#Política

G-90: en torno al concepto de élite

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

No se supone que un ensayista parta hablando de sí mismo y por lo mismo no sé si sea prudente publicar esta columna con mi nombre, pero por ahora me da lo mismo, porque es un desahogo necesario. Acabo de leer la excelente columna de Mirko Macari …El Lloriqueo de la Élite y debo decir que me interpreta. Sin embargo, el concepto de élite allí manejado, que si bien coincide con lo que la mayoría de los teóricos –Pareto, Mosca, Michels– entiende como tal, traiciona, en mi humilde opinión una parte de la también humilde definición de la RAE que dice que la élite es una “minoría selecta o rectora”. El problema no está en la segunda parte “rectora”, sino en la primera, “selecta”, que a su vez el mismo pedestre diccionario define como: “que es o se reputa como mejor entre las cosas de su especie”.


Cque el trabajo que había que hacer, no era el que hice. L búsqueda de la excelencia debió haber cedido lugar a la búsqueda de contactos y buenas militancias, el intento de ser consecuente debió haber cedido al levantamiento de maletines de notables y el arrimarse a buen árbol siendo obediente.

No veo que nuestra élite esté compuesta por los mejores, especialmente en el grupo llamado G-90, que es por edad y, solo por edad, a la generación a la que pertenezco. Digo solo por edad, dado que nadie está más lejos que yo de las élites rectoras. Escasean en estas élites los logros académicos o intelectuales, son como dijo Edison Ortiz, jaleros del poder, “…chicos disciplinados que escuchan y obedecen sin preguntar ni hacer objeciones. Casi todos formados en universidades de segunda, que jamás han escrito un paper ni se hicieron conocidos por defender alguna tesis política.”

Yo no soy esa clase de persona y por eso supongo que estoy completamente excluido de esta “élite”. Las características de esta exclusión son abrumadoras: a uno lo invitan a escribir en un medio, pero no le ofrecen ni un peso y uno debiera conformarse con la tribuna; los libros que uno escribe se publican –si se publican– en editoriales “under” y ni hablar de tener una portada en la revista Cosas o Capital. Cuando uno postula a cargos públicos o privados queda misteriosamente fuera, mientras los mismos son ocupados por gente con simples licenciaturas, allí donde uno tiene un posgrado en una universidad extranjera decente. No, no haré denuncias concretas: no tengo la energía ni los recursos para ganarme nuevos enemigos.

La oferta para nosotros siempre está por debajo de las quinientas lucas, para decirlo en buen chileno, y uno debe darse con una piedra en el pecho porque le arrojaron una migaja que no alcanza para mantener ni educar a una familia. Sí, es cierto que ganamos más que la mitad del país, pero ello solo habla muy mal del país más desigual de la OCDE, ese barrio alto de los países en el que Chile, más que el nuevo rico, es el fantoche que se endeudó para arrendar una casita. Se espera que uno se autogestione, que se transforme en “gestor cultural” como la mayoría de los intelectuales de Chile, quienes a su migaja suman otras tantas y con ello juntan medio pan; mientras, la élite rectora, la G-90 de la que hablaba Edison Ortiz, hace pasadas millonarias sin mayores consecuencias.

Viendo este panorama, creo que el trabajo que había que hacer no era el trabajo que hice, sino que la búsqueda de la excelencia debió haber cedido lugar a la búsqueda de contactos y buenas militancias, el intento de ser consecuente debió haber cedido al levantamiento de maletines de notables y el arrimarse a buen árbol siendo obediente. En fin, mientras se haya aprendido la lección, ya da lo mismo.

“A otros enseñaron secretos que a ti no” cantaba Jorge González en su momento. Ahora por sabemos cuáles eran esos secretos y en qué consiste en Chile la minoría “selecta y rectora”: no, no voy a decir los nombres que ya están en todos los diarios. Sí voy a decir que más valía copiar y pegar que devanarse los sesos tratando de ser creativo, que valía más la universidad de los tres chanchitos que la Universidad de Chile o que cualquiera otra decente. Ahora sabemos con claridad que cuando esas élites nos vuelvan a llamar para proyectos país, ya no acudiremos, no gratis.

TAGS: elite política G-90

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

22 de febrero

En resumen, el G90 es una muestra mas del engaño de la izquierda al pueblo.
Porque el gran argumento para cambiar las cosas es luchar contra el poder, las elites; pero, finalmente, lo que buscan por abajo es crear OTRA elite, en la que están ellos obviamente….y la cual se enriquece y consolida.
Así se vio en todas las revoluciones de izquierda. Cuando, en medio de esas revoluciones, afloraron los anarquistas, quienes eran efectivamente anti-elite, fueron silenciados y finalmente eliminados por las nuevas elites. Porque, en definitiva, no se ha encontrado un sistema de gobierno en que todos manden. Por eso, nuevamente, es un engaño con el que la izquierda siembre se vende, acabar con las élites dominantes, pero finalmente SIEMPRE traiciona ese concepto poniendo su propia clase dirigente.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional