencia, igual a como lo ha venido haciendo desde su imposición. ¿Quién gana con este plan maestro? Por un lado, la clase dirigente, porque sella un proceso inconcluso con legitimidad social (artificial), y, por otro, los dueños de Chile, pues el origen de sus privilegios no se toca. ¿Quién pierde? Probablemente usted ya intuye la respuesta.

¿Qué esperamos, entonces, de la Nueva Mayoría: transformación social o un intento cosmético por finalizar, en sus propios términos, un desgastado ciclo político? La evidencia actual y la historia (no sólo la reciente) inclinan la balanza a favor de lo segundo. Bachelet tiene la palabra.

TAGS: #Democracia #NuevaMayoría Michelle Bachelet

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

20 de Julio

En democracia la clase dirigente llega al poder por votación, es la voluntad ciudadana la que manda. La voluntad ciudadana es un péndulo: cuando la mayoría tiene trabajo, buenas vacaciones, vive en casa propia o puede pagar un arriendo y puede dar comodidades a la familia, cuando tiene todo eso pide “cambios constitucionales”, “eliminación del lucro”, en definitiva quieren cambios estructurales y la clase política se hace eco de eso. Pero cuando la mayoría se da cuenta que esos cambios arriesgan trabajo y en definitiva el bienestar propio, la cosa cambia y la clase política también debe hacerse cargo.

Nadie piensa en el “lucro en educación” cuando está sin pega o preocupado de perderla. Dicen detestar el sistema pero en realidad nadie arriesgará lo que el sistema le entrega El discurso de la reforma tributaria empieza a volverse una amenaza para la mayoria y los políticos cumplen su función.

Entiendan de una vez: Solo con crecimiento económico que se logra con impuestos bajos se ha logrado que el estado tenga mas recursos que nunca en la historia. Lo que quieren es tan absurdo como pretender sacar los pilares del primer piso para usarlos en construir el tercero.

saludos

Ramón Manuel Reyes Arancibia

25 de Julio

Gracias Alvaro por este análisis y que nos permite a los ciudadanos tener mayores elementos de juicio sobre la realidad política nacional y nuestra frustración al constatar que el sistema que nos agobia se mantendrá igual al término de este nuevo mandato de la NM.

25 de Julio

Un comentario de tanta pobreza intelectual y tan lleno de prejuicios que no vale la pena comentar.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

Es importante que la labor del Estado, en este momento apoye y genere condiciones. Es preciso dejar la rigidez del proyecto político y ayudar a mejorar la salud mental de profesores y estudiantes, que por ...
+VER MÁS
#Educación

Generemos un nuevo equilibrio en el ejercicio de la pedagogía