#Política

La historia como coartada

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La historia, no pocas veces, es usada como un medio o instrumento para la legitimación de nuestras acciones. Las personas constantemente moldeamos o acondicionamos el relato para, buscar en los demás, la aprobación o legitimación de nuestros comportamientos. Es precisamente el carácter subjetivo de la historia, la que debería provocar en nosotros, un intrínseco deseo para comprobar la veracidad de los hechos.


Para otros, el golpe militar fue el fin de un gobierno popular que buscaba el bienestar de un pueblo; que encarnaba en Allende la realización de la vía chilena al Socialismo. Se trataba de buscar, por medio de la institucionalidad, una forma democrática de concretar el Socialismo, al menos esa era la intención.

En base a lo anteriormente expuesto, he querido plasmar y compartir en esta columna una pequeña reflexión. Reflexión que, por lo demás, está netamente ligada a un episodio de la historia de Chile, particularmente, al 11 de septiembre de 1973.

A causa del golpe militar, algunos han intentado justificar el actuar de la dictadura militar respecto a los derechos humanos. La verdad es que, para ellos, este acontecimiento fue una verdadera salvación para Chile, del ‘’cáncer marxista’’, considerado la lepra que carcomía a la nación. No he logrado entender ese afán, muchas veces irrestricto, de algunas personas de justificar lo injustificable, de defender lo indefendible. La condena a la violación de los derechos humanos debe ser transversal, y jamás debe verse subordinada o justificada por algún ‘’éxito’’ en materias sociales o económicas, esto corre para todo el espectro político, con independencia de nuestra concepción ideológica.

Para otros, el golpe militar fue el fin de un gobierno popular que buscaba el bienestar de un pueblo; que encarnaba en Allende la realización de la vía chilena al Socialismo. Se trataba de buscar, por medio de la institucionalidad, una forma democrática de concretar el Socialismo, al menos esa era la intención. Aun así, tengo un grado de escepticismo, recurriendo un poco a la lectura uno puede encontrar ciertas sorpresas que suelen ser fundamentales para el entendimiento de este período. Ernesto Ottone, en su libro ‘’El viaje rojo’’ relata, sin tapujos, su percepción acerca del clima político de aquel entonces: ‘’Existían, entre quienes apoyaron el gobierno de Allende, algunos que lo entendían como un proceso donde lo revolucionario se traducía en reformas profundas y para quienes la democracia de los procedimientos, la democracia liberal, tenía un valor en sí misma y no era un sistema que se utilizaría para pasar después a algo distinto y autoritario, una suerte de democracia popular congruente con el socialismo; pero eran los menos. Por otro lado, para la mayoría, la democracia formal, burguesa, era considerada una etapa más bien táctica que debía ser superada en un futuro. En lo que se disentía era acerca de las formas y los tiempos para llevarla a cabo .’’

A partir de estas dos visiones,  he querido resaltar que la historia puede ser utilizada y manoseada, no solo por los historiadores, sino que también, por nuestros propios padres y abuelos. Esto ha llevado a que, muchos de nosotros, repitamos con fervor sus consignas, luchas e idealismos; incluso idolatremos a personas que son la muestra fehaciente de un fanatismo ideológico innecesario. Para mí, todos los héroes sin excepción tienen los pies de barro. Cuando existe fanatismo ideológico, no hay cabida a la tolerancia, es allí, donde el odio resulta ser el pilar o, mejor dicho, el fundamento de la praxis de esas personas; por ello, me hace gran sentido una frase de Agustín Squella, donde señala que: ‘’Un hombre de pensamiento que no actúa permanece en una actitud puramente contemplativa, mientras que uno de acción que no piensa constituye un auténtico peligro para la sociedad. ’’

He visto cómo, hoy en día, nos hemos vuelto cada vez más reaccionarios e impulsivos. Siento que muchos, me incluyo, aún no hemos aprendido y entendido a cabalidad lo que significó, en términos sociales, la polarización que hubo durante esa ominosa época que vivieron nuestros padres y abuelos. Me duele y a la vez decepciona que, una generación tan joven dé muestras de tanto odio e intolerancia, rasgos negativos de la naturaleza humana. El perdón es condición para el olvido, solo se olvida si somos capaces de perdonar;  pero, para obtener el perdón, es necesario, primero que todo, que haya una profunda intención de cooperar para esclarecer los hechos, mientras eso no ocurra, seguiremos mirándonos a los ojos con desconfianza. No está de más decir y, citando a Napoleón que ‘’el perdón nos hace ser superiores a quien nos insulta’’, todo esto por la grandeza moral y humildad que implica tal acto.

Para finalizar, quiero decirles que soy un convencido de que, la política es mucho más grata cuando existen interlocutores capaces de comprender -o al menos simular- la heterogeneidad de puntos de vista que convergen en la sociedad, sin menospreciarlas ni mucho menos menoscabarlas. La riqueza de una sociedad reside en su diversidad.

