#Política

La fuerza de la historia y la explosión democrática

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Tal vez deberíamos inquietarnos por la sorpresa de algunos. Las fuerzas de las ideas democráticas estaban explosivamente vivas, no sólo en generaciones maduras, sino que también en los más jóvenes. Parece ser que la larga transición no tenía más que decir; que sólo se trataba de alternancias poco creativas de lo supuestamente ya instalado. Pero emergió la historia en los jóvenes, después del periodo de aletargamiento creativo que significó la transición pactada.

La transición con el dictador, dentro de una estructura sospechosamente democrática. Una transición con actores estratégicos limitados. Una transición con espesos residuos autoritarios que no permite abordar problemas tales como la reforma educacional, la apertura de los espacios de participación y el tratamiento en forma aislada de los diversos problemas, que no da paso a soluciones de fondo, porque tiene fuertes amarres constitucionales e institucionales.

La transición se hace con un claro déficit de constitucionalismo democrático; con déficit de institucionalización democrática, con déficit de lo público y con un déficit notorio de ética pública -entre otros- que no logran corregirse sino parcialmente en los gobiernos de la Concertación. Pero lo más grave es que la transición pactada consolida un déficit de equidad y de justicia. Todo ello se traducirá obviamente en un déficit de ciudadanía, de liderazgo político, de representación y por lo tanto de un déficit parlamentario. Es decir, la democracia en Chile, a pesar de los esfuerzos bien encaminados de la transición, es por naturaleza una democracia en déficit.

Los movimientos sociales y de los estudiantes expresan precisamente la inconformidad frente a una democracia deficitaria. Los desafíos que ello implica son de tal magnitud que pasan por reformas estructurales al sistema, aunque este concepto inquiete a muchos. No es posible solucionar el problema de la educación, sin tener claras referencias de qué país estamos hablando o qué país queremos construir, para especificar qué proyecto educacional es necesario para el país que proyectamos. No se trata solo de más dinero, ni tampoco de intereses más bajos en los créditos. Se trata de definir qué país, con qué justicia, con qué distribución del ingreso, con qué satisfacción, en último termino, de todos los derechos que implica la democracia y todos los deberes a los cuales estamos obligados. No se trata por lo tanto, de una mera reforma educacional, sino de una reforma integral, pensando en un país distinto.

Hay cierta confusión en algunos sectores políticos de diverso signo. Hay un miedo a la historia de nuestro país y a la historia particular de los partidos. Parece que tuvieran miedo de recuperar su propia historia. En ciertos sectores recorren escalofríos cuando se habla de Revolución en Libertad; Vía no capitalista de desarrollo o vía chilena al socialismo. Si se le teme a la historia, jamás podrán recuperar los partidos políticos su propia identidad y construir los nuevos proyectos. Sin historia no hay superación del pasado ni proyecto futuro.

La derecha pensada desde el gremialismo y que se traduce en la actual coalición de gobierno, si bien sigue siendo liberal y sigue siendo conservadora, en lo ético fundamental se rearticula para una nueva expresión en este capitalismo globalizado. Los no liberales, desde la izquierda a distintas formas de concepciones progresistas del desarrollo, no han podido proponer nada distinto, porque la crisis de los paradigmas los golpeó duramente. Sin embargo, el pueblo quiere estar presente “…en la gran corriente de justicia social deseada por sectores cada vez más numerosos de chilenos; para que todos los chilenos participen de los bienes de este mundo; en el deseo y la posibilidad del mundo de los trabajadores de participar en la gestión de las empresas; en la mayor participación de la juventud en las grandes decisiones del país; en el avance del mundo campesino que cada día se hace más responsable, en la parte que le corresponde del alimento de Chile, organizando con su inteligencia, sus manos y sus propios dirigentes el trabajo del campo; en el gran deseo que anima a todos los chilenos de construir con dignidad la auténtica soberanía de Chile (Mensaje de los Obispos de Chile 1973)”.

Esta es la historia que quedó trunca. Este texto hace parte del sueño que quedó aplastado hace más de 30 años, el sueño de una sociedad más justa, de una sociedad libertaria. Es el reclamo tácito que se expresa en la última encuesta de Adimark, donde el Presidente del país, solo alcanza un 31% de aprobación a su gestión y en sentido contrario aumenta al 62% la desaprobación. A las alianzas políticas no les va mejor: un 68% desaprueba a la Concertación y un 60% desaprueba a la Coalición por el Cambio. En estas cifras hay algo más que el rechazo o el descontento por una gestión. Hay algo más fuerte que una crisis de representación (que sí la hay).

Lo que hay es el rechazo de un país, que quiere recuperar su dignidad y su historia, que quiere ser parte en la construcción de un nuevo proyecto. Un país que quiere cerrar el paréntesis de una democracia de muy bajo perfil; que no quiere repetir errores, pero que reclama tener un lugar en la historia, recuperando una dignidad maltratada y aplastada por esta democracia deficitaria que aún permanece y que otros al menos quisieran perpetuar. 

————–

Foto: Kena Lorenzini

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de Julio

¿podrá traducirse esta fuerza renovadora en reformas efectivas, dada las debilidades de los partidos políticos chilenos hoy?

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad