#Política

Incertidumbre e insatisfacción, signos de una sociedad compleja

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La sociedad chilena vive una profunda crisis de confianza. Se desconfía de las instituciones, partidos, iglesias, tribunales pero también de quienes te rodean. A la vez se ha desarticulado la antigua participación social y la solidaridad se torna episódica.

Los factores que explican este comportamiento social son múltiples y tiene razones de carácter estructural que dicen relación con el modelo económico que por decenios ha dominado la economía chilena, por factores profundas de desigualdades, separación física, segregación, a la cual se condujo a una parte relevante de la población especialmente en las grandes ciudades. Tiene que ver, también, con el hecho de que Chile, aún en el contexto de grandes contradicciones, vive, más que otras sociedades latinoamericanas, los efectos de fenómenos típicos de la sociedad posmoderna, la sociedad líquida, como la llama el sociólogo Zsygmunt Bauman.


Vivimos, y Chile es también una expresión de ello, en una sociedad líquida, fluida, en constante cambio. Ello crea insatisfacción e incertidumbre que son dos características que cruzan la vida de nuestras sociedades.

El modelo neoliberal impuesto radicalmente durante los años de la dictadura ha generado varios Chile y la configuración urbana ha obedecido a estos patrones. La concentración de la riqueza y la mala distribución de ella, una de las peores del mundo occidental, ha producido una profunda incomunicación entre los diversos estratos de la sociedad.

Los pobres han sido condenados a vivir en barrios periféricos sin servicios adecuados para garantizar una vida digna. Alejados de sus fuentes ocupacionales deben ocupar varias horas del día a trasladarse provocando estrés psicológico, cansancio y falta de tiempo para dedicarse a la familia y a las actividades recreativas y de vínculos sociales.

Los sectores de mayores ingresos tienden a alejarse del resto de la sociedad, construyendo barrios, colegios, clínicas exclusivas donde solo viven y participan quienes disponen de altos ingresos y también en ellos la interacción social es débil.

La sociedad chilena se ha ghetizado y se ha impuesto una lógica mercantilista que ha debilitado al máximo las antiguas comunidades, el sentido de pertenencia colectivo, la colaboración, la solidaridad y se ha impuesto un individualismo caracterizado por una feroz competencia y por el deseo de poseer bienes a los cuales se accede de manera más generalizada pero desigual.

Los antiguos espacios públicos de encuentro han desaparecido y han sido reemplazados por los nuevos templos del consumo donde se ofrece realizarse individualmente de acuerdo a la capacidad de cada cual para acceder al mercado, muchos a través del endeudamiento que es algo consustancial al funcionamiento del modelo económico. Las relaciones sociales se monetarizan y las capas sociales aspiracionales buscan construir movilidad renunciando a la acción colectiva y buscando sus propios espacios.

La política y sus actores se han debilitado y no ocupa el lugar de construcción de sociabilidad del pasado. Empobrecida idealmente no construye identidad fuerte y la desafección de la ciudadanía se expresa en una alta abstención electoral que debilita a las instituciones de representación que son la base de la democracia. El surgimiento de una nueva forma de comunicar, a través del espacio digital, crea sociedades y agrupaciones virtuales, efímeras, que acelera el tiempo y el espacio de la vida cotidiana de las personas.

Estas se comunican por las redes sociales, construyen vínculos lejanos, impersonales, que aíslan aún más del entorno en que se vive. Profundiza la soledad de muchos, aún cuando empodera voces que hasta ayer no tenían expresión alguna.

La ciudadanía, a través de las redes, puede hoy recibir y transmitir, instalar agendas, temas, puede autoconvocarse en causas parciales ya sin la presencia de los partidos políticos que han perdido la capacidad de convocatoria social.

Los partidos y las instituciones viven en un mundo análogo frente a la expansión de la tecnología digital y a la exigencia de que los problemas sean abordados y resueltos aquí y ahora, a una velocidad que la política, que requiere de tiempos distintos, no está en condiciones de responder. Ello profundiza el descontento y hasta la indignación de una sociedad más exigente, en un mundo global que amplía las oportunidades y donde la sociedad de la abundancia de bienes y productos los coloca como el objetivo del deseo, del placer de poseerlos.

Crecen las demandas inmateriales, que conectadas globalmente cambian velozmente la subjetividad de las personas y profundizan la idea de nuevas libertades como sinónimo de autonomía de las personas para resolver sobre asuntos de sus propias vidas, con sus propias creencias y percepciones y donde el control ideológico o espiritual que ejercían diversas instituciones, que ya no están en condiciones de dar sentido a las cosas, resulta sobrepasado por la información digital planetaria.

Vivimos, y Chile es también una expresión de ello, en una sociedad líquida, fluida, en constante cambio. Ello crea insatisfacción e incertidumbre que son dos características que cruzan la vida de nuestras sociedades.

Nada parece definitivo, ni siquiera el amor, los valores en los cuales se apoyaba la sociedad tradicional carecen de anclajes y no son reemplazados aún por nuevos y es normal que esta época de mutación cultural, económica, social, en  muchos crezca la desesperanza, por fenómenos que aparecen incontrolables, y con ello la soledad, el recluirse en si mismo o en el núcleo más cercano en busca de conforto, todo lo cual es también un signo de nuestros tiempos.

Crecen los discursos que apuntan al miedo y hasta poderosos liderazgos políticos en todo el mundo son construidos más en el temor que en la esperanza. El miedo hacia el otro, al desconocido, a la mezcla cultural y de los espacios, en un mundo que barre con las fronteras y donde las migraciones se tornan bíblicas.

Es decir, hay razones estructurales, de contexto, para la incomunicación y la ausencia de interactividad social.

Reconstruir la confianza es la clave para que las personas vuelvan, en las nuevas condiciones, a compartir, a conversar, a realizar una interactividad social donde el medio no sea el utilitarismo sino la solidaridad. Se requiere que el Estado vuelva a jugar un rol integrador, de protección frente a los abusos, que la política se torne transparente, que todos entendamos que vivimos ya en una casa de vidrio, que la educación de mejor calidad para todos sea el gran vehículo de la construcción de las oportunidades, que la democracia se abra más allá de la representación a formas más horizontales de participación que escuche a una sociedad integrada en un mundo con expresión propia. La revolución digital de las comunicaciones puede ser un gran mecanismo para recrear vínculos y expresiones, para aunar esfuerzos, para ejercer control y asegurar voz a los que no las han tenido.

Vivir en la complejidad, donde lo lineal ya no sirve como canon interpretativo, sugiere desafíos enormes para reconstruir sociedad y para repolitizar, en un sentido noble, la vida de las personas.

A ello debemos abocarnos si queremos un país que resocialice en términos colectivos, con una mirada comunitaria, con vínculos abiertos con las demás personas.

Una sociedad que no se hunda en el individualismo, en el consumismo auto referencial, en la estigmatización de los otros.

Una sociedad donde lo que prevalezcan sean los valores humanitarios, la defensa medioambiental de un planeta en riesgo y donde la creciente inteligencia artificial no reemplace a los seres humanos, sino sirva para que estos crezcan en tiempo y en cultura.

TAGS: #Incertidumbre #ModeloNeoliberal #SociedadContemporánea #SociedadLíquida

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
ciudadano_preocupado

21 de marzo

Antonio
Buenas Tardes

La columna es una fotografia de la sociedad que tenemos actualmente…individualista , consumista , mercantilista , auto referente. Le agregaria
ademas la des-humanizacion , Ej vemos una embarazada en micro/metro y la gente no le da el asiento …asi como este ejemplo hay muchos mas.

Creo que cada punto que tocas le podríamos hacer un doble click.

Hoy por hoy lo vemos en las votaciones , citando la clásica frase : ” por quien vote tengo que trabajar igual ” , ” todos roban” y así un largo etc. y es aquí donde falta educación cívica , saber como funciona el país. Difícil que suceda si la derecha cada vez saca mas asignaturas que transformen al ciudadano , en un ciudadano informado.
Estas famosas detenciones ciudadanas , que de ciudadanas no tienen nada ya que al detener al supuesto ladrón , lo masacran…incluso han habido muertes. Acá la justicia esta al debe. Los partidos políticos no están a la altura de lo que necesitamos…transparencia , rapidez.
Estamos inmersos en la inmediatez de las cosas . Todo debe ser rápido. Vemos como los empresarios se coluden a diestra y siniestra. Las personas se sienten indefensas , imagínate que aun no devuelven las famosas 7 lucas del confort. Tenemos carteles de mafia económica. Cesta creer pero así esta la cosa actualmente.
Saludos

21 de marzo

Si fuera “todo lo contrario”, debiera decirse que, producto de mantener y no mejorar el modelo económico, y sobre todo el financiero, debido a las decisiones del duopolio derecha e izquierda, con una traición sin nombre ni precedente al pueblo y al sentido de humanidad, es que, lo que se llama democracia se ha fortalecido, y no debilitado como indica el autor.

Democracia hoy es “voces en el Parlamento” y hoy más que nunca se han diversificado, haciendo al circo más pintoresco y democrático, debido a la usura que tiene a 4 millones sobre endeudados.

¿Y qué hicieron nuestros políticos?

Más que eso, ¿ante qué lo hicieron?

Hicieron lo que no hicieron ante una virgen de unos 25 años que nació como una sociedad con acceso a internet e información como jamás había sucedido y aparecieron las r. sociales y el pueblo abrió los ojos y se preguntaba ¿cómo son tan cara duras y al mismo tiempo canallas que quieren seguir haciéndolo?

En el intentando se le corrió el velo a la prostituta política y a su discurso pro, “heavy”, humanitario, social, político y económico, y el pueblo se dió cuenta que todos sus discursos hermosos de análisis y ambientalismo carecen de total sentido si no explican cómo se hace eso.

Creo que deben ser hijos de un sistema que educa con mala calidad. Digo, ¿en qué lugar de la educación te enseñan a ser un canalla o un traidor?

Porque la red social de inteligencia y organización civil aún es joven, le quitan los dulces como si fueran niños…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera
+VER MÁS
#Política

No es tiempo de candidaturas presidenciales

 La sencilla idea es que se consideren como primera opción, alternativas tan serias como las otras que se han impuesto en siglos de colonización mental.  Es incorporar esta reflexión como una variable ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Saber y acción local sustentable: Ni pintoresco ni folclórico

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

El sujeto marginal que desconoce o que derechamente no cree en los Derechos Humanos, tampoco tiene ánimos de respetar ni garantizar los ajenos. La vida y la muerte son para él, cuestiones relativas, discu ...
+VER MÁS
#Sociedad

Crimen, castigo y viralización impulsan la catarsis colectiva del pueblo chileno