#Política

¿Hacia la recuperación de la dignidad nacional?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El modelo con que se inicia la transición democrática en Chile, resulta claramente insuficiente para una democracia profunda y madura. El reclamo de la ciudadanía, movido por la legitimidad de la soberanía popular, que es la base de sustentación de toda democracia, de alguna manera nos plantea la necesidad de recuperación de la dignidad de la ciudadanía.

Las expectativas que generan las próximas elecciones presidenciales, tienen mucho que ver con los déficits graves de nuestra democracia y con la preocupación equivocada de sectores de derecha sobre los desafíos a la gobernabilidad. Temen, desde la derecha que el país se vuelva a agitar y a poner en “riesgo” la gobernabilidad actual. Falsa percepción a mi modo de ver.

En Chile, aunque nos cueste reconocerlo, predomina una gobernabilidad sistémica que tiene que ver con el funcionamiento de las instituciones, pero no con las reformas democráticas que el país reclama. Dicho de otra manera, Chile tiene un bajo perfil de gobernabilidad democrática, dado que no contamos con las capacidades y la institucionalidad jurídico-política para abordar el reto que mueven las demandas ciudadanas: la gobernabilidad democrática. Nos referimos a la incapacidad de los gobiernos y a la institucionalidad vigente para satisfacer las demandas ciudadanas que hoy reclaman una profundización y perfeccionamiento de nuestra democracia, paralizada por una constitución de bajo perfil democrático, en el sentido más profundo del concepto. Por lo tanto, lo que conmueve o podría conmover al país, con mayor o menor intensidad, es claramente la creación de otros mecanismos de participación, que, en el fondo, debieran significar una recuperación real de la soberanía popular.

Lo anterior, lo podemos ejemplarizar con los déficits institucionales y de participación, que sin duda tienen nuestra política y nuestra democracia. Crisis, por lo tanto, de liderazgo político, de partidos y de instituciones, que permitan el dinamismo renovador de la democracia, la cual exige nuevas formas de concebir la actividad de los partidos políticos y la democratización real de muchas estructuras que en muchos momentos entrampan el desarrollo democrático.

El modelo con que se inicia la transición democrática en Chile, resulta claramente insuficiente para una democracia profunda y madura. El reclamo de la ciudadanía, movido por la legitimidad de la soberanía popular, que es la base de sustentación de toda democracia, de alguna manera nos plantea la necesidad de recuperación de la dignidad de la ciudadanía, que tiene que ver, con una participación real y no con el anquilosamiento de una estructura política social y económica, que a la hora de la verdad está resultando profundamente antidemocrática, ya que no hay posibilidades de satisfacer las demandas ciudadanas, mientras no se transformen y perfecciones las instituciones. Esto, para que ellas permitan, que los actores políticos, los ciudadanos y los gobiernos puedan iniciar procesos de transformación que deben ir en la modificación permanente de las instituciones, que ahora atrapan la autodeterminación de la sociedad y de las personas.

Nuestra democracia, no tiene los mecanismos institucionales, que nos permitan en profundidad resolver las necesidades propias del interés social, con los intereses individuales. Predominan fundamentalmente los intereses de los grupos económicos y del mercado, por sobre los derechos sociales y por sobre los valores éticos y políticos que fundamentan, el espíritu de una real democracia.

La dignidad que está reclamando la gente en estas elecciones, tiene que ver fundamentalmente con los derechos inalienables, que se tienen por el solo hecho de ser ciudadano y de ser persona. Se trata de recuperar la dimensión de un país solidario, que necesita una Estado Solidario, es decir, que le permita a los ciudadanos de nuestro país vivir con un nuevo sistema de derechos y también con nuevas percepciones en cuanto a los deberes. Una sociedad con vigencia total de los derechos humanos.

El país se está moviendo en la dirección correcta, cuando plantea la necesidad de un Estado Solidario. Como alguna vez se movió por la dignidad del sector campesino y por la recuperación de riquezas básicas, que no tienen justificaciones éticas, morales, políticas, ni económicas, para que sean controladas por un capital foráneo o nacional, en un sistema que no pone los recursos al servicio de todos. No estamos, planteando viejos modelos estatizantes, sino concepciones de humanidad lógica, que no conciben que un recurso tal elemental y básico, como el agua, este supeditado, en su propiedad y manejo, al interés de los privados, más que a la evidente necesidad de la comunidad nacional y de las personas.

Difícil tarea, que implica, no solo avanzar en un modelo de mejor democratización sino de mayor dignidad, creo que por eso votará la gente. Creo que ese será el reclamo al día siguiente para los vencedores que quieren representar estas perspectivas. La gran responsabilidad democrática depende solo de más democracia y voluntad política.

——–

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
¿Hacia la recuperación de la dignidad nacional?

15 de noviembre

[…] fuente lpacheco, ¿Hacia la recuperación de la dignidad nacional? […]

jose-luis-silva

18 de noviembre

Eso se llama demagogia.

El verdadero estado solidario es el que asegura la pega, el que ayuda a generar creciemiento para que tener cada vez mas recursos para cubrir necesidades sociales. El verdadero estado solidario es el que logra suficiente riqueza, y no necesita crear desempleo ni subir los precios para cumplir grandes promesas sociales.

Saludos

19 de noviembre

Don Luis
Hablando de dignidad
Ya está bueno, su columna me transporta a un tema similar, donde más se aprecia la fuerza y otras cosas innombrables y no la razón
Chile con todos sus recursos naturas, ¡QUE SON DE TODOS! , califican como bien común de los pueblos y las naciones.
Hace un tiempo, cuando la noticia mató a la noticia y no salió toda la verdad de la noticia, escuche a dos personero de Gobierno refiriéndose al Litio, el Boliviano afirmó ¡No se licitará ni una molécula de este mineral, haremos convenios con Corea de sur, ellos nos suministraran la tecnología!
Al día siguiente nuestro Ministro de Minería sentenció ¡Lo vamos a licitar!, quedé anonadado.
Me pregunto:
¿Puede un ser humano o institución disponer de alguna leguleyada y con cualquier figura comercial disponer la venta, licitación, arrendamiento, etc. de estos recursos naturales ya sea en el mercado nacional o internacional?
¿La Constitución Política DEMOCRATICA de Chile, prohíbe este tipo de comercialización, en especial el Litio como recurso estratégico, porque está ligado a la energía, entre otras cosas?
¿Si de prohibirlo expresamente la Constitución DEMOCRÁTICA, se entendería que nuestro país podría estar fuera de la Ley?
¿Si así fuere existe la posibilidad de deshacer el entuerto?
Finalmente, Cuando una entidad invierte grandes sumas de dinero adquiriendo algo que no se puede comercializar, estará actuando dentro de un círculo corrupto?
“Se podrá advertir públicamente y a todos los actores Chileno y Extranjeros, que cualquier maniobra que atente contra el pueblo atropellando nuestra Constitución democrática con sus “agregados o parches convenientes” serán revertidas en el futuro.
¿Se podría Agregar una pena ejemplarizadora como Alta traición a la patria a todo aquel que se encuentre involucrado en este tipo de soberbia irregularidad?
Un abrazo

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia