#Política

Golborne: el político de la felicidad

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si alguien oficia de renovador de la política, lo mínimo, es honestidad sobre sus intenciones y claridad sobre sus ideas. Sobre todo si aspira, ni más ni menos, a la presidencia de la república.
Lo anterior se hace más imperioso cuando el país se encuentra en un período de los más álgidos socialmente de los últimos años, con las instituciones devaluadas y la credibilidad del gobierno (del cual él es parte) altamente socavada. Más que el momento para responder con frases de manual aristotélico ramplón (Aristóteles indicaba que todo agente racional busca como fin último su propia felicidad) se necesita de quienes, legítimamente, quieren dirigir los destinos de la nación que indiquen cuáles son aquellos grandes lineamientos que articularían su propuesta.

Laurence Golborne, entrevistado el domingo en el programa Tolerancia Cero, al ser interrogado por su visión de país y prioridades, indicó que éstas eran: “que la gente sea feliz”. Basta acordarse de Voltaire, quien indicó que “buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una” o del también escritor francés Houellebecq, quien señala que “no hay que temerle a la felicidad: pues no existe”, para notar el problema en el que se encuentra el ministro-candidato.

Si alguien oficia de renovador de la política, lo mínimo es honestidad sobre sus intenciones y claridad sobre sus ideas. Sobre todo si aspira, ni más ni menos, a la Presidencia de la República.

Lo anterior se hace más imperioso cuando el país se encuentra en un período de los más álgidos socialmente de los últimos años, con las instituciones devaluadas y la credibilidad del gobierno (del cual él es parte) altamente socavada. Más que el momento para responder con frases de manual aristotélico ramplón (Aristóteles indicaba que todo agente racional busca como fin último su propia felicidad) se necesita de quienes legítimamente quieren dirigir los destinos de la nación, que indiquen cuáles son aquellos grandes lineamientos que articularían su propuesta.

Sumado a que la situación actual de nuestro país no se podrá disociar de la discusión internacional general sobre hasta dónde el sistema de democracia representativa, altamente minimalista en la participación, que Occidente consolidó y difundió desde fines de la Segunda Guerra Mundial y que fue de gran utilidad en la Guerra Fría, podría estar mostrando signos generales de agotamiento.

Esto último se notaría en al menos dos aspectos: primero, aumento de la desigualdad de modo creciente al ser el capital y no la industria el principal factor de enriquecimiento; segundo, colapso paulatino de las formas de gobernanza del liberalismo, a la Hayek, para responder a la creciente demanda de la ciudadanía por participación.

Eso requiere discutir hasta dónde la acumulación de poder en unos pocos puede terminar transformando a los ciudadanos en verdaderos súbditos contemporáneos, empoderamiento de asociaciones que pueden vigilar a las grandes corporaciones, descentralización, un Estado activo que controle la influencia de los grandes grupos económicos,  mayor inclusión de distintas minorías, etc. Esos debates son hoy por hoy globales. Chile no se va poder substraer de modo simple de esos desafíos que implican una visión no cosista de la política ni de checklist de metas puntuales.

Tampoco se sortean con “pura buena onda, happy, happy”, que implica suponer que la manipulación, generada por un marketing alimentado por recursos provenientes de la simpatía de los grupos económicos, haga olvidar a la población los problemas político-sociales reales. Se necesita una visión general de las reformas estructurales para una realidad cada vez más compleja.

Al final las sociedades, aunque algunos sueñen con hacerlas parecidas, no son un mall. Requieren líderes con proyectos, no filosofía simplona.

Toda la razón Montaigne: “Nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis”.

—–

Fuente Foto: Suplemento “El Semanal”, La Tercera, vía La Voz de Maipú.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Marta Barba

17 de Mayo

Arrogante el articulo. No votare x Golborne por muchas otras razones, pero esa respuesta sobre la felicidad es eso: una respuesta espontanea y simple q destila lo q asumo le gustaria ver y no puede explicar en dos frases, en un programa de tele, donde no va como candidato en campaña.
Y que pasa si saliera elegido con esa frase como hilo conductor de su campaña? Convierte a la mayoria en simplones y estupidos? Maybe…

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

Institucionalizar el llamado “capitalismo con rostro humano”, el del estado social y solidario que, con un mínimo del 35% del Producto Interior Bruto, puede financiar la garantía en derechos sociales ...
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Boric: ¿echarle agua al mar?

Al final converso con un Nosferatus, me dice que necesitan sentirse parte de algo. “En Chile, la gente está desilusionada de todo. Este es un fin de mundo. El negro refleja algo”; pero tú no eres un v ...
+VER MÁS
#Cultura

Recuerdos de un patiperro: primera impresión en medio de vampiros

Guantánamo es una mancha imborrable en el historial de Estados Unidos, un capítulo que debe cerrar ya y no repetir nunca más.
+VER MÁS
#Internacional

Después de 20 años, Biden debe cerrar Guantánamo de una vez por todas

Popular

China, está construyendo el mayor proyecto de control social y de vigilancia digital, gracias a modernos sistemas de reconocimiento facial, análisis de huellas digitales y perfiles de comportamiento en la ...
+VER MÁS
#Internacional

China, la potencia que actúa en total impunidad

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Que las sirenas que quieren atraer a nuestro Presidente electo al mar turbulento con sus canciones mágicas “expertas, ponderadas y juiciosas” no sean escuchadas y permitan a Gabriel Boric hacer los cam ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ulises y los cantos de sirenas