¿Cuál es el aprendizaje que debería sacar de esa nefasta época del golpe militar? ¿Qué hago yo para avanzar hacia una sociedad más fraterna? ¿Debería ser el odio lo que debe mover mis acciones? ¿Qué tan frecuente desprecio a los que piensan distinto o tienen modos de vida diferentes a la mía? Respecto a estas preguntas, cada uno sabe dónde le aprieta el zapato.

TAGS: Ciudadanía Dictadura Militar Memoria

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de Septiembre

Interesante articulo. Quizá un poquito simplote, inocente, pero bien encaminado. El actuar del gobierno militar es bastante ambiguo en el tema. Por un lado los atropellos de los DDHH son archiconocidos, repasados constantemente y es una carta importante de proselitismo político en favor de sus “antagonistas”. Pero por ejemplo es el gobierno que suscribe a Chile a los tratados internacionales de Derechos Humanos en forma voluntaria lo que a la postre serviría para perseguirlo y condenarlo como ningún otro gobierno militar en el mundo porque ningún otro se ha suscrito a ellos. Pareciera ser el gobierno que ha cometido mas atrocidades, pero solo es el que mas ha quedado expuesto. ¿ Que clase de victimario se somete voluntariamente a tribunales para que lo condene ? ¿ Porque no hubo nunca condena judicial al emblemático general Pinochet pese a todos los años que fue perseguido por tribunales? hay muchas interrogantes.

No creo que alguien pretenda exculpar al gobierno militar de esas violaciones a los DDHH, como vé, en cierta forma ni ellos se exculpan, pero muchos pensamos de que no fueron los únicos ni los principales culpables porque hay muchos argumentos de los que surgen mas interrogantes con mas explicaciones (o especulaciones) y descalificaciones por lado y lado. Al final del camino se llega a una sola conclusión: Mientras mas se conoce la historia es mas difícil juzgar a sus protagonistas.

Saludos

13 de Septiembre

Se agradece las apreciaciones sobre la columna. La verdad es que los derechos humano han estado bastante en ”boga” últimamente, lo cual es el resultado de dos factores; el primero tiene que ver con el proselitismo político respecto a esta materia, resulta ser una buena estrategia para captar la sensibilidad de la gente y apelar a la adhesión de estos a su sufrimiento; el segundo tiene que ver con una sociedad cada vez mas consciente de sus derechos humanos, quizás esto sea consecuencia misma de la transgresión sistemática que se sufrió bajo la dictadura militar. Saludos

servallas

15 de Septiembre

Comparto tu visión, sin duda hemos pasado como sociedad por un periodo oscuro, bastante negro, efectivamente no hay figuras detrás de ese periodo, son todos ídolos con pies de barro, si los hubiera habido, muchos chilenos hoy estarían compartiendo con sus nietos y no perdidos para siempre, desaparecidos, masacrados, u otros, aún llorando por aquellos familiares que les toco estar en el otro lado, muertos por crueles grupos armados. Sin duda nada bueno hubo en esa experiencia, la historia oficial se equivoca, la oscuridad que embotó las mentes de tanto compatriota no parte el 73, parte mucho antes. Lo que queda es intentar no volver a ese tipo de ambientes, a esas crispaciones, a ese vomitar sobre las ideas de los otros, sin embargo cada día vemos a personeros atizando fuegos, azuzando el odio, intentando traer los nuevo viejos argumentos que separan entre buenos y malos y entonces, parece que el camino se estrecha y entramos nuevamente en el túnel del conflicto social, hoy sin embargo veo una reserva, unas visiones que aquilataron la experiencia, veo la sabiduría de los viejos de la concertación, en especial la de Lagos, según mi pensamiento, el último estadista que hemos tenido.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La rendición de cuentas es, básicamente, la limitación efectiva del poder del Estado y sus agencias (autoridades, electas o no) a través del deber de publicidad de sus actos como así mismo el legítimo ...
+VER MÁS
#Política

¿Qué es la rendición de cuentas (o accountability) y para qué sirve?

Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Nuevos

La rendición de cuentas es, básicamente, la limitación efectiva del poder del Estado y sus agencias (autoridades, electas o no) a través del deber de publicidad de sus actos como así mismo el legítimo ...
+VER MÁS
#Política

¿Qué es la rendición de cuentas (o accountability) y para qué sirve?

Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

Para prevenir o disminuir nuestra vulnerabilidad a la desinformación, debemos aprender a ser escépticos, dejar de creer lo primero que nos llega por las redes sociales simplemente por ir en línea con nue ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La lección que nos deja lo ocurrido en Estados Unidos

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos

El sector de las artes no existe, no se le considera como una comunidad en situación crítica, pauperizada, minimizada, sino como un grupo de locos que anda por la vida con una guitarra o un libro debajo d ...
+VER MÁS
#Cultura

La música suena mal