#Política

¿Frente Amplio caballo de Troya en la centroizquierda?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El acuerdo de la Mesa Nacional del Frente Amplio de negarse a tener primarias con el resto de los partidos de oposición refleja una falta de coherencia con su discurso de poner por delante a la ciudadanía, puesto que privilegian avanzar “en mecanismos de coordinación territorial vía omisiones mutuas” con los partidos de Unidad Para el Cambio y Convergencia Progresista “que permitan por un lado, reconocer nuestras legítimas diferencias y por otro, aunar esfuerzos para ofrecer alternativas ciudadanas competitivas a Chile Vamos según cada realidad territorial”.

En lenguaje sin eufemismos significa una negociación como en la “vieja política” que decían repudiar, de espalda a la ciudadanía, a través del cuoteo y la omisión entre los partidos de oposición, sin que puedan elegir en primarias abiertas a los candidatos y candidatas que representen a la oposición en las elecciones municipales y regionales.


La ciudadanía que aspira cambios estructurales en el país espera que las diversas fuerzas políticas de las “oposiciones” con verdadero espíritu “transformador” deben mostrar que es posible un camino de diálogo

Lo inaudito e inaceptable es la presunción de la Mesa del FA de tratar de patrimonializar los cambios y no les otorgan a las otras izquierdas la convicción transformadora que se otorgan a sí mismos. Es una mirada infantilizada que considera como adversario político a todos quienes no compartan 100% sus planteamientos, caricaturizando a todo quien piense diferente y se recluyen en sus trincheras, donde se comunican solo con sus afines, reafirmando posiciones. Ello anula toda articulación político-estratégica fluida que propenda a la unidad y al actuar conjunto entre las oposiciones.

La señal que proyectan es que buscan acuerdos restrictivos y renuncian a explorar acuerdos programáticos-electorales de mayor amplitud que integre al conjunto de las fuerzas opositoras, bajo el pretexto que ello significaría perder “toda nuestra capacidad transformadora”. Al parecer para los dirigentes de la Mesa Nacional del FA construir lazos políticos de carácter transversal es una anatema, por tanto se amurallan detrás de sus más devotos seguidores.

En un escenario donde la crisis de las instituciones, el estallido social, el reclamo por los abusos, la pandemia y la grave situación económica, solo han profundizado en la ciudadanía las desconfianzas en la política. Sin embargo, cuando emerge una oportunidad única para que el progresismo se focalice en repensar el país, hacer una pausa, reflexionar, saber escuchar, conversar, debatir y generar un diálogo respetuoso con las legítimas diferencias que se expresan en ese espacio político-cultural, donde el pensamiento crítico y la opinión, no sean vistos como una agresión proveniente de un apóstata, sino, más bien, un valor fundamental para construir la unidad en la diversidad y así, entre todos, con sabiduría y pragmatismo, levantarse como una alternativa creíble y representativa de las mayorías nacionales, resulta incomprensible la estrategia del “cuoteo” acordada por el FA.

La ciudadanía que aspira cambios estructurales en el país espera que las diversas fuerzas políticas de las “oposiciones” con verdadero espíritu “transformador” deben mostrar que es posible un camino de diálogo. Un diálogo en el que las discrepancias y la dialéctica argumentativa se impongan sobre el partidismo y la descalificación.

La mayoría de los dirigentes de la centroizquierda ha demostrado una mediocridad sin límites, cuando no su ineptitud: no han sabido más que culpar al partido del lado por la actual atomización existente en las oposiciones. No es casualidad, entonces, que la falta de liderazgos con una peculiaridad aglutinadora en dicho sector, coincida con su mayor fragmentación. Es parte de las razones por la cual se encuentra sumergida en la actual crisis, junto a otras expresiones de soberbia identitaria injustificada y tramposa por parte de algunos de los partidos que se insertan en ese ámbito ideológico.

Lo lógico sería que una nueva generación viniera a sustituirlos. Algunos observadores creían que esa generación estaba en el Frente Amplio ¿Pero alguien cree que eso va a ser posible? El discurso del repliegue identitario, puede transformarse, inconscientemente, en el mascarón de proa de una estrategia que busca deslegitimar a los partidos progresistas y crear un entorno hostil a la política.

Para avanzar y galvanizar proyectos políticos transformadores necesariamente se tiene que centrar en la acción colaborativa con diversos actores que no siempre piensan igual, con el propósito de encauzar la cacofonía de voces presentes en la sociedad para lograr una síntesis movilizadora e integradora del bien común, mediante la interlocución racional entre iguales, sin aferrarse a cálculos coyunturales, sino como hacer posible una visión de país que invite a la acción colectiva. Eso obliga a construir una cultura de pacto donde la diversidad es considerada la fuerza motriz para instalar un proyecto colectivo con vocación de poder. Es entender, además que los cambios políticos en democracia se desarrollan de manera progresiva y sostenidos en el diálogo permanente.

El multipartidismo presente hoy en Chile solo hace factible gobernar mediante pactos que garanticen mayorías relativas o absolutas, ya que ningún partido logra obtener un respaldo electoral en solitario para asumir el gobierno, por tanto es imprescindible pactar con otros partidos con los cuales se tengan coincidencias programáticas. Los partidos que no asuman esta realidad se inhiben de influir en la gobernanza del país y estarían optando por refugiarse en fantasías que los pueden conducir a ser protagonistas testimoniales del acontecer social y político. Mientras que aquellas colectividades que tengan la suficiente capacidad de concordar un programa bien explicitado en sus detalles y que tengan afinidades en los grandes contenidos y la voluntad política de articularse tras una agenda política común en temas sustantivos, estarán mejor preparados para trabajar en forma colaborativa para entusiasmar a una mayoría social con el propósito de obtener el respaldo ciudadano en las urnas para ser gobierno y hacer los cambios estructurales que Chile necesita.

Resulta complicado trazar una estrategia político-electoral cuando no se lee bien la realidad de una sociedad dada. Ese es uno de los caminos más seguros hacia la derrota.

Los liderazgos políticos del Frente Amplio se ven exigidos como nunca y desnudos, con todas sus limitaciones, ante la opinión pública. El aprendizaje del pasado, la lectura de los clásicos y la humildad necesaria para aprender de ellos se imponen si se quiere intentar estar a la altura de los retos a los que hay que enfrentarse. La historia no se repite, pero si advierte e inspira.

TAGS: #FrenteAmplio Acuerdos Políticos Diálogo Social Oposición

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación