#Política

La aritmética del dolor y la purga

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Seguirá dominando la rabia, la pena, la sensación de injusticia, que finalmente, muy a largo plazo, quedará tapada por el devenir del tiempo, pero que mientras eso llegue a suceder, cada vez que se destape, saldrá con igual fuerza contra quienes nunca honestamente fueron capaces de enfrentarse al silogismo de reconocer, arrepentirse y pedir perdón.

Dolor. Inmediatamente después del 11 de septiembre del 73, sería algo más de un tercio de toda la población de Chile, en los años 80 hasta el retorno de la democracia, con seguridad más de la mitad. Millones de seres humanos, chilenos, siendo sistemáticamente ofendidos, ninguneados, en el mejor de los casos, oficialmente ignorados, despreciados, tratados como parias, vende patria, mentirosos, en el peor, torturados, violados, asesinados. Todos, millones, acusados de malos ciudadanos, delincuentes, culpables de querer destruir la sociedad y sus valores, merecedores por tanto de la ignominia absoluta de permanecer en silencio, relegados de opinar y participar del devenir del país. Los demás, algunos indiferentes, otros ejerciendo, disfrutando, implacables el poder, controlando las armas, la prensa, la economía, unilateralmente, sin dudar, con todo. Definiendo qué música se podía escuchar, qué se programaba en la tele, qué películas se podían ver, qué se enseñaba, quién ocupaba los cargos gubernamentales, qué se podía hablar en público, cómo se cantaba la canción nacional, cuáles eran las leyes, cuál la constitución. Dictadura.

Los horrores son el extremo natural de tal estado. Quien se opusiera, ¡qué sufriera las consecuencias! No hay jueces, no hay prensa, no hay policía, no hay donde acudir, donde quejarse, donde denunciar el abuso. Angustia, dolor inmenso, injusticia, rabia.

Purga. ¿Cómo purgar el dolor? Filosóficamente, mi experiencia es que sólo hay un camino, que tiene que ver con ser capaz de trascender el dolor, soltar, sin olvidar, no seguir enganchado y dejar que el presente y sus siempre infinitas posibilidades ocupen los espacios del dolor. La sabiduría nos permitiría lograrlo, quizás meditar, iluminarnos, en fin…

Como sea, hay circunstancias que ayudarían a superarlo o al revés, de no darse, a perpetuar el dolor. Una es el perdón. Primeramente quienes fueron víctimas directas de la represión más sanguinaria, recibir sentida y honesta súplica de quienes les infringieron tanto mal. Junto con ellos, todos los demás que padecieron el maltrato de ser despreciados por el poder dominante, excluidos con arrogancia y sorna de todos los asuntos públicos. Un perdón genuino, no formalista (al estilo del niño obligado que musita calladamente un perdón que ni siquiera logra escucharse), ni estratégico (del tipo “si sirve de algo, quiero pedir perdón”, casi orgulloso, esperando admiración de los demás, más que perdón). No, el perdón que podría servir es ese impulso irresistible que nace del arrepentimiento profundo, quemante, que invocamos sin pedir nada a cambio, casi sin siquiera esperar el perdón del otro, sino que simplemente como una suerte de ofrenda gratuita que hacemos buscando decir “sientas lo que sientas, pienses lo que pienses respecto a lo que te hice, lo entiendo y reconozco tu absoluto derecho a sentirlo o pensarlo, pero quiero que sepas que lo siento mucho, que quisiera volver atrás y cambiar mi conducta, que nada justifica lo que hice”…

En ausencia de lo anterior, seguirá dominando la rabia, la pena, la sensación de injusticia, que finalmente, muy a largo plazo, quedará tapada por el devenir del tiempo, pero que mientras eso llegue a suceder, cada vez que se destape, saldrá con igual fuerza contra quienes nunca honestamente fueron capaces de enfrentarse al silogismo de reconocer, arrepentirse y pedir perdón.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Kast no promete hacer la nación grande de nuevo sino que recuperar el peso de la noche, que no es una promesa de un país próspero o mejor de cara al futuro, sino que siempre fue garantizar el orden a tr ...
+VER MÁS
#Política

Democracia Protegida: comparación del programa de Kast y el de Büchi

Así con el mercado como puntal.  Estamos a punto de irnos al infierno por nuestras acciones y hay quienes, más que cambiar el rumbo, piensan en cómo vender papas fritas. Viveza le llamaran algunos, otr ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

´El mundo se achicharra y nosotros nos enriquecemos`

La situación requiere un nuevo paradigma económico y de desarrollo, reestructurando por completo las viejas categorías, incorporando esta vez la infaltable participación de la naturaleza en todos los pr ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis climática y la caducidad del paradigma capitalista

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

Popular

Kast no promete hacer la nación grande de nuevo sino que recuperar el peso de la noche, que no es una promesa de un país próspero o mejor de cara al futuro, sino que siempre fue garantizar el orden a tr ...
+VER MÁS
#Política

Democracia Protegida: comparación del programa de Kast y el de Büchi

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo