#Política

(In)viabilidad del cambio: ¿Mayoría parlamentaria o movimiento social?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La fuerza del cambio es irreversible y puede convertirse en un tsunami para la derecha inmovilista, (como también para Michelle Bachelet si no cumple lo prometido).

Ya es irrebatible que en los últimos cuatro años, a una velocidad de vértigo, Chile cambió; y que el protagonista de este cambio es el poderoso movimiento social liderado por los “hijos de la democracia”; una generación sin miedos y anti pragmática: no sufrieron la represión de la dictadura y están formados por el discurso político concertacionista: “Crecimiento económico con equidad”. Ha habido crecimiento, pero no equidad; y es esa la demanda de esta generación.

La dictadura fue, como muy bien lo definió Patricio Alwin, “derrotada y no derrocada” dentro de la institucionalidad de la dictadura. Esto implicó la postergación de los cambios estructurales, debido, en gran medida, a los llamados “enclaves autoritarios”: la Constitución de 1980, aprobada en plena dictadura, y el sistema binominal, las piezas clave para perpetuar el statu quo pinochetistas en el Parlamento.

Clausurada y secuestrada la democratización plena de Chile, la inmovilidad política se hace endémica produciendo el descrédito de las instituciones del Estado, y arrasando con la credibilidad y prestigio social de los políticos (un fenómeno mundial en occidental, pero en Chile en estado crónico).

En este escenario político se organiza un movimiento social fuera del establishment y de los partidos políticos que clama por un cambio de ciclo político a través de reformas estructurales. La institucionalidad pinochetista se muestra incapaz de resistir y canalizar las demandas del movimiento ciudadano que logra cambiar la agenda política de arriba a abajo e instala la exigencia de un cambio estructural.

La elección presidencial ha puesto en estado de espera alerta al movimiento social. La propuesta de la ex Presidenta Michelle Bachelet  recoge las demandas de la ciudadanía: nueva Constitución, reforma tributaria y educacional de gran calado, entre otros compromisos. Pero ¿Es viable este cambio de ciclo político bajo una institucionalidad que no lo permite? Esta pregunta tiene sólo dos respuestas.

La primera, es lograr mayoría bacheletista en el Parlamento. Una empresa difícil, casi imposible por el sistema binominal de elecciones, e implicaría una debacle electoral en la derecha. Esta posibilidad -con la derecha sin margen de maniobra- sería la menos traumática ya que el cambio se haría dentro de la institucionalidad pinochetistas con paz social.

La segunda respuesta  (mucho más real) es que Michelle Bachelet no logre mayoría en el Parlamento. En ese caso, el movimiento social debería dirigir la presión democrática de la calle directamente a los parlamentarios de derecha: La fuerza del cambio es irreversible y puede convertirse en un tsunami para la derecha inmovilista, (como también para Michelle Bachelet si no cumple lo prometido).

Sin duda, el movimiento social debería apoyar esta propuesta de cambio estructural, que es, en realidad, una segunda transición a la democracia y le pone punto final; no hacerlo sería darse un tiro a los pies del propio movimiento social.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo