#Política

Festival de candidatos presidenciales

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Este período estival está siendo amenizado por un festival de candidatos presidenciales en medio de una apatía ciudadana sin precedentes, lo que demuestra que en este país, y muy probablemente también en muchos otros países, se está transitando por dos pistas: la del mundo político y la del mundo de las personas comunes y corrientes, cuya mayoría le está dando la espalda a los políticos.


En medio de este escenario llama poderosamente la atención el énfasis puesto en torno a las distintas candidaturas presidenciales sin que exista similar acento en las propuestas o programas, así como en los equipos de trabajo. Como si se pensara que da lo mismo, lo importante es el candidato. El programa sería lo de menos.

No cabe duda que existe un desencanto con la democracia que tenemos. Al parecer, porque nos habíamos hecho expectativas, defraudadas no obstante los innegables progresos que se registran desde la última década del siglo pasado. Progresos que se expresan esencialmente en términos de la reducción de los índices de pobreza y los aumentos en las capacidades de acceso a bienes y servicios que en el pasado nos estaban vedados.

Estos progresos debieran llevarnos a mayores niveles de satisfacción. Sin embargo, no es precisamente esto lo que observamos, sino que por el contrario, un malestar como consecuencia de un creciente sentimiento de marginalidad, fragilidad y precariedad que termina por sembrar inseguridad.

No pocos han dejado atrás la pobreza para conformar lo que podría llamarse una capa media baja, pero a costa de más horas de trabajo, más informalidad, más trabajos temporales y/o más endeudamiento, más dependencia de subsidios, por lo que ante cualquier crisis están ante la posibilidad cierta de volver a la pobreza. Y bien sabemos que las crisis están a la vuelta de la esquina y no dependen tanto de nosotros mismos, de nuestros méritos, de nuestra capacidad para aprovechar oportunidades, como de ”terceros”, por lo general políticos, empresarios o ejecutivos llamados a cumplir órdenes o normas.

En medio de este escenario llama poderosamente la atención el énfasis puesto en torno a las distintas candidaturas presidenciales sin que exista similar acento en las propuestas o programas, así como en los equipos de trabajo. Como si se pensara que da lo mismo, lo importante es el candidato. El programa sería lo de menos.

Desafortunadamente la experiencia nos dice que no da lo mismo, que el programa de gobierno es tanto o más importante que el candidato, sobre todo cuando tras el candidato hay una coalición. Si soslayamos el programa de gobierno, lo reducimos a unas pinceladas gruesas, corremos el riesgo de que cada uno interprete su contenido a su pinta, decorándolo con sus respectivos matices.

Urge que cada candidato, y su respectivo equipo de trabajo, vayan más allá de generalidades, de expresiones de sentido común y se la jueguen con posturas claras sobre cada una de las temáticas públicas de interés ciudadano que hemos visto posponer una y otra vez sin que nadie le ponga el cascabel al gato.

¿Hasta cuándo seguiremos jugando a las escondidas? El país no puede continuar con este diletantismo sin que su convivencia se vea afectada. Es hora de que cada candidato visibilice su propuesta y su equipo de trabajo con absoluta claridad, dejando de jugar a los bandidos. De lo contrario, se corre el riesgo que la abstención ciudadana siga en ascenso.

TAGS: Campaña Presidencial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Bueno, como ningún candidato presidencial

15 de Enero

que aparezca en televisión expone lo que sería su potencial gobierno, dado que viven una vida política seudo democrática en la que no importan las ideas sino cuántos codazos das y cuánto te apoyan los partidos y la televisión

y ante la inexistencia de un sistema nacional de presentación de candidatos que provea el Estado, Gobierno o asegure la Constitución,

me cabe mencionar lo que sería mi seudo programa de gobierno si pudiera expresarlo en algún lugar que provea el ineficiente sistema gubernamental de la tan vilipendiada pero inexistente democracia…

en fin, como ninguno de los pelagatos candidatos expresa lo queharía en un eventual gobierno suyo, yo, que no soy candidato, haría y exijo lo siguiente:

1º un plan de orden financiero que instaure democracia financiera… cada pelagato ciudadano podrá a optar a créditos baratos y así dejar de sufrir la usura bancaria que sufren los ciudadanos con menos recursos y empresas más pequeñas que proveen la mayor cantidad de empleos…

Dudo que haya un candidato que podría decir lo mismo, porque todos sirven a la política que sirve a los intereses financieros… cómo lo hago?,, facilito, con un banco de dinero que financie una afp de los trabajadores…

en realidad los pobres candidatos apenas se amparan en el sistema de la dictadura de los partidos, y como no tienen nada decente que proponer, creo que cuando superen esa propuesta recién podrían demostrar que tienen intención de servir al pueblo….

mi desafio ha sido siempre el mismo

15 de Enero

digo que la democracia no existe
que vivimos una dictadura de los partidos políticos y la Constitución

y que ninguno de los picantes candidatos presidenciales que existen supera mis ideas……..

los que saben, saben quién soy, y los que no, me da lo mismo, porque el sistema hace que dé lo mismo, porque no importando quien seas ni lo que propongas, el sistema elegirá como Presidente a un chanta que apoyan los partidos políticos y sostiene el antidemocrático sistema político que tenemos, que vive sufriendo de presidencialitis, porque sus ciudadanos viven en un mundo con mala educación que vive exigiendo calidad de educación, sin tener una idea razonable que explique lo que eso pueda llegar a significar, dado que la educación ha sido secuestrada por pensadores del tipo 450 puntos p.a.a

triste escenario… el país podría tomar mejores caminos que seguir en comparación a los que nos han sometido las colusiones políticas… pero, como ciudadanos, a pesar de estar desencantados, no tenemos o no tienen la preparación para entender hacia dónde debemos ir o por qué, o para qué, o cómo se haría tal cosa….

pobres ciudadanitos…. se conforman con hacer una fila y rayar un voto…

con hacer una fila marchando y prostestando, como si eso sirviera de algo que sea importante….

los gobiernos que tenemos, los mereceremos, sólo porque somos incapaces de levantar uno mejor… uno en el que importen las ideas y no los pobres cuchufletes candidatos de la maphia políti

jhfdsjfdsjfhsd

17 de Enero

Me cuesta sacarme la rabia que me produce la presidencialitis en el país. Yo creo que por mi trato es de desprecio al sistema que tenemos y a los candidatos que han sido electos y a una forma de hacer política o políticas que ya debiera estar extinta, producto de cuánto se puede mejorar “el cómo se hace la política”.

Para el efecto, y para darlo a entender, se deben mantener abiertas discusiones sobre diferentes temas que existen en el país. No tener sólo 3 ó 4 en boga, como si los demás no existieran. Dentro de cada tema se deben tener líneas de discusión qué identifiquen al hecho que importará, tal como un problema, una idea, un mejoramiento o la creación de algo que no existía.

Todo ello, claro, bajo un ambiente digital en constante estudio para ampliación, dedicación y herramental que permita “hacer tratamiento de información”, que sea capaz de ejecutar las operaciones que se indique utilizando el sistema.

Esto es ampliar el espacio para que surjan soluciones o metodologías de soluciones con una herramienta de tratamiento de información capaz de hacer lo que necesitamos, (1) para que la política no se escude en un anticuado concepto de democracia incapaz de resolver lo que sucede (2) para que lo hagamos y no sólo tengamos el sueño de querer hacerlo (3) para hacerlo, porque tendríamos la herramienta, herramienta que tiene que tocar los diversos sistemas gubernamentales y particularmente económicos y de recursos soberanos.

Yo lo puedo hacer…

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir