#Política

La molestia del “eje histórico” de la Concertación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El pacto eventual para la elección de concejales del PPD, PRSD y PC ha causado una reacción de molestia en el Partido Demócrata Cristiano y en el Partido Socialista, aunque con menos ruidos en éste último. Es difícil encontrar en las objeciones planteadas a dicho pacto por estos dos partidos un fundamento lógico, tanto en lo político como en lo electoral. Es razonable preguntarse, ¿por qué puede existir acuerdo en las candidaturas a alcaldes y cuestionarlas en las de concejales cuando concurren los mismos partidos? No tiene sustento argumental, entonces, el señalar que sólo es aceptable un acuerdo para alcaldes pero no puede serlo para la elección de concejales, considerando que están involucrados los mismos actores políticos.

Las amenazas emitidas por los senadores Ignacio Walker y Andrés Zaldivar -posteriormente desechadas- de reconsiderar el pacto por omisión firmado por la Concertación con el PC, indican que no se dimensionó los costos electorales para el propio PDC, puesto que, si las amenazas se hubiesen concretado, el más perjudicado hubiese sido el partido liderado por Walker que tiene la mayor cantidad de candidatos a alcalde (más de 130) apoyados por toda la oposición y los principales beneficiados serian los partidos de derecha. Las reacciones apresuradas y poco meditadas llevan siempre a cometer errores.

La Concertación necesita establecer acuerdos con fuerzas políticas que están más allá de sus fronteras. Algunas voces destempladas, provenientes del autodenominado “eje histórico” del conglomerado (PDC y PS), están perdiendo el foco principal, el cual es crear una alternativa más amplia que la Concertación para derrotar a la derecha. Al plantear superar a ese conglomerado no se está desconociendo el enorme aporte que éste efectuó al desarrollo económico, social y político del país cuando ejerció el gobierno. Sin embargo, la sociedad chilena ha iniciado un nuevo ciclo político que requiere nuevas propuestas y la incorporación de nuevos actores.

Esta controversia no hace más que profundizar la inocultable crisis de la Concertación y, por extensión, su mala imagen ante la opinión pública y, al mismo tiempo, la causa basal porque no se le reconozca como una mejor opción para gobernar nuevamente el país. En el nuevo contexto político no tiene sentido seguir aferrado a la marca Concertación (según las encuestas ésta tiene 21% de apoyo y 68% de desaprobación).

El “eje histórico”, al presionar indebidamente a sus socios de coalición, están poniendo un freno al necesario proceso de levantar una alternativa acorde con el nuevo ciclo político, el cual obligará a las instituciones políticas a priorizar y acometer con mayor resolución las desigualdades, las carencias de nuestra democracia y los inaceptables abusos del mercado. En esa tarea se requiere sumar a otras fuerzas políticas y no atrincherarse en sus propios espacios de influencia.

La tesis reduccionista planteada con insistencia por el PDC y el PS de que son ellos la base de sustentación para levantar una alternativa creíble a la derecha, muestra el desfase de ambos partidos con el momento que vive el país. Además exhiben una arrogancia hiperbólica al sostener que sus colectividades representan al “centro” y a la “izquierda” respectivamente. El sostener tal aseveración es seguir ignorando un hecho brutal de la realidad: la actual crisis de representación política que existe en Chile y en el mundo. La “izquierda” y el “centro político” no están situados exclusivamente en dichos partidos, existen también otros referentes que pueden esgrimir una identidad en esas latitudes del mapa político, probablemente con mayor nitidez.

No se puede seguir desconociendo por el “eje histórico” que la ciudadanía ya no se reconoce ni se siente representada en los actuales referentes políticos. Por consiguiente, se tiene que asumir que la capacidad de representar a la mayoría de los chilenos no pasa por mantener la Concertación sino por abrirse a nuevas expresiones políticas y ciudadanas. Chile requiere una oposición que refleje más fielmente la diversidad y especificidades de la sociedad chilena, lo que implica coaliciones más inclusivas y que se perfilen con una clara vocación de transformación social. Es tiempo de reconocer, especialmente por parte de algunos de sus dirigentes, que la Concertación ya no encarna la voluntad mayoritaria que cuestiona el modelo económico y político, como tampoco puede pretender representar a los potenciales 4,5 millones de nuevos electores producto de la promulgación de la nueva ley de inscripción automática en los registros electorales.

Todo indica que la “molestia” del PDC y el PS tiene motivaciones más de posicionamiento en la actual estructura de poder en el seno de la Concertación y así seguir manteniendo su hegemonía en esa coalición. Al actuar de ese modo no están centrando sus esfuerzos en la tarea principal que es trabajar por ampliar la composición de la oposición y dotar a esta de un proyecto de futuro. Sin duda que estas controversias afectan y restan eficacia a la oposición en su conjunto. En forma paralela, deberían tener efectos negativos en el clima de entendimiento que se estaba desarrollando con toda la oposición para generar una nueva mayoría social y política por los cambios en Chile.

——-

Foto: emol.com

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Nuevos

La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Hoy en día, tenemos al alcance otros artefactos, distintos canales y una generación de ciudadanos impetuosos y concientes de colaborar con su trabajo comunicacional e informativo
+VER MÁS
#Medios

´El otro disparo` y su justificación social