#Política

Es también nuestra responsabilidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La fría noche después de las primarias estaba con unos amigos conversando, al calor de una parrilla y unas cervezas, sobre la bajísima participación ciudadana y el nulo interés de la gente en ir a votar. Incluso nos reíamos de algunos candidatos, tan surrealistas que parecían sacados de un cuento de Cortázar o de un mal chiste de Condorito. Y un amigo lanzó al aire la siguiente pregunta: “¿Por qué alguien que no está preparado puede llegar a tener el poder de hacer y deshacer políticas públicas?”.


Están ahí porque nosotros los elegimos, ya sea por acción u omisión, y por eso también somos responsables de la grave crisis que hoy nos afecta.

Debo admitir que la pregunta me quedó dando vueltas un buen tiempo. Efectivamente, los hechos demuestran que muchos políticos no están preparados para asumir las tareas que les impone su cargo, y muchas veces hacen desastres debido a su ignorancia. Incluso más, los escándalos de los últimos dos años nos han hecho darnos cuenta que no sólo hay ignorantes entre nuestros gobernantes, sino que además hay corruptos, vendidos, pillos, de todos los colores y todas las tendencias. Creo no exagerar cuando digo que hoy hay pocos que cumplen el mandato de servicio por el bien común que se les ha conferido.

También, y debo decir con tristeza, estos últimos dos años han estado repletos de un odio, una rabia feroz hacia nuestros políticos y empresarios, hacia quienes nos gobiernan. Los noticieros, los diarios y especialmente las redes sociales han sido el canal donde la ciudadanía ha descargado su frustración ante un sistema que funciona mal. Muy mal.

Y hemos decidido, como sociedad, apuntar como culpables de esta crisis a los políticos corruptos, a los empresarios coludidos y destructores de nuestra naturaleza, y a cualquiera que huela a poder. La verdad es innegable: nuestros políticos son los grandes responsables de un sistema segregador y de una desigualdad brutal, y son quienes han destruido nuestra frágil confianza democrática. De eso no hay duda. Y ninguno ha sido capaz de dar la cara, asumir sus errores y, por lo menos, dar un paso al costado y pedir perdón.

Pero si algo he echado de menos en el debate, si es que lo que se ha dado puede llamársele así, es el mea culpa nuestro, de todos los chilenos y chilenas comunes y corrientes. Porque es demasiado fácil, y lamentablemente demasiado chileno, culpar a otros por nuestros males. Pero que no se nos olvide que fuimos nosotros quienes los elegimos, quienes los pusimos a cargo de nuestro país, y hoy pagamos caro las consecuencias de ello.

Nadie de nosotros está dispuesto a entender que somos también grandes responsables de lo que está pasando. Como dice aquel viejo refrán popular, la culpa no es del chancho, sino de quien le da afrecho.

¿Cuántas veces hemos votado por el candidato de cara conocida, pero que no tenemos idea qué piensa o qué hace? ¿Cuántas veces hemos votado por candidatos que nos han ofrecido bonos, regalías, plata, y cuanta otra cosa haya disponible para ganar nuestra adhesión? ¿Cuántas veces hemos votado por alguien reconocidamente malo y corrupto sólo por ser de nuestro color político? ¿Cuántas veces nos hemos hecho los hueones, perdonando mi español poco docto, y ni siquiera nos ha importado ir a votar?

Quienes nos gobiernan están ahí no por derecho divino. Tampoco están ahí porque estudiaron para ello en alguna academia especial para políticos, que en todo caso bastante falta nos hace. Están ahí porque nosotros los elegimos, ya sea por acción u omisión, y por eso también somos responsables de la grave crisis que hoy nos afecta.

Por eso, la próxima vez, además de reclamar y despotricar contra cada político corrupto, en un ejercicio catártico pero fútil de desahogo colectivo, los invito a que nos hagamos cargo del problema. Interesémonos por conocer a quienes buscan representarnos, sus programas, sus acciones y sus propuestas. Participemos del nuevo proceso constituyente, no importa si creamos en él o no, pero hoy nos estamos preguntando el país que queremos construir y tenemos la oportunidad de, por primera vez, hacer valer nuestra opinión. Y vayamos a votar. En esta democracia cerrada y más bien falsa es la herramienta que hoy tenemos para hacer un cambio efectivo.

Yo no fui a votar estas primarias. No podía, porque voto en Huechuraba, comuna donde no se realizaron. Pero si hubiera habido una primaria lo más probable es que no hubiera votado. A mí todavía me cuesta entender que es también nuestra responsabilidad construir un nuevo paradigma en la política. Si seguimos votando por los mismos, ignorando nuestro deber cívico o despotricando contra todos sin aportar un grano de arena al debate, créanme que nada va a cambiar.

TAGS: Participación Política primarias

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza