#Política

Eufemicidios históricos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Un clásico ejemplo de eufemismo en las clases de  castellano de la década de los 90, era el usado para referirse al acto mediante el cual nace un niño, sustituyendo la palabra parir por “dar a luz” u otros aún menos adecuados como “mejorarse”.
 
Este gusto de los chilenos por suavizar los términos que no resultan agradables al oído o a la conciencia, obviamente trasciende las barreras de la cotidianeidad y ha llegado a instalarse en el ámbito económico y político con el uso de eufemismos que dan cuenta de una imaginación y tergiversación notables.
 
Es así como, mientras existieron los senadores designados, la derecha se refería a ellos como “senadores institucionales”. Se llamó asimismo al golpe de estado de 1973 “pronunciamiento militar”. Se llama a los intentos por reducir el Estado, “modernización del Estado”; a las violaciones a los derechos humanos, “abusos”; y, por cierto, al período comprendido entre 1973 y 1990 como régimen o gobierno militar.
 
Acerca de este último concepto, resulta claro que la iniciativa del Ministerio de Educación no sólo constituye un burdo intento de “eufemizar”, sino también es evidente la intención de influir en el juicio de los estudiantes de enseñanza básica, esto es, desde el inicio de su formación, acerca de un período histórico mediante la incorporación de conceptos equívocos e imprecisos que vienen a relativizar la naturaleza político-jurídica de la dictadura cívico militar de Pinochet.
 
En efecto, lo que teóricamente define a una dictadura es la concentración del poder en un solo individuo o en una junta, la que controla y detenta otros poderes del Estado. Es así como la RAE define dictadura como aquel gobierno que, bajo condiciones excepcionales, prescinde de una parte, mayor o menor, del ordenamiento jurídico para ejercer la autoridad en un país, gobierno que en un país impone su autoridad violando la legislación anteriormente vigente. Por el contrario, se puede definir también una dictadura por lo que en ellas no ocurre, esto es, la renovación periódica de las autoridades mediante elecciones libres, informadas y secretas.
 
Es por ello que no resulta razonable, como lo señaló el senador designado Carlos Larraín, que el término dictadura contenga elementos peyorativos, pues la criminalidad no va implícita en dicho concepto, sino que es un factor lamentablemente común en las dictaduras del mundo y por cierto en la dictadura chilena.
 
De este modo no tiene sentido que desde el Ministerio de Educación se justifique la iniciativa por tratarse el término “régimen militar” de un concepto “más general” y con el fin último de invitar a los jóvenes a pensar,  ni que se califique la palabra “dictadura” como peyorativa, pues no existe justificación para reemplazar un término preciso por uno tan equívoco y ambiguo como el propuesto por el ministerio. Resulta cuestionable que la razón del cambio sea fomentar la reflexión, y por el contrario, parece un intento por influir en el juicio de las futuras generaciones sobre éste período, mediante la incorporación de la ambigüedad, como asimismo, un intento de los partidarios de la dictadura por blanquear su imagen.
 
Si bien es cierto para los chilenos el término “dictadura” tiene una dimensión que va más allá de su faz teórica, resulta razonable que así sea, pues  condicionados por nuestro pasado reciente, resulta difícil pensar en una dictadura sin que lo primero que se venga a nuestra cabeza sea la tortura, el asesinato, el exilio, la desaparición de personas, la persecución de las ideas. No obstante, los genios del Ministerio de Educación, esos mismos que nos invitan a pensar, deberían saber que eso no es precisamente culpa de la Historia.  
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador