#Política

Gobierno de la Coalición: Para justificar lo injustificable

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Que el actual gobierno no haya podido solucionar varias de las demandas sociales, y tampoco haya tenido la capacidad para enfrentar los conflictos surgidos en el último tiempo, no es novedad alguna. Cualquier compatriota, incluso el más desinformado, podría darnos una interesante y extensa conferencia al respecto. A continuación, y arriesgando ganarme más de un par de detractores, me propongo lo contrario, quizá lo incorrecto: justificar la (in)acción de la administración Piñera. 

Hay que ser justos y objetivos. No se puede pretender que el gobierno solucione los problemas sociales como lo haría un estadista criado al alero de los paradigmas del Estado interventor, por una poderosa y, si se quiere, sencilla razón: sus principios orientadores desprecian la política como un medio para alcanzar determinados fines, cualesquiera que estos sean.  Por el contrario, las ideas que lo inspiran se asemejan más a cómo debe administrarse una empresa. 

En efecto, desde el nombramiento del gabinete y su clara composición proveniente de “el mundo de los negocios”, la “nueva forma de gobernar” ha seguido un marcado énfasis empresarial. Parafraseando a Hayek –ideólogo del neoliberalismo-, el gobierno debe ocuparse de ejecutar las regulaciones para mantener el crecimiento libre de la sociedad, y debe estar desprovisto de otras funciones que intenten controlar o llevar hacia algún fin determinado este crecimiento espontáneo. Ergo, cuestiones como la educación en manos del Estado o el fin al lucro, son temas que no se debiesen incluir en la agenda del actual gobierno, dado que se estaría apuntando a un fin determinado, a una regulación que niega los principios del orden espontáneo o catalaxia –en términos de Hayek-. Ni hablar entonces de reforma fiscal o renacionalización del cobre. 

A pesar de esta no interferencia en la vida pública, no debe olvidarse que para los seguidores de estas ideas, el Estado sí debe garantizar la protección de la propiedad privada y dirimir los conflictos que surjan en la sociedad para mantener una normalidad jurídica e institucional que permita a los individuos desenvolverse y competir. En este sentido, recordemos que uno de los ejes centrales del gobierno consiste precisamente en mejorar la seguridad pública, disminuir la delincuencia, entre otras cosas alusivas a  antisociales y violentistas. 

Hasta aquí, se justifica plenamente la actuación de la actual administración en términos de seguir los principios orientadores de su (no) política. Sin embargo, a la luz de los hechos, ni siquiera ha sido capaz de llevarlos a cabo o, al menos, no existe certeza de que pueda realizarlos. Primero, ha sido forzado a discutir con fuerzas sociales cuestiones que le son evidentemente incómodas y que no son parte de su agenda. Segundo, en términos de seguridad pública no ha producido resultados óptimos que le permitan “desviar la atención” de la opinión pública y concentrarse en sus buenos resultados en esta materia. Teóricamente, la (in)acción del gobierno es justificable. En la práctica, la incapacidad de llevar a cabo sus propios lineamientos, harían que esta administración no apruebe ni siquiera ante jueces de su propio sector –tal como está ocurriendo-.

En definitiva, cabe preguntarse si una vez dirimidos los conflictos que acaecen, primará una sociedad que apunte a determinados fines, por ejemplo, de mayor equidad y justicia social, o bien, seguiremos bajo la incertidumbre del orden espontáneo, con las funciones básicas de un Estado preocupado por el orden. Considerando el desempeño del gobierno, elija usted qué le parece mejor.

* Gonzalo Álvarez es Cientista Político y Magíster en Ciencia política. Se desempeña como Académico en la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Universidad de Santiago de Chile y en el Programa de Bachillerato de la Universidad Diego Portales. Miembro de la Directiva de la Asociación Chilena de Ciencia Política.

——–

Foto: Gobierno de Chile / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

No pocos estiman que Trump está debilitando la democracia, que admira a Putin, y recelan de su forma de encarar tanto la política nacional como internacional, pasando por alto protocolos e institucionalid ...
+VER MÁS
#Internacional

Las guerras de Trump

La Ley sobre delitos informáticos data del año 1.993 y solo cuenta con cuatro artículos. Los delitos que tipifica distan por mucho de los que se dan en el día a día
+VER MÁS
#Tecnología

Ciberseguridad: El tema de moda

Las banderas feministas se toma una lucha que comenzó entre los colectivos del espectro LGBTIQ+ de las universidades y lejos de pelear (como muchos y muchas lo hacen) por quien izó primero la bandera, hay ...
+VER MÁS
#Género

Por una sociedad diversa

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia