#Política

¿Good bye Ejército de Chile?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Editorializando el domingo pasado, La Tercera elogiaba la prontitud con que había reaccionando el Ejército ante el fallo del caso Prats condenando a los hechores.

Curiosa apreciación del editorialista de lo que es “pronto”: ni más ni menos que 36 años hubieron de transcurrir para que nuestro ejército, por boca de su máxima autoridad, emitiera un juicio de reproche en contra de los autores materiales de tan horroroso crimen.
 
Pero el problema central no es ese, sino, el involucramiento institucional del Ejército en dicho acto terrorista, y en otros que nos llevan a plantearnos un problema más de fondo:
 
¿Puede este Ejército seguir existiendo como institución después de haberse deslizado por una pendiente de crímenes y descomposición nunca visto en nuestra historia?
 
¿No habrá llegado la hora de que dicha institución armada pase –usando un lenguaje castrense- a retiro?
 
¿Puede una institución armada, con su historia de luces y sombras, caducar? ¿Y si así fuere, que se debe hacer con ella?
 
Se dice, y con razón, que en el actual estado de desarrollo de la humanidad, las fuerzas armadas son esenciales para el Estado, al punto que sin éstas, éste no puede subsistir. Hay que reconocer, sin embargo, que hay quienes sostienen que el mundo estaría mejor si no existieran fuerzas armadas.
 
Como sea que fuere, lo cierto es que no estoy planteando, que no existan fuerzas armadas.
 
Mi punto dice relación con el actual Ejército de Chile; ese que fundó la Patria y que a lo largo de 200 años de historia fue un actor relevante en el desarrollo y consolidación de la misma.
 
No es que quiera ser mal agradecido y desconocer lo que esta institución significó en la historia de Chile.
 
Lo que sostengo es que en su evolución, este ejército ha vivido un proceso de deterioro creciente que, en los últimos 40 años, lo ha desnaturalizado a tal punto que hoy es irreconocible e imposible su reconstrucción.
 
Desde el año 1970 en adelante, dos de sus comandantes en jefe fueron asesinados con participación de sus camaradas. Otro terminó enfrentando a la justicia acusado de miles de crímenes de lesa humanidad y de enriquecimiento ilícito. Cientos de sus hombres se encuentran condenados por crímenes horrorosos. Los comandantes que siguieron una vez recobrada la democracia, buscaron ignorar o minimizar las responsabilidades institucionales que evidentemente emanaban de tanto crimen y corrupción y su institución fue muy reticente al momento de colaborar con la justicia.
 
Se suma a lo anterior, una cuestión también fundamental: el quiebre de las relaciones entre este Ejército y una parte importante del pueblo chileno, para quienes esta institución es una amenaza vigente.
 
No escapa tampoco al ojo de cualquier observador desapasionado la circunstancia de existir una suerte de alianza tácita entre este Ejército y los sectores más conservadores de nuestra sociedad, cuyos intereses aparecen como convergentes.
 
Finalmente, aún es posible constatar que dicha institución castrense se mira y se siente un compartimento estanco de la sociedad chilena, y no parte de la misma.
 
Concluida la Segunda Guerra Mundial, el ejército alemán fue disuelto pues su sobrevivencia se hizo inviable después de conocido su compromiso con el nazismo y sus crímenes. Fue necesario fundar un nuevo ejército, con nuevos paradigmas, estandartes y doctrina, compatibles con un Estado democrático de derecho.
 
¿Acaso no sucede lo mismo con este ejército chileno?
 
La sentencia del caso Prats y la reacción institucional ante la misma tiene la virtud de mostrarnos precisamente su agotamiento.
 
¿Tendremos el coraje, como sociedad chilena, de adoptar las medidas correspondientes?
 
————————————-
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos generar facilidades para que jóvenes extranjeros vengan a estudiar a Chile, sobre todo a aquellas carreras que tienen poca matrícula nacional, pero que significan un capital humano fundamental par ...
+VER MÁS
#Uncategorized

Por un nuevo trato hacia los inmigrantes

Es necesario definir un proceso de tecnología conveniente para un crecimiento más equilibrado, es decir, que supere aquella idea productivista neoliberal que no considera los indicadores políticos, socia ...
+VER MÁS
#Política

La democracia y el ´realismo` del duopolio.

Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.
+VER MÁS
#Medios

La industria de los medios tiene salvación

Los requerimientos laborales para este Siglo 21 deben estar en coherencia con un mundo globalmente conectado
+VER MÁS
#Educación

Educación ¿Virtualizando nuestros sueños?

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria