#Política

La Incertidumbre

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Si algo trató de hacer el gobierno frente a la pandemia fue dar certezas desde el inicio, tratando de mostrarse sólido, en control de la situación, tomando las previsiones del caso, organizado y creativo. Toda esta idea de seguridad se ha ido cayendo a poco andar, al saberse de contradicciones en los dichos de personajes señeros como el mismo ministro de salud, entre esa autoridad y los alcaldes, entre el gobierno completo y organismos internacionales de salud, entre la realidad y la resistencia a confesar y asumir que todo ese control las previsiones, la organización y la creatividad eran nada más que una campaña comunicacional apoyada en gestiones improvisadas, tardías, desorganizadas; imitaciones incompletas de planes con evidentes fallas que incluso fracasaron en sus lugares de origen antes de ser adoptadas por el gobierno de Chile. No importaba, la idea era presentar un conjunto de iniciativas con firma internacional, mostrarse activos y en terreno, profesionales haciendo su trabajo.


El sentimiento generalizado es que la salvación no está en las ideas de la autoridad central, sino en las impuestas por las dirigencias comunales, derivadas de la experiencia en terreno y el sentido común

Pero no. Ya la ciudadanía va viendo que las medidas supuestamente destinadas a protegerla, fueron creadas con el papel de un volantín, cayendo ante cualquier cambio del viento, rompiéndose con gotas de agua, con tensores descalibrados e hilo curado, tan tensas como dañinas.

Y después de esta constatación surge la única certeza que ni un gobierno quisiera, la de su propia ineficiencia, combatida más que nada con la misma fórmula, la campaña comunicacional, pero no para hacernos pensar en un gobierno potente y vencedor, sino para imponer la idea de que ante cualquier plan el Covid-19 es el nuevo “enemigo poderoso” y que puede sobrepasar las medidas más pensadas, probadas e innovadoras.

Pero es el mismo gobierno el que planteó ambas posiciones y al descrédito evidente de las certezas iniciales se suma la distancia de la población frente a los dichos posteriores sobre el nuevo adversario.

Cada vez menos personas le creen a las gestiones del gobierno. Cada vez más información se filtra desde las unidades sanitarias, como hospitales públicos y privados y SAMUS, y cada vez más tragedias son compartidas por personas que sufren el Covid-19, que han perdido seres queridos o los ven incorporados a un sistema de salud precarizado por la constante tendencia del gobierno a privatizar, aumentando las cifras de dinero dirigido a tercerizar la gestión de salud, lo que ha resultado en el menor crecimiento de lo público, que es siempre lo que debe sobrellevar la mayor presión, más aún frente a situaciones como la producida por la pandemia.

El sentimiento generalizado es que la salvación no está en las ideas de la autoridad central, sino en las impuestas por las dirigencias comunales, derivadas de la experiencia en terreno y el sentido común. Y ante la posibilidad cierta de la debilidad económica creciente de las alcaldías, la principal y única arma que se sostiene es el autocuidado, ya que contar con lo prometido resulta erróneo, no da garantías.

Ese temor, el miedo a la ineficiencia, a la sensación de ineptitud reinante, puede salvar vidas. La incertidumbre es el nuevo combustible de la lucha contra el contagio, pero también del sálvese el que pueda, cada uno para si mismo, de la competencia descarnada por las pocas herramientas concretas para el manejo de la crisis, desde el alcohol gel, elevado a insumo precioso por la sociedad chilena, hasta equipamientos básicos de las unidades sanitarias como los ya famosos ventiladores, sin mencionar las y los profesionales que escasean cada vez más, especialistas en el manejo de estas vitales máquinas y de los tratamientos intensivos que debieran aumentar las posibilidades de sobrevivir de quienes ocupan las contadas camas UCI y UTI.

Para evitar todo esto estaba el gobierno, que sigue preocupado y ocupado en dar una bonita impresión, pero que ya no da el ancho  para hacer realidad esa impresión más allá de los discursos ambiguos de sus ministros y de las medidas por goteo, que no hacen más que aumentar la incertidumbre, lo que finalmente es la realidad más cierta.

Por: Ignacio Egaña

TAGS: #ComunicaciónPolítica #Coronavirus #Gestión #GobiernoPiñera

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación