#Política

La necesidad de un #ChileParticipa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las inéditas elecciones de consejeros regionales, brindan una oportunidad exquisita para realizar el ejercicio de construir la fuerza que va a gobernar Chile en un futuro no muy lejano (espero). Más aún, no es sólo la posibilidad de lograr alianzas y/o pactos electorales, es también el momento de dar una lección acerca de como vemos la actividad política aquellos que irrumpimos con fuerza desde el 2011 a la fecha; en tal sentido lograr acuerdos regionales con una fuerte vocación territorial, sería el ideal, pues se contribuiría de forma efectiva a abrir la democracia y la disputa de espacios de poder

Corría fines de abril del 2011 y las primeras manifestaciones contra el proyecto Hidroaysén comenzaban a arreciar, sumándose pronto las asonadas estudiantiles, que unos pocos meses después lograrían despertar a toda una generación chata del statu quo y de un vaso lleno de dinero que chorrea muy poco para la mayoría y mucho para unos pocos.

En ese contexto de crispación, es que junto a un grupo de amigos de Valdivia, nos decidimos a intentar canalizar políticamente el descontento social imperante. Surge así Chile Participa, durante todo 2011 nos dedicamos a darle forma y sustancia política a un colectivo que finalmente intentó consolidarse como una ONG, aunque fallidamente.

O al menos eso creíamos, porque para sorpresa nuestra, las elecciones municipales reflotaron el concepto que nos motivó a crearlo. Providencia  y ‘su’ Josefa Errázuriz, nos confirmaban que la hora de la ciudadanía había llegado.

En ese intertanto, distintos sucesos, ocasionaron que quienes formamos Chile Participa en Valdivia, nos dispersáramos en distintos frentes. En mi caso particular, encontré refugio y sostén para mis principios en Revolución Democrática. Desde RD me tocó observar como a fines del año pasado e inicios de éste, se intentó armar nuevamente un Chile Participa, entendido ésta vez como un bloque de líderes unidos por la búsqueda de la transformación social, política, económica y cultural de nuestro país. ¿Qué ocurrió? Vaya a saber uno las razones, la cosa es que nuevamente este maravilloso sueño de construir una gran red de participación ciudadana quedó pospuesto.

Pero ‘pospuesto’, no implica ‘acabado’, y da la casualidad que ahora (cuando entramos derechamente a la coyuntura electoral) puede ser el ‘momentum’ en el que de una vez demos curso a la formación de una verdadera nueva mayoría, que se base en lograr mínimos programáticos para la transformación que el país demanda. No es fácil el asunto, la historia nos muestra un sinnúmero de intentos desde la izquierda por lograr acuerdos, aunque paradójicamente, dichos acuerdos han derivado en una fragmentación política hasta el punto de lo microscópico. A pesar de ello, la historia está también para ser cambiada y re-escrita.

Las inéditas elecciones de consejeros regionales, brindan una oportunidad exquisita para realizar el ejercicio de construir la fuerza que va a gobernar Chile en un futuro no muy lejano (espero). Más aún, no es sólo la posibilidad de lograr alianzas y/o pactos electorales, es también el momento de dar una lección acerca de como vemos la actividad política aquellos que irrumpimos con fuerza desde el 2011 a la fecha. En tal sentido lograr acuerdos regionales con una fuerte vocación territorial, sería el ideal, pues se contribuiría de forma efectiva a abrir la democracia y la disputa de espacios de poder. En segundo término, dicho pacto, entelequia, convergencia, alianza, o Frente Amplio (como me gusta llamarlo) debe dar cuenta de cada una de las identidades nacionales  y también locales que lo compongan, particularmente observo que otros actores políticos ven en RD un movimiento muy proclive y abierto al diálogo sincero y sin amarres, esa cualidad podemos utilizarla para generar la plataforma, desarrollar confianzas, hacer que se reconcilien posturas e historias y así finalmente pararnos de igual a igual ante el duopolio.

Para lograrlo, es deseable separar los distintos escenarios electorales, focalizando las conversaciones en torno a los CORE. De no ser así, debemos igualmente, tener visión y perspectiva de tiempo, y entender que para otras colectividades hacer esa separación es un asunto muy complejo.

La idea de hacer Chile Participa nació en Valdivia, en el camino, muchas personas la tomaron e hicieron suya insertándole diversos sellos. Hoy con definiciones ad-portas les invito a creer nuevamente en la construcción colectiva y participativa, ya no solo de RD, si no de algo mucho más grande que englobe los sueños y anhelos de otros, que al igual que nosotros creen en la viabilidad y necesidad de llevar a cabo una revolución democrática.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo