#Política

La dulce contaminación de Piñera

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Piñera se fue de La Moneda. ¡Por fin!, dirían muchos, de derecha a izquierda. Pero no marchó sin dejar recuerdos. Como un buen marketero y businessman la mayor marca de su gobierno fue precisamente la cantidad de rastros. La impresión es que de Sebastián Piñera, al fin y al cabo, no quedará mucho más que un fétido olor a fin de fiesta, aquél olor a pisco al vapor y cerveza tibia con cenizas de cigarro, que tras algunos días y una buena dosis de agua y detergente se puede sacar de a poco.

Piñera se fue de La Moneda. ¡Por fin!, dirían muchos, de derecha a izquierda. Pero no marchó sin dejar recuerdos. Como un buen marketero y businessman la mayor marca de su gobierno fue precisamente la cantidad de rastros.

En este peculiar aspecto podríamos decir que el gobierno de Sebastián Piñera empezó antes de su mandato. Recuerdo de escuchar, a unas tantas horas del terremoto, el presidente electo anunciando con orgullo por la radio en cadena nacional un esplendoroso plan de rescate para rescatar a los chilenos afectados por el terremoto: “Levantemos Chile”.

Cuestionado sobre detalles operacionales, fuentes de financiamiento y otros pormenores el empresario admitió no tener más informaciones y pronto se podía concluir que todo lo que tenía era el nombre.

Se inauguraba en ese momento la era de la dinámica empresarial y mercantil aplicada a la administración pública, el nombre antes del programa, la marca antes del producto, la imagen por sobre el hecho. Marketing, el cristo del dios mercado, era el protagonista de la película.

Con sus chaquetas rojas tipo Sampaoli y un logotipo tras otro, el presidente trataba de esculpir una imagen “manos a la obra” cuidadosamente planificada para el ámbito comunicacional incursionando mucho en terreno y solucionando los problemas como un buen ejecutivo. Claro está que actuó como un ejecutivo del mundo privado, atropellando de un telefonazo los procedimientos burocráticos como un nuevo rico, con su auto subiendo la vereda para escapar del taco a que todos los ciudadanos somos democráticamente sometidos.

Podemos decir que Piñera llevó muy en serio la idea de “dejar su marca”, pero no como el recuerdo de un buen trabajo, sino más bien demarcando el territorio con su omnipresente firma.

Siguiendo la propuesta del filósofo Michel Serres, el mandatario llenó el país con su polution douce, es decir, contaminación dulce o suave: “tsunamis de textos, signos, imágenes y logos desbordando por los espacios rurales, civiles, públicos y naturales con publicidad”, según Serres.

Diferentemente de la contaminación sólida, o dura, que es visible en el aire, perceptible por los olores o la cantidad de residuos sólidos en suelo, un río o el mar, este tipo de contaminación es una especie de apropiación del pensamiento colectivo a través de la colonización simbólica.

En otras palabras, la insistente repetición de determinadas ideas, imágenes, textos para, de una forma orwelliana, dejar su marca. Para el filósofo, esto no es diferente que un animal que mea o caga en su territorio o de un Paulmann que construye su falo gigante en plena Providencia.

Difiere solamente porque en vez de contaminar la atmósfera, se impregna la noósfera, es decir, la esfera del pensamiento.

La exageración de Piñera en este afán contaminador es evidente y de cierta forma patética. Probablemente como una táctica, consciente o inconscientemente vinculada a su notable megalomanía, el ahora ex presidente desde antes de su mandato empezó a mear a diestra y siniestra: se sentó en la silla de Obama, desfiló por media Europa con el papelito “Estamos bien en el refugio los 33”, ideó nombres pomposos para cada uno de sus programas, los cuales serían uno tras otro el mejor y más lindo y más eficiente y más revolucionario de la historia.

Así fu e el discurso que antecedió las discretas reformas como la educacional y tributaria, la promulgación de leyes y políticas públicas que en la mayoría de las veces no fueron mas que luceros, promulgaciones pomposas para cada uno de sus programas, más que nubes de verano.

Si bien como en cualquier gobierno hubo gente comprometida y trabajadora, avances en áreas específicas y, afortunadamente, menor profundización del modelo neoliberal de lo que hubiera esperado el Club de la Unión, la impresión es que de Sebastián Piñera, al fin y al cabo, no quedará mucho más que un fétido olor a fin de fiesta, aquél olor a pisco, al vapor y cerveza tibia con cenizas de cigarro que tras algunos días y una buena dosis de agua y detergente se puede sacar de a poco.

Una vez lavada la sobredosis comunicacional y publicitaria del gobierno, lo que quedará serán algunas memorias fugaces de una u otra piñericosa.

—–

Foto: Benjamín Mejías Valencia / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

31 de Marzo

Estimado, aparte de demostrarnos literariamente cuanto le desagrada Piñera ¿que más?.

01 de Abril

Este es un espacio de expresión, Marcelo da el resumen de un Gobierno dirigido por un empresario megalomano, que trajo muchos dolores de cabeza y que terminó con la derecha en su lecho de muerte.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

Ojalá podamos retomar la escuela y todas las clases presenciales pero, pensemos bien. No somos los mismos, no podemos ser los mismos, nuestros niños y niñas son diferentes y tenemos que hacernos cargo de ...
+VER MÁS
#Educación

Los niños de la pandemia ¿Qué haremos en las aulas?

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

Las naciones que prosperan brindan derechos personales, nutrición y atención médica básica, sostenibilidad del ecosistema y acceso a educación avanzada, entre otros bienes
+VER MÁS
#Economía

Indice de progreso social

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza