#Política

Facho yo

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Si Facho es un término proveniente del Fascismo, algo así como un calificativo peyorativo para designar a los adherentes de modelos de extrema derecha y/o militantes fundamentalistas de ideologías vinculadas por ejemplo a Franco, Hitler y el Duce, quienes usan esta palabra para referirse a quienes apoyamos a Sebastián Piñera ¿Nos insultan, difaman o simplemente muestran su ignorancia cívica?

Podría dejar la columna tal cual y esperar sus comentarios para subsanar mi duda, pero quiero ir un poco más allá y aprovechar de preguntar ¿Por qué tengo que valorar a Allende? ¿Por que no puedo ver la política más allá de Augusto y Salvador? ¿Sólo un camino conduce a roma?


La política tiene matices, no es unidireccional, por eso cuando me entretengo analizando mis posturas, me doy cuenta que en la lógica imperante, tener contradicciones me hace facho.

Desde chico presenté interés por la política, no fascinación, pero si una cierta atracción; recuerdo muy bien cuando leía sobre Cincinato y su disyuntiva entre la responsabilidad republicana y la aversión al poder, luego vino Churchill, Kennedy y cuantos otros más, todos políticos visionarios y valientes, pero al llegar a la historia nacional entré en jaque, Allende y Pinochet concentraban toda la atención.

Soy de derecha, no me puede convencer la idea de que el Estado esté en todos lados, sé que la definición es minimalista, pero tampoco tengo tantos caracteres para centrar mi columna en lo que considero un Estado moderno sin burocracia. No creo en las monarquías, los absolutismos y las dinastías, es decir, rechazo todos aquellos modelos que cultivan el caudillismo. Me gusta el equilibrio entre los poderes del estado, afín con los sistemas libres, autorregulados, que cuidan la belleza humana mediante la sanción de las conductas defectuosas, pero no por ello creo en la esclavitud, la coerción o el abuso de poder, sin embargo, para el resto, esto me hace facho.

La política tiene matices, no es unidireccional, por eso cuando me entretengo analizando mis posturas, me doy cuenta que en la lógica imperante, tener contradicciones me hace facho.

Me cae bien la heterogeneidad dentro del Frente Amplio, por ratos el Partido Liberal me produce una sintonía notable, sin embargo, me encanta militar en Renovación Nacional. Estoy a favor del matrimonio igualitario, con todos sus derechos, pero al mismo tiempo siento que ciertas posturas de los defensores de la ideología de género son extremistas (o extremistos), marcharía por mejorar la calidad en la educación, estoy convencido de que es más importante que la gratuidad universal, pero, duela a quien le duela, sé que hay muchos profesores nefastos dentro del sistema, que abusan de su red de contactos y que dejan en un segundo plano a los estudiantes, la politización del gremio tiene la escoba y nadie se atreve a frenarlo (menos barrerlo). No condeno a quienes han abortado, pero estoy en contra del aborto libre en Chile, tengo la convicción de que el Estado tiene que ser un garante de la vida y ofrecer planes de educación sexual de calidad, lo que implica un trabajo integral y estructurado (y no un par de charlas envasadas al año), creo que el problema de la violencia intrafamiliar es gravísimo y que el machismo tiene que ser erradicado al igual que el descuido a la primera infancia, pero da lo mismo, si transito por la derecha soy facho y lo social en realidad no me importa.

No estoy desahogándome o algo parecido, quizás este deambulando por los dominios del sarcasmo y la ironía, siento que es necesario señalar en lo intolerantes que son algunos paladines de la tolerancia; los mismos que se ofenden si digo que Salvador Allende era un idealista con una oratoria magnífica y una nula habilidad para ejecutar lo que pensaba. Tratar de sostener una análisis con altura de miras sobre Chicho es imposible, equivale a tratar de convencer a un colocolino que Salas era mejor que Zamorano y que el niño Maravilla es Chuncho.

Porque soy facho, Pinochetlover, descerebrado, con una ausencia total de sentido estético, tengo decorada mis paredes con planillas excel y solo bailo Los Quincheros.

Es tan increíblemente nefasta esta cosmovisión, que si la izquierda postulara un hurón en las presidenciales, no apoyar al animal sería cosa de fachos, porque la bondad de estos animalitos sólo puede superada por un perezoso (chiste encubierto).

Un amigo siempre me dice, son políticas que requieren sentido común, cierto, pero como dije antes, si no coincido contigo ¿Soy facho?

Respecto a mi candidato, sé lo que tiene, pero no por eso, me tiene que caer mejor el tuyo, acéptenlo.

TAGS: #PensamientoPolítico

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
mi problema parece estar cuando leo

01 de Diciembre

Leo y me surge comentar, pero, me acabo de preguntar, ¿qué tal si comento sin leer?.

Parece poco inteligente y una completa falta de respeto, motivo por el que pido las disculpas del caso.

🙂

04 de Diciembre

So long
Farewell
I need to say goodbye
Goooooooodbyeeeeeeee

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La llegada del Covid-19 y su materialización a partir de las cuarentenas y el fantasma de la enfermedad fatal rompe el enunciado cortoplacismo pensante para enfrentar a todos por igual a la idea de la muer ...
+VER MÁS
#Sociedad

Filosofía y pandemia

Las candidaturas deberán revisar sus estrategias para poder expresar con mayor claridad sus ideas fuerza. Candidaturas que figuran en tercer y cuarto lugar, deberán arriesgar más, caso contrario su suert ...
+VER MÁS
#Política

El primer debate

No fue violencia. Creo que fue solamente una expresión de ira que no se pudo controlar. Parte fue mi culpa por seguir la discusión. La calle puede ser violenta, pero cuando es en el mismo hogar donde, en ...
+VER MÁS
#Cultura

Sus sensuales caricias

Después del debate, el tablero electoral empieza a moverse, y no terminará hasta la hora de la verdad. En esta ocasión los más beneficiados con el debate fueron Kast y Provoste
+VER MÁS
#Política

Esquirlas del primer debate presidencial

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática