#Política

La banalidad del lenguaje político

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Por banalidad se entiende una superficialidad que carece de contenido real. Dentro de la filosofía este término fue introducido por Hannah Arendt para denunciar que los peores males son producidos por individuo comunes y corrientes, siempre y cuando, encuentren justificación suficiente de sus actos. En el plano del lenguaje, debiéramos decir, la regla general es la banalidad en tanto superficialidad. Las palabras, objeto central del lenguaje, tienen escasa relación con el mundo nombrado por ellas, pues al decir de Nietzsche, nacen de una asociación de estímulos que el hablante experimenta frente a un objeto. El origen del lenguaje, desde esta perspectiva, es arbitrario, depende de cada individualidad, pero el uso es regulado mediante acuerdos lingüísticos que tienden a la unificación de símbolos, significados y objetos.

Cuando adquirimos el lenguaje, adquirimos significados, nos introducimos en redes lingüísticas y nos hacemos parte de ellas, en otras palabras, adquirimos una interpretación común del mundo. Pero esta interpretación es convencional, puede modificarse en tanto se modifiquen las convenciones que la sustentan. En este plano las verdades se construyen y se reconstruyen sobre las convenciones de significados y nuestra vida pública se unifica a través de esas convenciones. 


El peligro actual radica en la liviandad del lenguaje de la política. La falta de ideas es suplida por la descalificación ya no solo del adversario político, sino que de la institucionalidad y de los procesos válidamente celebrados.

Esta superficialidad del lenguaje, sin embargo, puede y no puede relacionarse con el sentido dado por Arendt a la banalidad. Por una parte, atrapados en lo cotidiano vivimos nuestra vida sin pensar en estas cuestiones de carácter conceptual de más interés académico que real. Pero, por otra, cuando esta convencionalidad es utilizada por grupos de poder como estrategia de control, entonces la posibilidad del mal aparece y lo hace en el sentido propuesto por Arendt: el hombre común, el hombre medio puede producir un daño inconmensurable.  Los medios de comunicación juegan un rol central en esta modificación de convenciones, la publicación de noticias con escaso sentido crítico, la presentación de posturas políticas como hechos objetivos y la reinterpretación de los hechos, forman parte de esta construcción de verdades.

El peligro actual radica en la liviandad del lenguaje de la política. La falta de ideas es suplida por la descalificación ya no solo del adversario político, sino que de la institucionalidad y de los procesos válidamente celebrados. Del predicado de la demagogia se ha pasado a la invención del fraude electoral como estrategia desestabilizadora. La construcción del otro como peligro, el otro sin definición, el otro descalificado, sirve como eje articulador de un discurso mesiánico que necesita de la crisis para sustentarse, una crisis que, por supuesto, es banal, pues en realidad es una invención discursiva.

Pero la pregunta es ¿vale la pena esta estrategia? El riesgo que se corre no es poco. Si bien es cierto la relación entre el lenguaje y la realidad es artificial y, por lo tanto, el decir que hubo un fraude electoral no implica su existencia real, la verdad es que las instituciones públicas dependen de su credibilidad, y en tanto se siembra la duda arbitraria sobre un proceso que es el eje de la vida democrática se pone en peligro no solo a las instituciones involucradas, sino que la legitimidad de todo el sistema. Por otra parte, el individuo medio, el ciudadano común, encuentra en estos dichos justificación para sus actos, que pueden ir desde la simple abstención en segunda vuelta hasta la deslegitimación de las reformas realizadas por quien salga electo e incluso la violencia.

La articulación del discurso del miedo, la construcción de la verdad mesiánica, la descalificación del otro, la comparación y la posterior diferenciación como estrategia política, por tanto, representa un peligro real para nuestra vida pública que va más allá de las pretensiones partidistas. Sin analizar aquí lo abyecto de la intención, es necesario decir, para concluir, que, en tanto figura pública, es necesario que un candidato presidencial se conduzca con la dignidad que merece el cargo al cual postula y actúe con la responsabilidad que se le exige a un referente político, pues las opiniones vertidas por él trascienden la esfera privada y pasan a formar parte del imaginario público.

TAGS: #Discurso #Elecciones2017 #Lenguaje

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Existe un ideal regulatorio de nuestras experiencias amatorias, nuestras relaciones deben ser apasionadas, personales, íntimas, duraderas, generadoras de un “nosotros” que borre nuestros límites, una ...
+VER MÁS
#Sociedad

De qué hablamos cuando hablamos de Amor

La elección de las autoridades carece de significado democrático si estas no gobiernan de acuerdo al mandato de la mayoría y no fortalecen los aspectos sustantivos de la democracia.
+VER MÁS
#Política

La democracia distópica

Júbilo, y jubilación, deberían ir de la mano, júbilo por alegría y jubilación por recibir lo aportado y ahorrado, júbilo, alegría como la que se muestran en las campañas de marketing, donde un adul ...
+VER MÁS
#Sociedad

El abuelo, la plaza y el tiempo

Estas cinco organizaciones no solo te harán sentir un CEO menos solitario, sino que te ayudarán a prepararte mejor para los futuros desafíos, en un entorno divertido y desafiante.
+VER MÁS
#Economía

¿Cómo hacer la vida del emprendedor menos solitaria?

Popular

Existe un ideal regulatorio de nuestras experiencias amatorias, nuestras relaciones deben ser apasionadas, personales, íntimas, duraderas, generadoras de un “nosotros” que borre nuestros límites, una ...
+VER MÁS
#Sociedad

De qué hablamos cuando hablamos de Amor

La elección de las autoridades carece de significado democrático si estas no gobiernan de acuerdo al mandato de la mayoría y no fortalecen los aspectos sustantivos de la democracia.
+VER MÁS
#Política

La democracia distópica

Júbilo, y jubilación, deberían ir de la mano, júbilo por alegría y jubilación por recibir lo aportado y ahorrado, júbilo, alegría como la que se muestran en las campañas de marketing, donde un adul ...
+VER MÁS
#Sociedad

El abuelo, la plaza y el tiempo

Estas cinco organizaciones no solo te harán sentir un CEO menos solitario, sino que te ayudarán a prepararte mejor para los futuros desafíos, en un entorno divertido y desafiante.
+VER MÁS
#Economía

¿Cómo hacer la vida del emprendedor menos solitaria?

Popular

Es indudable que la partida se sigue jugando y que aunque hemos avanzado en algunos frentes y estamos mas al día y mas alertas sobre las reglas del juego y lo que se está jugando, el duelo no se ve nada d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile: la vida sigue después del jaque mate

Apropiación de este espacio público por un pueblo movilizado tras el despertar ciudadano del 18 de octubre pasado, lleva a replantearse el destino de dicho hito urbano en el futuro inmediato y de mediano ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Futuro de la plaza Italia/Baquedano/de la Dignidad

Si la distribución de talentos es uniforme, lo natural sería que cualquier élite, ya sea deportiva, artística, política o empresarial, tenga una distribución de apellidos similar a la distribución na ...
+VER MÁS
#Política

Las élites y el talento

Lo que justifica utilizar el término “saqueo”, es que el derecho de aprovechamiento de agua es privado y el Estado está limitado en sus facultades para decidir su gestión
+VER MÁS
#Medio Ambiente

´´No hay sequía, ¡hay saqueo`` una frase desafortunada