#Política

G-90: en torno al concepto de élite

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

No se supone que un ensayista parta hablando de sí mismo y por lo mismo no sé si sea prudente publicar esta columna con mi nombre, pero por ahora me da lo mismo, porque es un desahogo necesario. Acabo de leer la excelente columna de Mirko Macari …El Lloriqueo de la Élite y debo decir que me interpreta. Sin embargo, el concepto de élite allí manejado, que si bien coincide con lo que la mayoría de los teóricos –Pareto, Mosca, Michels– entiende como tal, traiciona, en mi humilde opinión una parte de la también humilde definición de la RAE que dice que la élite es una “minoría selecta o rectora”. El problema no está en la segunda parte “rectora”, sino en la primera, “selecta”, que a su vez el mismo pedestre diccionario define como: “que es o se reputa como mejor entre las cosas de su especie”.


Cque el trabajo que había que hacer, no era el que hice. L búsqueda de la excelencia debió haber cedido lugar a la búsqueda de contactos y buenas militancias, el intento de ser consecuente debió haber cedido al levantamiento de maletines de notables y el arrimarse a buen árbol siendo obediente.

No veo que nuestra élite esté compuesta por los mejores, especialmente en el grupo llamado G-90, que es por edad y, solo por edad, a la generación a la que pertenezco. Digo solo por edad, dado que nadie está más lejos que yo de las élites rectoras. Escasean en estas élites los logros académicos o intelectuales, son como dijo Edison Ortiz, jaleros del poder, “…chicos disciplinados que escuchan y obedecen sin preguntar ni hacer objeciones. Casi todos formados en universidades de segunda, que jamás han escrito un paper ni se hicieron conocidos por defender alguna tesis política.”

Yo no soy esa clase de persona y por eso supongo que estoy completamente excluido de esta “élite”. Las características de esta exclusión son abrumadoras: a uno lo invitan a escribir en un medio, pero no le ofrecen ni un peso y uno debiera conformarse con la tribuna; los libros que uno escribe se publican –si se publican– en editoriales “under” y ni hablar de tener una portada en la revista Cosas o Capital. Cuando uno postula a cargos públicos o privados queda misteriosamente fuera, mientras los mismos son ocupados por gente con simples licenciaturas, allí donde uno tiene un posgrado en una universidad extranjera decente. No, no haré denuncias concretas: no tengo la energía ni los recursos para ganarme nuevos enemigos.

La oferta para nosotros siempre está por debajo de las quinientas lucas, para decirlo en buen chileno, y uno debe darse con una piedra en el pecho porque le arrojaron una migaja que no alcanza para mantener ni educar a una familia. Sí, es cierto que ganamos más que la mitad del país, pero ello solo habla muy mal del país más desigual de la OCDE, ese barrio alto de los países en el que Chile, más que el nuevo rico, es el fantoche que se endeudó para arrendar una casita. Se espera que uno se autogestione, que se transforme en “gestor cultural” como la mayoría de los intelectuales de Chile, quienes a su migaja suman otras tantas y con ello juntan medio pan; mientras, la élite rectora, la G-90 de la que hablaba Edison Ortiz, hace pasadas millonarias sin mayores consecuencias.

Viendo este panorama, creo que el trabajo que había que hacer no era el trabajo que hice, sino que la búsqueda de la excelencia debió haber cedido lugar a la búsqueda de contactos y buenas militancias, el intento de ser consecuente debió haber cedido al levantamiento de maletines de notables y el arrimarse a buen árbol siendo obediente. En fin, mientras se haya aprendido la lección, ya da lo mismo.

“A otros enseñaron secretos que a ti no” cantaba Jorge González en su momento. Ahora por sabemos cuáles eran esos secretos y en qué consiste en Chile la minoría “selecta y rectora”: no, no voy a decir los nombres que ya están en todos los diarios. Sí voy a decir que más valía copiar y pegar que devanarse los sesos tratando de ser creativo, que valía más la universidad de los tres chanchitos que la Universidad de Chile o que cualquiera otra decente. Ahora sabemos con claridad que cuando esas élites nos vuelvan a llamar para proyectos país, ya no acudiremos, no gratis.

TAGS: elite política G-90

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

22 de febrero

En resumen, el G90 es una muestra mas del engaño de la izquierda al pueblo.
Porque el gran argumento para cambiar las cosas es luchar contra el poder, las elites; pero, finalmente, lo que buscan por abajo es crear OTRA elite, en la que están ellos obviamente….y la cual se enriquece y consolida.
Así se vio en todas las revoluciones de izquierda. Cuando, en medio de esas revoluciones, afloraron los anarquistas, quienes eran efectivamente anti-elite, fueron silenciados y finalmente eliminados por las nuevas elites. Porque, en definitiva, no se ha encontrado un sistema de gobierno en que todos manden. Por eso, nuevamente, es un engaño con el que la izquierda siembre se vende, acabar con las élites dominantes, pero finalmente SIEMPRE traiciona ese concepto poniendo su propia clase dirigente.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Las influyentes asociaciones gremiales empresariales argumentan que el cuello de botella se produce exclusivamente en los distintos servicios públicos que deben dar sus aprobaciones a los mismos
+VER MÁS
#Ciudad

Utilizan el vocablo "permisología" para presionar al gobierno

Popular

Un Estado laico tiene la obligación de separar las creencias religiosas de las leyes, en el entendido que, las creencias son asuntos personales y de ciertos grupos que no representan a toda la sociedad, en ...
+VER MÁS
#Política

En un Estado laico legalizar el aborto y eutanasia es obligación

La labor de los comités de vivienda en Renca y en otras comunas del país es un ejemplo de cómo la participación ciudadana puede impulsar políticas efectivas y adaptadas a las necesidades locales
+VER MÁS
#Sociedad

Renca en la búsqueda de una vida digna: el rol vital de los comités de vivienda

Las demandas por las que la gente salió a las calles siguen vigentes y las víctimas de las violaciones de derechos humanos que se cometieron en ese periodo siguen sin ser reparadas. ¿De esto se hará car ...
+VER MÁS
#Política

Cuenta pública: ahora o nunca

Se requiere, entonces, hoy más que nunca, la prudencia y sensatez del liderazgo político. No el griterío o altisonancia, de una minoría incondicional, sino la voz tranquila y con peso, de las grandes ma ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ecos de la cuenta