#Política

La ilusión de un Chile para Todos

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los grupos económicos saben perfectamente que Chile les pertenece sólo a ellos y, haciéndonos creer que de nosotros también, han sabido transformar la experiencia de subordinación y esclavitud en una placentera trayectoria de consumo y de infierno crediticio.

Fotografía blog “Haciendo Palanca” http://haciendopalanca.com

La frase “Chile no te pertenece” es una perogrullada. De tanto emitirla, ha perdido el peso emotivo de su sentido original, aquel que aludió al hecho de que el país acabó convirtiéndose, en los últimos cuarenta años, en el paraíso y en el feudo de unos pocos multimillonarios. La frase se sigue reiterando como estribillo de campaña política, pero su leit motiv aparentemente parece haber perdido su sustancia. Su contenido hace tiempo dejó de connotar -para muchos- una vida social que apenas nos pertenece. Algo así como narcolepsia política. Su impacto es similar al de un chiste mil veces escuchado, pero que, tras la repetición, su efecto hilarante deviene en otra cosa: en el desinterés o en la pérdida de su valor emotivo inicial.

No es que la frase carezca de fundamento. Sí que lo tiene y con una vigencia central. Chile es un país que se encuentra en desatada carrera electoral y con unos niveles de abstención descomunales, en los últimos tres eventos eleccionarios. Esto último no es trivial. El desenlace de toda elección es definida sólo por los que concurren a las urnas y no por aquellas y aquellos que se quedan ese día –debido a las razones que sean- en sus propias casas. Y no sólo eso. El que creyó, por desencanto, decepción o desinterés en el sistema político, que su abstención no influiría en la vida que vendrá, se equivoca y seguirá equivocándose, al igual que los que pensaban que la tierra era plana o que el planeta azul era el centro del universo. Abstenerse es dejar a la deriva o al azar, la esperanza o la tragedia de la vida de millones de seres humanos.

Chile es un país con el sueño pesado. Muchos de sus habitantes han desarrollado la formidable capacidad de poder dormir profundamente cada noche, con una tranquilidad digna de un instructor de yoga, a pesar de que millones de chilenas y chilenos viven en precariedad o miseria socioeconómica. Para muchos sólo les resta la indigna esperanza de obtener mejores niveles de consumo, en un contexto de esclavitud. Ahora, en el ballotage, las alternativas oscilarán entre una señora furibunda que desea profundizar la dominación neoliberal de los dueños del país y otra, con look maternal y afición al silencio, que hará el ademán de hacerle cosquillas al poder económico, pero que probablemente dejará intactas –nuevamente- las estructuras de dominación y explotación.

En el camino quedaron Meo, Claude, la Roxana y Sfeir, cada uno desdeñado respectivamente por burgués, arrogante, pobre y hippie. Sin ellos se irán al despeñadero, al menos por cuatro años, la nacionalización del cobre y de los recursos naturales, la reforma tributaria y un impuesto decente a las monstruosas rentas de las grandes empresas. Atrás quedarán los cambios al sistema político; es decir, la asamblea constituyente y una nueva constitución; también el fin del sistema binominal, de los quorum supramayoritarios, del poder fáctico del Tribunal Constitucional y del poder de veto de una derecha heredera de la dictadura. Tras bambalinas hibernarán el carácter público y solidario de la educación, la salud y la previsión social, así como el cambio en las leyes laborales, la horizontalidad en la relación con los pueblos originarios y una nueva política energética y medioambiental.

Todas estas transformaciones estructurales son vitales, aunque no es común que sean relacionadas con una existencia digna, ya sea individual y colectiva. Es frecuente que la mirada se distraiga en las contiendas que protagoniza casi toda la clase política institucional, perdiendo el foco en los verdaderos cerrojos de todas las grandes transformaciones: los grupos económicos. La fuerza de la re-politización se parece a la noción de que usted tiene cierto control sobre la casa en que habita. Pero, el éxito del poder económico-político es hacer que no lo tenga, pero que crea que sí lo tiene. La idea es que usted crea que la gotera que apareció en la casa que le entregaron para vivir, o la humedad y el frío que se filtra por sus paredes, no es debido a una estructura mal construida, sino que el problema es suyo: usted es el que se pone debajo de la gotera, usted no enciende la estufa o usted no se abriga bien.

Los grupos económicos saben perfectamente que Chile les pertenece sólo a ellos y, haciéndonos creer que de nosotros también, han sabido transformar la experiencia de subordinación y esclavitud en una placentera trayectoria de consumo y de infierno crediticio. Ellos son la constructora que edifica su casa, le concede el crédito, redacta el contrato, le organiza su deuda, le cobra el préstamo, intereses y comisiones. Hasta diseña las normas de edificación y decide si permanece ahí, en caso de que tenga dificultades para pagar. La historia habla por sí sola. Si usted se pone firme con su reclamo, le envían la fuerza pública y, en casos desesperados, a los militares. Le dicen que ante cualquier dificultad, el problema es suyo. Como nos convencieron de que nuestros destinos dependen sólo de nosotros mismos, cualquier alusión causal al modelo de desarrollo que nos oprime, rompe de inmediato la narcótica creencia en que está fundada nuestra cultura de despolitización.

Usted puede insistir en que, a pesar de todo, Chile le pertenece. Sin embargo, piense en una cosa. La constructora que usted eligió y que hizo su casa, persistirá en que los problemas estructurales que padece no son tales y, si le cree, buscará -orgulloso de su creatividad y emprendimiento personal- alguna solución adaptativa. El asunto es que así el problema ya no será de la casa, sino que sólo de usted. Y, mientras siga forrando con lo que sea las paredes y tapando goteras, verá como esas molestas gotas y esa humedad que corroe las estructuras de lo que usted señala como su hogar, se convertirán finalmente en el torrente calvario de su tozuda subordinación.

* Entrada publicado en revista Bufé Magazin de Cultura y en el blog del autor, Estados Fronterizos 

———-

Foto: Alfonsina Blyde / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

23 de noviembre

Señor su comentario no tiene mucho asidero. Si mira los numeros, lo que pasa es que Chile ha crecido tanto y superado tanto la pobreza que ahora casi todos pueden acceder a bienes y servicios tomando la opción de endeudarse. Antes no existia esa opción, esos bienes y servicios que antes eran solo para unos pocos son ahora para casi toda la población.

Probablemente usted vive en el distrito 23, donde no llegan las oleades de extranjeros buscando trabajo en Chile, el pais con mas oferta de mano de obra del continente. En su distrito todos sus padres, abuelos y bisabuelos han ido a la universidad, nunca vivieron en poblaciónes, siempre han vivido con todas las comodidades, autos y han ido de vacaciones. En su distrito todo esto lo han vivido siempre, por eso es usted el que no nota la diferencia y para seguir su ejemplo: Pese a todos los defectos, nunca en la historia hemos tenido una casa mejor que laque hemos construido estos 40 años señor, sus fuegos artificiales siempre los hemos tenido y siguen estériles porque no derumbaremos la casa tan facilmente.

Saludos

Oscar

23 de noviembre

Muy buena columna. la “Casa” que constuyeron con su modelo neoliberal, los mismos que construyen esas casas de mala calidad, son los mismos.
Por eso tanto la casa con goteras, como la Constitución y las desigualdaes, se arreglan con parches, con pasta muro, con bonos.
El problema es estructural, el de Chile sociedad, y el de Chile casas que se caen hasta en Vitacura, o sea estos caradura hasta a los ricos ahora les venden edificios que se caen antes de ser terminados.
Resulta que ahora hay que agradecer 40 años de deudas, productos y servicios de mala calidad. Siii ABUNDANTES, para todos=Caros y malos… pero para todos. Esa es la “democracia” de los estafadores dueños de Chile mal llamados empresarios, o como les gusta que les digan “Emprendedores”, tan emprendedores como los asaltantes de banco, pero mas hábiles y con mejores herramientas y métodos para robar.
¿que el país ha progresado en 40 años de esta estafa? Claro que si, seria el colmo que en 40 años Chile no avanzara ..algo.
Es curioso que los que llaman a la invovación y al cambio, no quieren cambiar nada. ¿por qué será? No es una paradoja, es una sinverguenzura de parte de los astutos comerciantes del lucro en educación, salud, y esclavitud humana.
Buena reflexión.

23 de noviembre

Don José
Me obliga a dialogar nuevamente
Tengo la sospecha que su fórmula encierra una trampita, pues está probado que el crecimiento en el área occidental es absolutamente disparejo, no existe el “chorreo”, no es parejo, los sueldos no crecen como crece el producto. Tanto es así que la actual política económica mañosamente oculta, a saber:
Conforme la estructura de nuestra clase social, queda demostrada la manipulación de la información ocultando la realidad que es dura:
¿Cual es el piso, o sea la línea de abajo, del último decil?: De los más ricos, el techo es ilimitado. Por definición el último decil NO TIENE TECHO, pueden acumular toda la riqueza de nuestro país. Le preguntaría a los genios, ¿No les interesaba conocer unos diez escalones hacia arriba?
Es tanta la diferencia que si el 1% más rico de Chile no eludiera los impuestos que con la actual legislación deja de pagar, alcanzaría para financiar la educación gratuita para todos y sobraría dinero.
Do n José, el punto es, cuando tenemos una desigualdad elevada, el ingreso promedio es un indicador que no refleja lo que tenemos en Chile. Comparemos el PIB por cápita de cada grupo con países con ingresos similares: Solo 2 de los 10, un 20% de la población se acerca a un ingreso per cápita como Hungría, el 10% con ingreso promedio de US$ 60.000 per cápita vive como en un país muy rico, superior al promedio de los EE.UU. Singapur y Noruega. Otro grupo está un poco mejor que Hungría, similar a Eslovaquia y Croacia. Este 20% es el Chile que vive muy bien. El otro Chile, la gran mayoría, vive con ingreso francamente malo. Otro grupo del 10% es similar a Argentina y México. Otro como Kazajstán. Todavía queda el 60% de la población Chilena como Perú. Otro grupo al igual que Salvador, Otro como Angola. Otro grupo como Bután y Sri Lanka, Otro como la República del Congo, Finalmente similar a Costa de Marfil y peor que África Sub Sahariana.
Finalmente, el 60% de nuestra población tiene ingresos promedio peores que Angola y es el Chile de la Mayoría”.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos