#Política

En el nombre de dios y la patria se abre la sesión

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En un Estado Laico las prácticas de sus órganos cumplen un criterio de igualdad e imparcialidad, pero sabemos que no es así en la práctica más concreta. En el Congreso, insigne institución republicana, ya es común ver el inicio de las sesiones en el nombre de Dios y la Patria.

Mucho se ha hablado de la codificación del carácter laico del Estado en una futura y supuesta nueva Constitución. El debate, a raíz de la presentación de la propuesta de programa de Michelle Bachelet (y que también salía claramente en el programa de José Antonio Gómez) ha traído consecuencias y respuestas de diferentes sectores, principalmente de la Democracia Cristiana y la candidata de la derecha Evelyn Matthei.
Se ha llegado a decir cosas como el supuesto cáracter antireligioso de la propuesta y que finalmente no se necesita, que de por sí solo se entiende y se da cumplimiento.
Hay algo que claramente no constituye laicismo: “ser antireligioso”. El laicismo reclama el derecho a la libertad espiritual y el derecho a discrepar, siendo obligación del Estado el garantizar este principio. El Estado laico no privilegia ninguna religión en recursos, influencia, símbolos, rituales en desmedro de las demás.

Sin duda este tema es de una dimensión socio – política, pero que necesita de una expresión jurídica que la haga vinculante. El Estado, en sus diferentes funciones y componentes, involucra una serie de instituciones, políticas públicas y actos administrativos que pueden implicar un desequilibrio determinado. En este marco los credos, independiente del número de seguidores, deben tener derechos y oportunidades de difusión y práctica que sean igualitarios.

Una dimensión importante, por ejemplo, tiene que ver con el cumplimiento del Derecho a la Espiritualidad. El artículo 19, la Constitución consagra el derecho a la vida y la integridad física y psíquica de la persona. Dentro de esta última, lógicamente entra para muchos la espiritualidad, la cual es entendida, integrada y asumida de muchas formas por los individuos o comunidades. En este sentido, la aplicación de políticas puede transgredir este derecho, como por ejemplo lo que pasa hoy con la política de drogas en relación a la marihuana, considerada para muchos un importante foco espiritual.

Otro claro ejemplo lo constituye la educación. Ya sea desde la perspectiva institucional, con financiamiento a instituciones con dueños de confesiones determinadas o con la existencia de colegios públicos con nombres de referentes religiosos. Por otro lado, la educación religiosa, hoy regulada por Decreto, que no permite una real decisión y avance del estudiante con respecto a su propia espiritualidad, en donde la mayoría de los profesores de religión son católicos y con contenidos que son fijados por el MINEDUC, institución hoy muy influenciada política y espiritualmente en la conformación del curriculum por sectores religiosos privilegiados.

Pero sobre todo hay que recalcar aquí que la educación pública debe ser laica. Esto constituye una importante dimensión de la calidad y que – por ende – también debe estar consignado constitucionalmente. No solamente implica la problemática sobre la educación religiosa específica, sino también una dimensión de como entender la educación. El laicismo es ante todo libertad y no prohibición (como se le suele atacar). Hoy pareciera que queremos formar niños y niñas solamente para recibir y repetir información, incentivar una formación con pocos valores y entendimientos éticos. La educación laica implica motivar y formar carácter, buscando el aprendizaje significativo, desde la misma acción y experiencia del estudiante, lo que implica respetar la diversidad, formar comunidad y no intentar uniformar. Implica un sistema educativo que forma ciudadanía, motiva la opinión y a la vez logra ser neutral. Esto constituye una de las principales revoluciones educativas que tiene pendiente Chile y es obligación del Estado impulsarla en la educación pública.

Y así podemos con una lista de varios ejemplos. En un Estado Laico las prácticas de sus órganos cumplen un criterio de igualdad e imparcialidad, pero sabemos que no es así en la práctica más concreta. En el Congreso, insigne institución republicana, ya es común ver el inicio de las sesiones en el nombre de Dios y la Patria. Hace poco vimos como una virgen se colocaba en la JUNJI. Aún muchas instituciones les toca partir con la oración. La asistencia espiritual en espacios como las Fuerzas Armadas y Carabineros están hoy monopolizados por la Iglesia Católica. El privilegio en la asistencia a actos de la Iglesia Católica y Evangélica del Ejecutivo y así múltiples menciones que podríamos sumar en materia de Matrimonio o en los argumentos dados para no entrar en temas polémicos como el Aborto, educación sexual o el Matrimonio Igualitario.

En resumen, la codificación de un Estado Laico dentro de la Constitución es una labor pendiente para ir avanzando en la consolidación real de un país que respeta por igual a toda opción espiritual en donde cada acto que realice esté bajo esta condición constitucional. La respuesta no es crear una ley especial para cada credo como propuso Matthei con los evangélicos, sino asegurarles a éstos y a todos los credos respeto e igualdad. Es más, es un paso fundamental para apoyar y respetar el desarrollo espiritual que sin duda hoy tienen miles de chilenos de distintas maneras, muchas de ellas no dogmáticas. Por último, es una consideración elemental para el logro de una educación de calidad, que logre enfocarse en procesos en vez de indicadores competitivos, a personas en vez de números, a formar una comunidad desde la diversidad y no la uniformidad.

 


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?