#Política

La intolerancia de los tolerantes

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Una frustrada charla de José Antonio Kast en Concepción trajo a Chile una de las polémicas que desde hace algún tiempo venían generando ruido en el mundo desarrollado. Se trata del supuesto veto o censura previa a posiciones que se consideran ofensivas para ciertas sensibilidades.

No me voy a detener a evaluar si la Universidad de Concepción actuó bien o mal en este caso, pues ciertamente hay varios detalles del mismo que pueden inclinar la balanza en uno u otro sentido. Me interesa, más bien, ahondar en el fenómeno subyacente y en quienes afirman que sí se les puede negar voz y espacio a ciertas posiciones por ser ellas mismas intolerantes.

Esta historia es tan vieja como el hombre mismo: hay quien dice que comenzó en las cavernas, cuando los grupos humanos buscaron crecer más allá de los clanes familiares y requirieron de ciertos símbolos que los unieran entre sí y separaran de otros grupos. El otro pasó así a ser inmoral, malvado, idiota, indigno de compasión y misericordia. Y la historia demostró que esos símbolos podían ir haciendo crecer más que las armas al propio clan: aldeas, reinos e imperios nacen tanto al amparo de la mutua identificación como del odio a los demás.


La alteridad vuelve así a pensarse como tóxica: el otro es inmoral, ignorante o idiota, y no es un ente de razón frente al cual se pueda esgrimir argumentos. Ante las bestias no cabe el razonamiento, pues no hay nada rescatable que pueda salir de ahí. Sólo corresponde entonces acallarlos, funarlos, quitarles espacio, devolverlos a la ratonera inmunda de la que salieron.

Afortunadamente, tras innumerables hogueras, guerras religiosas, limpiezas étnicas, campos de concentración y otra serie de barbaridades, y después de la caída del muro de Berlín, buena parte del mundo acordó resolver los problemas a la antigua usanza de Atenas: con diálogo, votaciones y negociación (y ciertamente conflictos, pero de pequeña escala). El otro, en este escenario, sigue estando equivocado, pero al menos no se le quema en la plaza pública: es uno de los avances más notables de la historia de la humanidad.

Lamentablemente el mundo digital y las redes sociales parecen anunciar nubarrones sobre este escenario. Las redes sociales amplifican las disonancias y sesgos cognitivos: cualquier idea, por estrafalaria que sea, puede encontrar en ellas innumerables aliados, y las formas más burdas y radicales del enemigo son también muy fáciles de hallar. Ya no hay una plaza pública en la que se deba mantener cierta imagen frente al auditorio, pues éste puede consistir en un grupo cerrado de fanáticos fieles.

La alteridad vuelve así a pensarse como tóxica: el otro es inmoral, ignorante o idiota, y no es un ente de razón frente al cual se pueda esgrimir argumentos. Ante las bestias no cabe el razonamiento, pues no hay nada rescatable que pueda salir de ahí. Sólo corresponde entonces acallarlos, funarlos, quitarles espacio, devolverlos a la ratonera inmunda de la que salieron.

Ciertamente, los intolerantes contarán otra historia: usarán a Popper para señalar que no puede tolerarse a los intolerantes, pues estos ponen en riesgo esa misma tolerancia. Lo que no dirán es que, a menos que prueben que el otro es realmente intolerante y pretende acabar con la tolerancia, lo que están haciendo ellos es convertir al oponente en un hombre de paja, para derribarlo con facilidad. Son así, ellos mismos, los que actúan de manera intolerante y cuyo pensamiento no se debiera tolerar.

Habría quizás que recordarles que esa misma idea fue plasmada en el antiguo artículo 8° de la Constitución, que no hacía otra cosa que prohibir las doctrinas de raigambre marxista en Chile. Afortunadamente para ellos, al menos a nivel constitucional, se permite hoy que las ideas fluyan naturalmente y sean confrontadas cuando son erróneas.

Kast puede estar equivocado, y yo creo que lo está, pero no ha dejado de ser un interlocutor que se encuentra dentro de ciertos márgenes institucionales. Su pensamiento debe ser contrastado, refutado, ridiculizado quizás, pero la censura y supresión sólo tendrán el efecto contrario al buscado. Kast está en estos momentos en la gloria: su discurso que, entre otras cosas, enfatiza la imposibilidad de alejarse del relato oficial de nuestra historia reciente y contemporánea, se ha visto refrendado, avivado y multiplicado. Su futura candidatura presidencial acaba de avanzar varios puntos ¿es eso lo que querían?

TAGS: #Discurso #LibertadDeExpresión #LibertadDePensamiento #RedesSociales Tolerancia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de marzo

Continuando con Kast, hoy le pegaron en el Norte. En realidad no hay tolerancia, lo que hay es una contención de los instintos por la existencia del estado de derecho, cuando este se cae aparece la bestia que somos, es fácil verlo, porque hasta cuando hay un corte de energía eléctrica y la ciudad queda a oscuras, reviven las hordas humanas. Lo más complicado del asunto es el rol que asumen los agitadores profesionales de masas, los agentes políticos-ideológicos y sus amos, los intelectuales de la ingeniería social, enervan, crispan, embrutecen a las sociedades mostrando verdades trabajadas, falsedades, mentiras, todo ello mantiene siempre vivas las tensiones sociales y los jóvenes son en este caso los instrumentos de su actuar.

24 de marzo

Por equivocadas que estén las personas nunca dejan de tener la razón en algo, uno puede preguntar al peor dictador, Hitler o Stalin, si las cosas caen hacia arriba o hacia abajo, o si el sol sale por el este o por el oeste, y probablemente respondan que caen habia abajo., que el sol sale por el este, etc.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?