#Política

La ANI y Zun-Tzu

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“A no ser que alguien tenga la sabiduría de un sabio, no puede usar espías, a menos que sea benévolo y virtuoso, no puede emplear espías; a menos que sea sutil y perspicaz, no puede percibir la sustancia de los informes de inteligencia. ¡Es sutil, es sutil ! No hay áreas en las que uno no use espías” (Zun-Tzu)

Es difícil gozar de todas esas virtudes por separado, y menos en conjunto. Al final, siempre se requiere del espía. ¿Habrá algún Estado que haya prescindido de ellos? Me cuesta creerlo. ¿Alguien cree que los sujetos del FBI, esos de las películas, esos que se infiltran a lo Dony Brasco, en la redes de la mafia, no son efectivos?  ¿No será que como sociedad nos queremos convencer de que son innecesarios? Nos gustaría creer que la maldad sólo está en las películas.

El Estado requiere una agencia de inteligencia. Todo Estado la tiene. Pero, claro, hablamos de un Estado democrático.

Creer que los espías no existen, que un ejército en la guerra no enviará una avanzada para, al menos, saber cómo es el terreno y cuántas tropas tiene el enemigo, es no entender la realidad. No saber esa información sería una fatalidad para un estratega y, peor aún, para un  gobernante que tiene a su cargo miles de vida.

Los espías existen, los infiltrados también. El punto está en que en los Estados serios, éstos son orgánicos, es decir, obedecen a un principio que podemos denominar “Razón de Estado”. Ello no garantiza -pero al menos limita- uno de los problemas de su existencia: la necesidad  de obedecer a un gobierno de turno. Dicho sea de paso, fue el gobierno de Sebastián Piñera el que destrozó la Agencia Nacional de Inteligencia, ANI. A su juicio, ya era ineficiente. En su afán de hacer públicos sus “no éxitos” en materia de seguridad y delincuencia, le dio una notoriedad mediática, que en un país serio no va con ningún organismo de inteligencia.

El párrafo con el que comienzo esta columna, es del libro “El Arte de guerra” de Zun-Tzu, escrito hace 2 mil años. Con esto no quiero hacer una apología a los espías, más bien dejar en evidencia que si este clásico se sigue citando una y otra vez, por algo será. Por lo tanto, conviene poner las cosas en cierta perspectiva pragmática, que puede ir de lo más elemental, como por ejemplo saber qué dicen los amigos de uno, lo que se dice del vecino de la casa de más allá, lo que dice un pueblo entero sobre el gobernante.

El punto es despojarnos de las vestiduras dictatoriales. No creer que una agencia actual será como la nefasta CNI o DINA. Esas no fueron agencias de inteligencia, fueron agencias encargadas de liquidar a personas con el propósito de infundir miedo, de reafirmar la existencia de un enemigo interno.

El Estado requiere una agencia de inteligencia. Todo Estado la tiene. Pero, claro, hablamos de un Estado democrático. Las dictaduras las tienen para proteger a perpetuidad su poder en el gobierno; las democracias, los tienen para perpetuar en el tiempo las instituciones consensuadas. En teoría, esa es la gran diferencia. Se requiere una agencia porque existen problemas globales: pedofilia, prostitución, drogas, mafias organizadas, terrorismo, etc. También existen sujetos que son anti-sistema, grupos ecologistas extremos, anarquistas violentos, en fin.

Otra arista del problema pareciera ser que este tema se lleva al terreno de la emoción y no de la razón. Todos los estados tienen sus agencias de inteligencia, con más o menos glamour: la CIA, en Estados Unidos; el MI-5 y MI-6 de Reino Unido;  BND de Alemania; el Mossad de Israel; y la del Vaticano, la mejor de todas, ya que no hay ni siquiera acuerdo en cómo llamarla. Todas deben hacer más de lo que dicen que hacen, y eso es obvio.

Y para terminar con en el bueno de Zun–Tzu: “El conocimiento por adelantado no se puede obtener de los fantasmas y espíritus, inferirse de los fenómenos proyectados por las medidas del cielo, sino que debe ser obtenido de hombres, porque se trata del conocimiento de la verdadera posición del  enemigo”.

