#Política

La megasorpresa electoral

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La megaelección del 15 y 16 de este mes, dado que se trató de la elección de 4 cargos de representación popular, arrojó resultados impensados por las élites, las mentalidades lineales o lógicas, entre los que me incluyo.

Votó menos gente que para el plebiscito. En las 3 comunas de la capital del reino donde había ganado el rechazo, las que tienen el mayor ingreso per cápita del país, el primer día había votado el 40% de los habilitados para votar, el doble que en el resto del país. Si los pobres no votan, y más encima la derecha iba en una única lista para la elección de convencionales, y la izquierda en múltiples listas, eso me hizo presumir que la derecha lograría su objetivo de disponer con creces el tercio de los convencionales requeridos para bloquear todo cambio sustantivo en la constitución que alterara las bases del modelo de sociedad en el que estamos.


Ojalá se entienda que la desigualdad de todo orden que se está viviendo en el país, que afecta la dignidad de las personas, sea asumida en toda su magnitud.

Sin embargo los resultados pulverizaron esta presunción sorprendiendo gratamente a unos e ingratamente a otros. Todos debiéramos reflexionar en torno a lo que nos dicen los resultados. Habrá tantas interpretaciones como analistas, desde las optimistas a las pesimistas. A pocas horas de conocidos los sorprendentes resultados que parecen dar cuenta de muchas cosas.

Aventuraré algunas hipótesis, entre ellas, que vivíamos en el limbo, en una suerte de mundo de Bilz y Pap, donde creíamos que todo andaba bien, que los problemas eran solucionables bajo el marco actual –la constitución vigente-, y que tan solo se requerían unos retoques o manitos de gato. Los resultados nos dicen que no, que esto no da para más, que se requiere repensarlo todo.

La gente se cansó, cansancio que venía arrastrándose desde la revolución pingüina del 2006, prosiguió el 2011, que estalló violentamente el 2019, que se expresó pacíficamente en el plebiscito del 2020, y que se confirmó ahora, el 2021 en esta megaelección. En ella se ha comprobado que los partidos políticos no han dado el ancho, no han sido capaces de cumplir su rol representativo de la ciudadanía, que le han dado la espalda. Se enfrascaron en la lucha por el poder olvidando su razón de ser y ahora la ciudadanía les ha pasado la cuenta.

La gente se cansó de ver a los mismos de siempre en carrera, de ver mucho papel mojado, mucho discurso, mucha meritocracia ficticial, de igualdad de oportunidades inexistentes. Pensábamos que el aguante era infinito, no lo fue a la luz del mazazo electoral experimentado. La gente, el pueblo, quiso un cambio de caras, de generación y nos parece decir que el modelo de sociedad en que estamos asentándonos requiere cirugía mayor. No nos dijo cuál es el modelo de país en el que queremos vivir, pero claramente dijo que hay que tirar al tacho de la basura el que estamos construyendo, que hay que rehacerlo todo.

La institucionalidad política está crujiendo como lo ilustra la composición que tendrá la convención constituyente. En ella, la lista de la derecha y la ultraderecha tendrán 37 convencionales (24%), la centroizquierda 25 convencionales (16%), la de izquierda 28 convencionales (18%), y las listas de independientes 48 convencionales (31%). A ellos habría que agregar los 17 convencionales provenientes del mundo de los pueblos originarios (11%).

La izquierda tiene razones para cantar victoria: logró superar a la centroizquierda que quedó muy desdibujada. La representación de la derecha en la convención quedó muy por debajo del tercio al que aspiraba para tener capacidad de veto. Y la izquierda del Frente Amplio y el PC fue superada por los independientes, que se apoderó de casi un tercio de los escaños convencionales. ¿Quiénes son los independientes? Habrá que ver con lupa y tiempo porque no es llegar y adscribirlos a la izquierda, mal que mal por algo se lanzaron por cuenta propia a las elecciones, fuera de los marcos partidarios. No obstante que ni la derecha ni la centroizquierda lograron lo que querían, unos y otros tienen recursos de sobra para reflexionar sobre lo ocurrido y dar pelea.

Es importante entender que ningún triunfo ni derrota es definitiva. Haciendo un símil con el futbol, este es un partido interminable, que tiene muchos tiempos. Acá terminó uno de estos tiempos, pero ahora viene otro. Nada es definitivo y bien lo sabemos. Se pierde y recupera terreno.

Ojalá se entienda que la desigualdad de todo orden que se está viviendo en el país, que afecta la dignidad de las personas, sea asumida en toda su magnitud. Estamos ante una oportunidad preciosa que debemos valorar positivamente más allá de si ganamos o perdimos. Estamos ante la oportunidad de elaborar una constitución en una convención paritaria, con participación de los pueblos originarios, integrada por quienes han sido elegidos mediante el voto popular Su gran desafío será dibujar el país que queremos para nosotros y nuestros hijos.

TAGS: #Elecciones2021 #NuevaConstitución Elección Convencionales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación