#Política

La encrucijada de Chile: responsabilidad de todes

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Chile cruje y sus soportes tambalean. Sumergido en múltiples crisis, social, sanitaria, económica e institucional, las fronteras de Chile son una herida abierta por la desigualdad socioeconómica. Todo el arco político y el poder de facto económico-financiero, que siempre cogobierna en la sombra, sólo continuarán poniendo más ácido en esa angosta y larga herida si no deciden unirse para hacer los cambios estructurales necesarios.


Sólo la unidad de todas las fuerzas políticas con visión de país y con auténtica sensibilidad social, unidos en la diversidad que es el único componente capaz de producir los grandes cambios históricos, se podrá crear un país con justicia y cohesión social y, con ello y por eso, en paz.

La propuesta política central en treinta años de posdictadura ha sido favorecer los privilegios del 1,01%  de los megabillonarios que se llevan un 54% de las ganancias totales del país; y paga menos impuesto que el 10% más pobre, aportando un escuálido 9,8 % a las arcas públicas. Con un sistema tributario regresivo, el Estado chileno apenas posee un 22% del Producto Interior Bruto (PIB); en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico​ (OCDE), el promedio es de un 34%.

Lo más inquietante es que un 41% de la recaudación procede del  impuesto sobre el valor añadido (IVA) a productos de consumo esenciales, afectando, qué duda cabe, a los más vulnerables. Con este modelo de inequidad se mantiene el statu quo del ancien régime pinochetista del que la derecha y el poder de facto empresarial, es apologista: crecimiento económico con inequidad social y un déficit  político ético-moral de vértigo. Que los empresarios crean riqueza, sí, que dan trabajo, también sí, pero eso no implica que los que hacen el trabajo posibilitando la creación de riqueza no reciban lo que por derecho, y hasta por sentido común, deben recibir. Mantener a las grandes mayorías con sueldos basura sumiéndolos en la pobreza relativa, es decir, teniendo trabajo viven en la frontera de la pobreza, es ya garantizar una inestabilidad social endémica.  Aliada al poder de facto económico-financiero y a un duopolio comunicacional, es la derecha chilena la que debe modificar parámetros económicos y sociales si no quiere estallidos sociales permanentes ―la única alternativa que le queda a la ciudadanía contra las desigualdades― y, con ello, el fin del crecimiento económico.

Ese cambio pareciera ya estar produciéndose. En efecto, parlamentarios derechistas, contra todo pronóstico, se han convertido en “díscolos” de las políticas procorporativistas (pro poder de facto) que promueve su Gobierno; ¿son el germen de una anhelada derecha social, modelo europeo, la cual sustenta un estado social desde hace más de siete décadas?

La derecha chilena históricamente se ha inclinado por la represión y el quiebre de la convivencia democrática cuando la historia ha puesto a Chile en la encrucijada entre un Estado solidario o uno autoritario de inequidad y exclusión social. El nacimiento de una derecha social acompañada del poder corporativista que abracen la justicia social como parte de su propuesta central, es un componente primordial para inclinar la balanza por la igualdad de oportunidades para las grandes mayorías.

Un Estado solidario, apoyado por la centroizquierda e izquierda, pero también por una derecha y el poder empresarial con responsabilidad social, o un Estado autoritario que, con la fuerza de la represión mantenga la injusticia social, es la encrucijada en este instante crucial para Chile.

La centro izquierda y la izquierda no pueden solas gestionar el cambio de un Estado asistencial e insolidario, como el actual,  a uno social sin incluir un apoyo importante de una derecha social y de la clase empresarial. La experiencia de la segunda Administración de Michelle Bachelet, así lo indica: se orquestó una campaña del terror y un lockout empresarial para frustrar su propuesta de cambio estructural tranquilo. Pero tampoco la centro derecha junto al poder de facto corporativista, no podrán continuar gobernando después del 18/09/2019 un Estado desfinanciado, más gestor de los intereses del mercado privado en detrimento de las grandes mayorías, sin tener que romper con el estado de derecho instaurando uno autoritario y represivo.

En este momento histórico para Chile, las trincheras partidistas deben levantarse y hacer un alto al fuego político. Es la hora de la unión de las derechas, centros e izquierdas para firmar un contrato social que consolide un Estado solidario capaz de financiar la protección social. Es lo que piden las grandes mayorías. No hacerlo, es permitir que Chile se convierta en un Titanic que chocará irremediablemente con el iceberg de la desigualdad que alienta estallidos sociales permanentes y cada vez más violentos; a la medida, por cierto, de la desigualdad que es la forma más violenta de administrar el poder. Sin dudas, muy pocos se salvarían en ese naufragio.

Sólo la unidad de todas las fuerzas políticas con visión de país y con auténtica sensibilidad social, unidos en la diversidad que es el único componente capaz de producir los grandes cambios históricos, se podrá crear un país con justicia y cohesión social y, con ello y por eso, en paz.

Qué no se pierda, una vez más, esta gran oportunidad.

TAGS: #ChileActual #NuevaConstitución #ProcesoConstituyente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

14 de octubre

Estimado, como siempre, la izquierda se escucha a si misma y se autoconvence de cosas que no son ciertas, pero ese convencimiento les da fuerza para hablar por todos lados de una realidad que se imaginan.
La primera de esas cosas es la teoría conspirativa que siempre alimenta el odio: que todo lo que sucede fue planeado por algunos malévolos, que están ocultos (supongo que viviendo ya unos 100 o 120 años asi), y que es para perjudicar «al pueblo» (que dicho sea de paso, siempre es la víctima y el bueno de la película)
Segundo, que la solución magica es siempre repartir las cosas. Dado que los malévolos tienen mucho, lo mas obvio y justo es tomar eso y darselo a los que tienen poco. Para eso, obviamente tiene que haber un hermano-matón que se llama Estado, que lo hará. De ahí a pensar como seguirá manteniéndose la sociedad, ese tema no importa, primero hay que quitar y dejar a todos iguales.
Tercero, que después de que los malévolos hayan sido despojados y eliminado, la sociedad será perfecta. Este es la mas engañosa de todas las premisas: que existe un estadio social en que todos estarán bien, y que no llegamos a eso porque los malévolos no quieren.

Por lo tanto, contrastar la realidad con una Utopía siempre es injusto y frustrante. Y es la gran herramienta política de la izquierda: usar la frustración de compararse con otros, para investirse de poder para gobernar. Hay que reconocer que lo han logrado, estamos en un minuto de izquierda; pero si su «solución» sirve..no creo

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?