Si esto no es pragmatismo, es sentido común.

Foto: periodismodigital

TAGS: Agencia Nacional de Inteligencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

24 de Septiembre

Efectivamente, no se cumplen los requisitos que citas de Zun Tzu. Pero no se cumple ningún requisito. Chile no cuenta con un Estado democrático (al menos en relación a los progresos del mundo ocidental y sus instituciones internacionales). La permanencia de una Ley “Antiterrorista” de origen Antidemocrático y con propósito de privar de garantías democráticas y derechos elementales, no ayuda en nada. El intento de gobierno y Alianza de “perfeccionarla” es otra orientación contraria al inetrés democrático. En Chile, las leyes y privilegios dictatoriales se “perfeccionan” y se “regulan”, pero no son eliminados por el sistema al estilo bipartidismo que le recetó el Departamento de Estado Norteamericano a Pinochet, y que persiste también.
Las agencias de inteligencia en Chile existen: la del Ejército, los departamentos de PDI y Carabineros (SIP y otros), la del gobierno y quién sabe cuáles más. Todas ellas van más allá de sus atribuciones y actualmente violan garantías constitucionales (incluso de esta Constitución desde ya antidemocrática). Pero el proyecto de gobierno empeora las cosas, valida esas violaciones. Las características y criterios de las nuevas reformas al sistema de seguridad y de sus aparatos de inteligencia (ahora pensados para operaciones secretas), se orientan a la pérdida de garantías y a una intervención directa de los intereses políticos partidarios en el control de la sociedad. Nadie estará libre de las manipulaciones interesadas del poder. Entonces, no sólo no hay una real democracia en Chile. Además, se perfecciona la dictadura.

Demetrio

24 de Septiembre

Pragmatismo puro, pero las secuelas de la dictadura hoy, increiblemente nos cuesta creer su necesidad, pero comparto vuestro comentario.

28 de Septiembre

Zun–Tzu, es un reconocido autor que hasta hoy en la actualidad, como usted describe, recibe los respetos por su sabidurìa internalizada en sus escritos.
Lamentablemente, nuestra sociedad chilena solo se retroalimenta de conocimiento a travès de los matutinos, periodicos de farándula y comentarios de una gran cantidad de personajes que debaten en foros de opinion, desde donde no pueden mover un pelo con sus sandeces de conocimientos superfluos.
En los estudios superiores de economìa y mercado, aparece la temàtica descrita por Zun–Tzu y el uso de la inteligencia como herramienta de juicio y toma de decisiones. En la carrera de Cientista Político, que raro, son múltiples las herramientas descritas en el uso de la informaciòn como el citado anteriormente.
En cada una de las salas de clases, el profesor jefe debe liderar con gran cantidad de alumnos a su cargo, para obtener verdaderos juicios de valor para su evaluaciòn conceptual de personalidad y comportamiento, debe obtener informaciòn ademàs de la propia observaciòn.
los polìticos, antes de elecciones, deben conocer fortalezas y debilidades de su persona, contendores y opinión pública, ¿como la obtienen?
Solo resta recordar que Zun–Tzu predice privilegiar a personas preparadas en inteligencia, medios, valores y virtudes sobre el estandard habitual, genios que no puedan ser alcanzado por sus pares, muy educados y preparados, a su vez, deben ser bien compensados y protegidos para mantenerlos de lado propio, de lo contrario, el espía se retira, o pasa a depender de alguien que si valora el conocimiento y la preparación superior.
Lamentablemente, se quiere progresar, potenciar y emprender en esta materia inyectando pocos fondos, medios y capacitación adecuada a quienes ejercen esta labor.

28 de Septiembre

Si, desde luego su punto de vista, en las escuelas de negocia se hace leer el Arte de la guerra, en china desde muy pequeños a los estudiantes, Yo tarto de incorporarlo cada vez que puedo y debo. Sobre las formas en las cuales se informa el chileno medio, usted tiene toda la razón, es una triste verdad.
Pero las noticias las ponen los dueños de medios de comunicación, ellos deciden que será noticia, así nuestra democracia será siempre débil.

Ver todos
Ocultar