#Política

La lucha contra la cosificación del militante

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En las próximas semanas, la Juventud Socialista de Chile (JS) llevará a cabo sus elecciones, donde se decidirá el futuro próximo de sus direcciones a nivel comunal, regional y nacional. En este contexto, la orgánica partidaria se pone en marcha para lograr con éxito un proceso eleccionario que seguramente traerá consecuencias en la izquierda y en la política nacional.


Hacerse parte de las transformaciones sociales, económicas, políticas y culturales tiene relación con proponer desde una trinchera distinta, una de guerra de posiciones que es la lucha por la hegemonía, dando cara a la renovación neoliberal imperante.

Es importante entender que la JS es parte del Partido Socialista (PS), por consiguiente, tiene incidencia directa en las decisiones que tome la colectividad, por medio del sufragio de sus militantes jóvenes y la discriminación positiva, además, de tener representación en las direcciones territoriales del PS correspondientes. Es por ello que sería erróneo establecer a estas dos organizaciones como cuerpos distintos. Es clara la relevancia de las elecciones de la JS para el PS, y en suma, para la izquierda chilena y el marco político en general.

La política de la JS y del PS, se sustenta en la existencia de facciones históricas, que estructuran las discusiones internas y el completo accionar dentro del partido. La mayoría de estas facciones o “lotes”, trabajan en función de la resolución de estrategias políticas, basadas en la lucha por el poder desde una lógica electoralista. Ahora bien, tenemos dos caminos por tomar: el primero es el que predomina actualmente, el cual viene con la carencia de la discusión ideológica, lo que yo llamaría “cosificación del militante”. Entendamos la política partidaria actual como una pintura, algo inmutable, que tuvo movimiento pero que ya se secó. El militante se ha vuelto una masa -indeterminada-, que solo toma valor en su categoría de voto: una cosa. A partir de eso, podemos entender el vacío de intelectuales o cuadros políticos sobresalientes en las últimas décadas, provocando la edificación de un partido elitista, conservador, que elige con pinzas los nuevos integrantes de dicha cúpula poderosa.

El segundo camino, se asemeja bastante a lo que sucede hoy. Las cosas van cambiando, la autogestión de comunales y de núcleos de jóvenes en su mayoría, deseosos de ideología y no de tecnocracia, señalan que la proyección de cuadros y nuevos dirigentes no debe pasar por su capacidad tecnócrata ni la manera en que pueden llevar a cabo ciertas tareas productivas o favorables al conglomerado, tampoco el que sepa defender de mejor manera las reformas. Este segundo camino es el que más interesa, y es donde la JS debe desarrollarse. En este sentido, la Juventud Socialista debe propugnar la proyección de militantes con la siguiente tríada: ideología, consecuencia política y conciencia de clase.

Los cuadros políticos y futuros representantes del Partido Socialista, los que ahora deben tomar lugar de la JS, tienen que estar nutridos ideológicamente de gran parte de la historia del marxismo, desde el mismo Karl Marx, pasando por los grandes teóricos de la izquierda latinoamericanista como Carlos Mariátegui, Víctor Raúl Haya de la Torre, y otros pensadores altermundistas como Immanuel Wallerstein.

La práctica política debe estar sustentada en un discurso ideológico, amplio y plasmado de consecuencia. Este sería el segundo punto de la tríada: la consecuencia política. No se trata de un proceso de causa-efecto, sino de tener una coherencia entre su discurso (teoría) y la práctica política. A partir de esto se generan mayorías transformadoras de tejido social. Finalmente, el elemento más importante de la tríada, es la conciencia de clase. Aquí me detendré en dos importantes autores del marxismo del siglo XX; el filósofo húngaro György Lukács y el historiador británico Edward P. Thompson. En Historia y conciencia de clase, Lukács señala que: “la conciencia de clase es la «ética» del proletariado: la unidad de su teoría y su praxis es el punto donde la necesidad económica de su lucha emancipadora se trasforma dialécticamente en libertad. Una vez reconocido el partido como forma histórica y portador activo de la conciencia de clase, se convierte al mismo tiempo en portador de la ética del proletariado en lucha. Esta función, que es la suya, debe determinar su política”.

Por otra parte, Thompson en La formación de la clase obrera en Inglaterra, establece que: “la clase cobra existencia cuando algunos hombres, de resultas de sus experiencias comunes (heredadas o compartidas), sienten y articulan la identidad de sus intereses a la vez comunes a ellos mismos y frente a otros hombres cuyos intereses son distintos (y habitualmente opuestos a) los suyos. […] Si bien la experiencia aparece como algo determinado, la conciencia de clase no lo está.”

Si tomamos estos dos fragmentos, llegamos finalmente a la importancia de educar a las masas, haciéndolas valer por sí mismas desde una perspectiva revolucionaria, fuertemente comprometidas en lo ideológico y lo práctico. Para ello, la conciencia de clase es fundamental, ya que las experiencias comunes se entrelazan generando la cohesión que finalmente, llevaría a la consecución de la hegemonía.

La Juventud Socialista se ve en la necesidad de establecer una nueva manera de hacer política, pensando en el futuro del Partido Socialista y la izquierda chilena. Desde las ideas y la discusión ideológica, poner fin a los pactos electorales con partidos como la Democracia Cristiana y al mesianismo de las reformas, buscando el fin de una sociedad despolitizada y alienada.

Hacerse parte de las transformaciones sociales, económicas, políticas y culturales no tiene relación con validar lo que digan y hagan las castas del partido o los grandes conglomerados progresistas, sino lo contrario, proponer desde una trinchera distinta, mediante -como diría Gramsci- una de guerra de posiciones que es la lucha por la hegemonía, dando cara a la renovación neoliberal imperante.

Las elecciones, son un buen momento para tomar posición.

TAGS: elecciones juventud socialista lucha de clases

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Servallas

02 de marzo

Leyendo este artículo me parece que estoy en los sesenta, hasta Gramsci aparece alumbrando el camino de Marx, es un Deja Vu, la lucha de clases, la conciencia de ser proletario, los gurúes (apóstoles del odio), etc. Triste. Me imagino que todo esto se aprende mientras se estudia pedagogía, no creo que se llegue con estas ideas desde cuarto medio. Invitaría a los jóvenes que están pensando en inscribirse en un partido político de izquierdas o derechas que lo mediten un poco, que usen su cabeza, que vean lo nefasto que puede ser la ideología política para la mente, junto con la religión secuestran el seso, caes en una trinchera y el horizonte se llena de enemigos. En la generalidad del espectro los partidos políticos hoy son grupúsculos, son asociaciones pequeñas porque detrás de ellos no hay en realidad ninguna, ninguna intención de mejorar la vida de las personas, son agrupaciones que sólo buscan el poder, alcanzar el poder para tener poder sobre otros y dominarlos ese es su norte, su razón de existir. Quizás sea hora de pensar en un nuevo humanismo laico, más solidario, más fraternal, más orientado a ser mejores personas, rectas, morales, éticas, de entre ellos debería salir el mejor, el de más altos valores y capacidades para gobernar.

02 de marzo

Reconozco el valor e importancia de la renovación de la política partidista, de la aparición de jóvenes que tengan como meta mejorar las decadentes prácticas políticas, las que se han hecho más patentes en la actualidad. No obstante, tras la lectura surgen algunas inquietudes. Espero sean motivo de reflexión:
1. ¿Qué pasa con el cuestionamiento y la búsqueda de una nueva ética en la realidad concreta del PS? Esa nueva mirada que las bases quieren instaurar queda como un mero saludo a la bandera cuando escucho a un Camilo Escalona o un Osvaldo Andrade (solo por dar dos nombres), actuando en las mismas lógicas que la mayoría de los ciudadanos (y simpatizantes de izquierda) detesta. Sin deseo de descalificar, lo que señalas me parece romántico y pueril visto la realidad del PS. El socialismo en Chile está muerto. Es cosa de ver a sus referentes. Al momento de la “verdad”, los jóvenes que saltan al ruedo de la política no provocan ningún quiebre.
2. ¿El PS y sus militantes todavía apelan a ser “vanguardia” de los cambios y transformaciones sociales? Encuentro maravilloso que se apelen a teóricos de la política, de la historia y la filosofía para enriquecer la discusión. Pero otra cosa es “educar a las masas”. Suena a un mesianismo paternalista (quizás no fue esa tu intención), lo cual no parece propio del siglo XXI. No soy militante ¿eso me convierte en masa?, ¿Debo ser “guiado”? Contribuir a la educación debe tener otro significado. Dejo el balón botando…

Saludos

08 de marzo

Me parece importante tener una postura ideológica, pero esta debe ser aferrada a la realidad actual….no creo que con ese discurso logre algún tipo de mayoría para realizar una actividad política, solo será una muy pequeña elite mareada con conceptos teóricos de biblioteca y eso está reñido con la política de masas que son los protagonistas de los grandes cambios sociales.
Mejor no comentar más!!!
Vender humo cae en el vacío!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?