#Política

La Izquierda, lo público y lo privado

8
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las ideas y el impacto político que generó la presentación del ex Presidente Lagos en ICARE, es un buen punto de partida para abordar un conjunto de temas relacionados al desarrollo y la democracia desde una perspectiva progresista. Lo señalado por Lagos, respecto a la colaboración público–privada, es un buen pretexto para plantear algunas ideas que aporten al debate.

La izquierda chilena valora y apuesta por el desarrollo del país en un marco de convivencia, en que la regla del juego es la democracia. Pueden haber matices respecto a cuan procedimental o sustantiva tiene que ser, o sobre la necesidad de profundizar los mecanismos de participación, pero el objetivo es hacerla más representativa.

Ahora, ¿qué pasa con el desarrollo? Podemos intuir que existen diferentes aproximaciones a cómo debe construirse este bienestar, y el ritmo con que se debe avanzar. ¿Existe acuerdo respecto cómo debe ser la relación entre Estado y mercado en la sociedad?

Históricamente la izquierda, y con razón, ha tenido una desconfianza del mercado y sus actores como instancia de coordinación del intercambio en una sociedad. El Estado ha sido -para este sector político- la institución que debe velar por el bienestar colectivo, pues tiene la legitimidad y las herramientas para poner en práctica los principios de la igualdad y equidad. El disenso parece estar en cuál es el equilibrio entre el Estado y el mercado, entre el rol de los representantes de éste, elegidos democráticamente, y los privados.

El impacto del proyecto neoliberal introducido durante la dictadura en nuestro país, no sólo influyó en que la libertad se consagró como el principio básico en materia económica, sino que implicó retrotraer el rol del Estado en la economía, no sólo en la producción de bienes y servicios, sino también en regular la actividad económica del país. Y esto no sólo afecta el desarrollo de los mercados, produciendo distorsiones, sino, lo más importante, genera desigualdades para aquellos sectores que no tienen la capacidad de negociar o velar por su bienestar, ya sea en materia laboral o social.

A lo anterior hay que sumar, en mi opinión, un cambio cultural no menor, y que ya ha sido reflejado en las encuestas: la mirada individual. Los chilenos y chilenas han aumentado la valoración de la iniciativa personal. Esto va de la mano con una mayor libertad para hacerse parte de movimientos que demandan mayor igualdad y un rol del Estado más activo, como es el caso de la educación.

Históricamente la izquierda, y con razón, ha tenido una desconfianza del mercado y sus actores como instancia de coordinación del intercambio en una sociedad. El Estado ha sido -para este sector político- la institución que debe velar por el bienestar colectivo, pues tiene la legitimidad y las herramientas para poner en práctica los principios de la igualdad y equidad. El disenso parece estar en cuál es el equilibrio entre el Estado y el mercado, entre el rol de los representantes de éste, elegidos democráticamente, y los privados.

Lo anterior plantea desafíos para la izquierda, o las izquierdas: ¿Qué proyecto político debe plantear la izquierda que recoja los cambios sociales, económicos y políticos del Chile de las últimas décadas? Y aquí me interesa vincularlo con lo señalado por el ex Presidente Lagos: ¿Cuál debe ser el rol del Estado en la sociedad? ¿Qué principios debe cautelar? ¿Qué debe promover?

Lo difícil de estas respuestas está en combinar las ideas, los diseños, las vivencias personales de millones, y gobernar. Gobernar implica poner en práctica las ideas, los sueños, los proyectos, pero también las políticas y mecanismos para poder llevar a cabo esas ideas y esos sueños.

La igualdad es la principal idea defendida por la izquierda. El trabajar por construir una sociedad más igualitaria, menos injusta. A lo anterior se suman el valor de la tolerancia y el respeto a la diversidad. Ahora, en materia de desarrollo, creo que lo importante es tener una mirada basada en estos principios, pero realista en el sentido de poder poner en práctica, a través de políticas públicas, estas ideas. El tema está en integrar a la mirada del desarrollo, el rol de los trabajadores, los privados y el Estado. El rol del Estado en regular la actividad privada, no sólo para que funcionen mejor los mercados y la economía, sino para que el bienestar sea para todos, así como cautelar los derechos de los trabajadores para que el desarrollo sea todo lo inclusivo que debe ser.

Esto implica tener una mirada desprejuiciada en materia de los mecanismos que el Estado puede usar para generar bienestar. Que los privados participen en concesiones no debe ser un problema para la izquierda. Las concesiones son un mecanismo. No tienen como fin generar lucro para el sector privado, ni atentan en principio contra la idea de igualdad. Es poder desarrollar infraestructura y servicios con recursos privados, para que el Estado concentre los recursos públicos en otras áreas. El Estado decide, con los recursos siempre escasos, qué hacer para generar mayor bienestar. Y en materia de concesiones, lo que debe hacer es decidir cómo, cuándo y dónde, cautelando el resguardo de lo público y permitiendo que el sector privado desarrolle los proyectos. Esto no implica que el sector privado decida. Significa que el Estado decide la participación de los privados, la regula y la fiscaliza.

Lo importante es resguardar el bienestar público, donde sí es necesario que el Estado tenga un rol diferente, pues ya no se trata de bienes o servicios, sino de derechos, como la salud, la educación y la seguridad social.

Foto: Ciper

TAGS: Concesiones Icare Ricardo Lagos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de septiembre

La “mirada individual” es hija del progreso economico. Conforme una persona aumenta su poder adquisitivo, gusta de tomar sus propias decisiones; pero cuando se es pobre, se llama al papa estado por el socorro. Por lo mismo, la duda es cual es el mensaje de izquierda cuando hay una sociedad mas rica (o endeudada…) que entrega la capacidad de elegir a los ciudadanos , por sobre la idealizada vision socializante de decisiones comunitarias.

18 de septiembre

En el capitalismo los hombres nos encontramos sometidos a su aparato productivo para intentar satisfacer nuestras urgencias. Por eso, no vivimos nuestras vidas sino que realizamos funciones preestablecidas por los objetivos de la acumulación privada del capital que así nos considera apenas como una mercancía que crea valor en su beneficio. Es decir, cuando cumplimos el rol de “asalariados” nos convertimos en seres enajenados; de hecho, como empleados somos un engranaje más de una máquina mayor cuya lógica se establece a partir de una serie de instituciones políticas y sociales que nos controlan. En ese contexto, se diluyen las fronteras entre “lo público” y “lo privado”. Sin embargo, lo interesante es que a través de la revolución en el modo de producción, el hombre puede liberar cierto tiempo para su desarrollo personal. En realidad, dada la alta productividad social nos es posible trabajar menos horas para dedicarnos a otros menesteres.

En otras palabras, esa alta productividad minimiza considerablemente el “tiempo socialmente necesario para la producción” ahorrando y liberando horas que pueden aprovecharse para satisfacer demandas que van más allá del consumo para sobrevivir. Pero, el neoliberalismo milita contra esta tendencia porque dado su alto grado de explotación acabamos por vender no solo nuestra fuerza de trabajo sino también el tiempo libre en la forma de horas extras por ejemplo. Así ya no trabajamos para vivir sino más bien vivimos para trabajar. Nos urge entonces luchar por otro modo de producción- ajeno y alternativo al capitalista- para recuperar nuestra integridad como personas y sociedad.

18 de septiembre

Estimado, cuando argumenta el “recuperar nuestra integridad..”, ¿cuando se perdió? ¿Era mejor la cosa en la epoca de la independencia, o en la colonia?..¿hubo una epoca donde nadie necesitaba trabajar para su subsistencia, todo era gratis y abundante para todo el mundo, y no había nadie que oprimiera a otro con el despreciable trabajo?
Saludos

19 de septiembre

Arturo Bechtold: Simplemente describo de manera muy objetiva la realidad de los trabajadores chilenos en particular y del mundo capitalista en general. Tal vez por eso te moleste mi comentario. Saludos.

19 de septiembre

Estimado, no tiene por que haber molestia para discutir.
Simplemente pregunto si ese modelo de sociedad fantastico existió alguna vez, o es un deseo utópico. Y, agrego, es evidente que a mayor progreso económico, menos se invoca al Estado y a las exgencias de igualdad.
Saludos

19 de septiembre

Arturo Bechtold: Te recomiendo leer a Herbert Marcuse y se aclararán muchas de tus dudas. Precisamente él habla de forma magistral de estos temas. Si quieres conocer los fundamentos de mis ideas te dejo el link de mi blog desde el cual puedes descargar los diferentes libros que he escrito y que se encuentran bajo la licencia Creative Commons. Si te animaras a leerlos hay que empezar por el primero, tiene un orden cronológico. Saludos. El Link: http://masalladelacrisisylautopianeoliberal.mex.tl/downloads.html

22 de septiembre

Estimado, trate de leer algunos, son muy largos y densos.
Pero me centré en buscar donde aparecía que en el pasado hubiera una sociedad en la que no dependieramos del esfuerzo y no hubieran “explotadores”….y solo logré inferir que en el caso del trueque…
En ese caso, se hubiera llegado a un nivel de riqueza mundial bajísimo, que no hubiera dado de comer a millones de personas. Por lo que, claramente, los que quedarían serían bastante ricos…
Muchas veces se piensa que, cambiando un par de piezas, el puzzle queda mas bonito; sin reparar que un puzzle es un entramado bastante complejo, en el que no basta ver lo que no nos gusta y mantener lo que si.
Para poner un modelo nuevo, se debe generar, probar, y luego comparar con el actual; si es mejor, se puede cambiar; si no, no. Pero comparar un sistema social cierto con sistemas que están en hojas de papel es inoficioso.

22 de septiembre

Arturo Bechtold: lo que he querido expresar en mis comentarios, ideas o libros es que la gran lección que nos deja el siglo XX es que la democracia es el único sistema político y económico viable de convivencia y que en ese sentido el capitalismo no ni justo ni democrático porque se basa en la explotación del trabajo ajeno. Por supuesto, esa alternativa tampoco lo fue el mal llamado “socialismo real”. Pero así como fracasó este último también lo hizo el capitalismo: hace más de 200 años que nos prometen el desarrollo y éste no aparece. Fíjate lo que hoy pasa en el mundo, en Estados Unidos o en Europa, como se descompone Medio Oriente mientras en los países más desarrollados el desempleo llega a los 2 dígitos. Mira la alta concentración de la riqueza y todos los dramas de Chile donde la inmensa mayoría vivimos con sueldos mínimos.

Por último, la lección que nos deja el siglo XXI es que la revolución ciudadana de Ecuador, el Estado Plurinacional de Bolivia, el Socialismo del siglo XXI en Venezuela o el gobierno nacional y popular de Argentina logran importantes avances en todos los ámbitos y por eso son una real alternativa. Puedes no estar de acuerdo con esos sistemas pero si miras las cifras verás que mejoraron considerablemente la vida de sus trabajadores combatiendo las políticas neoliberales y por eso son una opción. Por ejemplo, mientras España pasó el umbral del 20% de desempleo en Ecuador existe menos del 4%. Saludos y gracias por darte la molestia de por lo menos ojear mis libros.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Han pasado meses y la estúpida guerra de “dictadura sale con votos” versus “dictadura sale por presión internacional” se consume la mente de los venezolanos, cuyos líderes no hacen nada más sino ...
+VER MÁS
#Internacional

¿Será que no hay otro sueño posible para Venezuela?

Es tiempo de levantar la cabeza y volver a soñar en una sociedad distinta, un modelo donde el trabajo, la educación, la cultura, el amor, el desarrollo integral nuestro, sea parte de un todo
+VER MÁS
#Ciudadanía

Es tiempo de despertar

Somos aún uno de los grupos más vulnerados que está inmerso en una sociedad que cuenta con algunos sectores que niega con violencia nuestra existencia.
+VER MÁS
#Género

TRANSitemos a un mundo mejor

Cómo explicarnos que en el siglo XXI se apliquen prácticas crueles e inhumanas y quiten la vida a personas que hacían una tarea; cómo explicarnos que corten de tajo los sueños y aspiraciones
+VER MÁS
#Internacional

Qué hacemos. Aquí #NoSonTresSomosTodxs

Popular

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial