#Política

La democracia nueva

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

¿Qué hace que una democracia sea vitalmente activa?

El sistema democrático es una mixtura fina entre reglas y valores que conviven entre nosotros. Su aplicación cotidiana va configurando la percepción que tenemos de ella y con ello la intensidad de nuestra adhesión.

Hay personas en que esa adhesión es fluctuante, razón por la cual la democracia no constituye convicción. Otros, de modo ejemplar, como Jaime Castillo Velasco (fundador y presidente de la Comisión Chilena de Derechos Humanos), señalaba que había que ser «extremistas del diálogo», en una relación de fondo con la idea que tenía del sistema democrático.


El proceso constituyente significa una oportunidad para renovar el pacto social y para darle forma a la democracia nueva a través de una conversación sensata sobre el futuro de nuestro país, sin vetos.

El termómetro de respaldo de la democracia se desploma cuando se pierde la confianza en la eficiencia y eficacia que ofrece, como por ejemplo, cuando deja de ser proveedora de bienes comunes o no logra dar a cada uno lo suyo (Tomás de Aquino sobre la Justicia). Por el contrario, cuando ocurren eventos como el plebiscito constitucional del 25-O, o el anterior del 5 de octubre de 1988, la adhesión sube como un disparo de esperanza y se manifiesta como efecto simbólico en nuestras propias reflexiones, y hasta los más escépticos tienden a cuestionarse.

La democracia chilena tiene déficits, y de ahí, que los síntomas han terminado gatillando los sucesos políticos a los que asistimos. Es defectuosa en términos de reglas que se expresan en el contenido valórico, es decir, en la representación simbólica y estética que transmite. Si un sistema de convivencia que busca establecer mínimos comunes (A. Cortina) para relacionarnos, y no logra su propósito de conseguir mínimos civilizatorios (Bobbio), no será poco frecuente que la adhesión se torne débil.

En ese sentido, el proceso constituyente significa una oportunidad para renovar el pacto social y para darle forma a la democracia nueva a través de una conversación sensata sobre el futuro de nuestro país, sin vetos. Es cómo se dice en la vieja Inglaterra, un tiempo para la «discussion» (diálogo razonado).

La nueva etapa que se abre, no se hace en un tiempo vacío. La intensidad del ritmo de la historia es especialmente particular por los efectos de la pandemia, pero también, por la influencia de la revolución tecnológica que ha visto pasar en la política y en la sociedad un modelo de fake news y de influencia de redes sociales que llama a volver a la retaguardia en un equivocado contrafactual del momento contemporáneo. Si contamos con una globalización instalada, una interconexión que cruza fronteras, y aún cuando derrame tensión por el diferencial generacional y de colisión de elites v/s ciudadanía, las «cosas culturales» sigue desplegándose rápidamente, enfrentando los aires de nacionalismo.

Es por ello que resulta importante reafirmar en este debate  los valores asociados al bien común, a la justicia, a la igualdad ante la ley, al acceso a ciertos bienes públicos y a un sistema de reglas para la toma de decisiones. Cuando la comunidad mayor, el pueblo, observa que esos principios tienen pertenencia en su vida cotidiana, la democracia refuerza la idea de paz y cohesión social y puede encarnar, de esa forma (y través de la política), los valores que promete.

Byung – Chul Han, coreano alemán formado en Friburgo, la cuna de Heidegger y a escasos pasos de la vieja Heidelberg, en el límite con Francia, ha desarrollado en su imprescindible libro «La salvación de lo bello», un capitulo que denomina «Política de lo bello», donde señala  de un modo elocuente en una de sus partes: «La política de lo bello es una política de la libertad. La falta de «alternativas», bajo cuyo yugo trabaja la política actual, hace imposible la acción genuinamente política. La política actual no actúa, sino que trabaja».

Entonces, hay que ir por el juego limpio, por el juego ético, por no confundir  los intereses de grupo y pensar en grande. No trabajar, sino que actuar. Uno modestamente esperaría que los 155 constituyentes, sean aquellas y aquellos mejores que van a debatir sobre el fondo y van a entrar en un trance particular proyectando los próximos 40 años de Chile, con renovada convicción sobre lo que representarán y con la firme determinación de dar a la política un lugar para lo bello, dejándose impregnar por un ideal de aquella que actúa cuando hay una necesidad histórica.

Triste sería, en los albores de una democracia nueva, que se hiciera carne el viejo poema de Vicente Huidobro en este proceso: «Eramos los elegidos del sol y no nos dimos cuenta; fuimos los elegidos de la más alta estrella y no supimos responder a su regalo…».

Nuestra tarea, como país, es responder al regalo posible de reencontrarnos y ser extremistas del diálogo hasta hacer nacer un Chile para las próximas décadas, una democracia nueva.

¿Qué hace que nuestra democracia sea vitalmente activa?

Nuestra capacidad de conversar y de construir esa «casa de todos» de la que venimos hablando desde hace ya una década.

TAGS: #Democracia #NuevaConstitución diálogo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?