#Política

Gobernación de Aysén: Entre la guerra y la Paz

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Como parte de una avalancha desprendida desde la cima del cerro Marchant, se abalanzaron sobre el pálido edificio de la gobernación de Aysén los escombros políticos que dejó la designación de Paz Foitzich como titular de dicha hidrobiológicamente fértil provincia. Apoyos y rechazos desde poco esperables trincheras complejizaron un ambiente cruzado por intereses partidarios, la exigencia de consecuencia política a quienes asumen cargos de confianza y el cobro de facturas pendientes.


Nunca me he sentido muy cercano a las juntas ideológico partidarias de Paz Foitzich. Sean ellas democratacristianas o del PRI, colectividades con las que me separan legítimas diferencias políticas mas no morales. Sin embargo, he compartido desde hace mucho la visión que la hoy gobernadora ha manifestado en varios temas que me son esenciales, y que pasan por la mirada sobre la sustentabilidad regional en términos ambientales, sociales y culturales.

La situación de la profesora de Historia a quien, como acto de transparencia periodística, debo reconocer apoyé en sus campañas a senadora y alcaldesa por Coyhaique, movieron el avispero de la política regional. Como nunca, la popular frase cobra bastante sentido a la luz de las lancetas que desde distintos frentes se han disparado.

Como ocurre muchas veces en política (y en la vida), no aplica necesariamente el cálculo sociomatemático que dice que los amigos de tus amigos son mis amigos y los enemigos de tus enemigos, mis amigos. Son demasiadas las variables involucradas.

En primer lugar, está el justo reclamo del Partido Socialista. Luego de que la gobernadora Marisol Martínez renunciara al cargo producto de la formalización por malversación de fondos públicos (suena más grave de lo que es), era lógico que los socialistas esperaran que la plaza territorial se mantuviera dentro de su esfera de influencia. Mal que mal, el próximo año hay elecciones municipales y fue su correligionaria -hoy ex gobernadora- quien arrebató a la UDI el municipio porteño. De ahí que, más que aplacar los ánimos, el respaldo dado por el alcalde Oscar Catalán actuó como combustible.

Luego tenemos a la Democracia Cristiana. Al senador Patricio Walker, más bien. Ya desde antes se venía señalando desde varios sectores que el partido tenía una representatividad excesiva en diversos cargos de confianza. Con Foitzich en Aysén, se quedan con tres de las cuatro gobernaciones. Alguna vez un amigo me dijo que los gobernadores eran operadores en camioneta, en alusión a que en su despliegue territorial tenían una especial movilidad para ganar votos en las contiendas electorales. Y eso, a la luz de las parlamentarias de 2017, también preocupa a muchos.

Y, claro, también está la consecuencia política. Paz Foitzich, al igual que Miguel Angel Calisto, Eduardo Cruces y Sergio González, pertenece a la camada de militantes que renunciaron a la Democracia Cristiana –según ellos no al humanismo cristiano- luego de que el ex senador Adolfo Zaldívar fuera expulsado en 2007 del partido. En este punto, más que un tema de filosofía doctrinaria, lo que se estaría exigiendo sería concordancia institucional con los lineamientos de la Nueva Mayoría. Esto, dado que el Partido Regionalista de los Independientes formó parte del gobierno de Sebastián Piñera. Ahora, en eso de transar con valores neoliberales hemos visto bastante, incluso no solo como acto individual sino como coalición (entiéndase, la ayer Concertación). Es cosa de ver lo que ocurrió con el sistema educativo, la concesión de las sanitarias y las autopistas, y hoy con los grandes proyectos extractivistas durante los primeros 25 años de democracia. Y qué decir de la transformación que requiere la Constitución mediante asamblea constituyente. Porque, para qué estamos con cosas, ser neoliberal ya no es exclusivo de Renovación Nacional y la Unión Demócrata Independiente, solo se requiere adherir a ideas donde prime el beneficio individual por sobre el colectivo, la propiedad privada sea sacrosanta, se fomente el lucro sobre bienes comunes y sociales, y campee la despreocupación ambiental.   Respaldando aquello, da lo mismo cómo se llame el partido, de neoliberal se será igual.

Fuera ya del ámbito eminentemente político y entrando en el de la gestión, están las opiniones que recuerdan el desempeño de Paz Foitzich como gobernadora a principios del gobierno de Ricardo Lagos. En este sentido, más que intereses partidarios, lo que aparece es la legítima experiencia de ciudadanos y organizaciones con su actuar como autoridad. Hay voces críticas como la de la Agrupación de Víctimas de Aysén y a favor como diversos dirigentes territoriales y de sectores productivos de la comuna.

Y, por último, un argumento que hemos echado de menos y que no se condice con el marcado localismo (a veces rayando en el chovinismo) de los ayseninos, es que la designada autoridad no sea nacida y criada en Puerto Aysén. O por lo menos en sus alrededores. Es probable que los argumentos político partidarios o de desempeño previo hayan hecho innecesario recurrir a estos.

La política es una actividad interesante.

Muchos de quienes han criticado la nominación de Paz Foitzich han evitado culpar, a toda costa, a quien por mandato constitucional y responsabilidad política es quien debe asumir los costos. La Presidenta socialista Michelle Bachelet. Le culpan incluso de posibilitar que el militante UDI Omar Muñoz ganara la alcaldía coyhaiquina en 2008, dejando fuera a Iván Gutiérrez. El problema es que quienes tienen mayor legitimidad para el reclamo son los correligionarios del ex intendente… los propios DC que hoy celebran su designación.

Debo reconocer que nunca me he sentido muy cercano a las juntas ideológico partidarias de Paz Foitzich. Sean ellas democratacristianas o del PRI, colectividades con las que me separan legítimas diferencias políticas mas no morales. Sin embargo, he compartido desde hace mucho la visión que la hoy gobernadora ha manifestado en varios temas que me son esenciales, y que pasan por la mirada sobre la sustentabilidad regional en términos ambientales, sociales y culturales.

Algo que, si uno mira hacia la izquierda y la derecha tradicional, no es generalizado entre sus filas. Tanto así que en varios cargos de confianza se han instalado personas que han estado en contra de lo que reclamaban las grandes movilizaciones de 2011 y 2012 que dibujaron, en alguna medida, el actual programa de Michelle Bachelet.

Y eso, ya que estamos en esto, la ciudadanía también bastante tiempo lo recordará.

TAGS: #Aysén

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Las influyentes asociaciones gremiales empresariales argumentan que el cuello de botella se produce exclusivamente en los distintos servicios públicos que deben dar sus aprobaciones a los mismos
+VER MÁS
#Ciudad

Utilizan el vocablo "permisología" para presionar al gobierno

Popular

Un Estado laico tiene la obligación de separar las creencias religiosas de las leyes, en el entendido que, las creencias son asuntos personales y de ciertos grupos que no representan a toda la sociedad, en ...
+VER MÁS
#Política

En un Estado laico legalizar el aborto y eutanasia es obligación

Se requiere, entonces, hoy más que nunca, la prudencia y sensatez del liderazgo político. No el griterío o altisonancia, de una minoría incondicional, sino la voz tranquila y con peso, de las grandes ma ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ecos de la cuenta

La seguridad pública y la justicia no solo se logran con la represión del delito sino también con prevención y la protección de los derechos de los ciudadanos
+VER MÁS
#Justicia

Cuenta pública 2024: un compromiso en justicia, seguridad social y derechos humanos

¿Porqué la molestia de tal diario? Debido a que se acordó incorporar nuevas inversiones que habrían obligado a retrasar la presentación de las ofertas, pero sin mencionar que esas obras tienen como obj ...
+VER MÁS
#Ciudad

A propósito de una autopista, se le aclara al diario El Mercurio