#Política

Élites desconectadas

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las élites directivas (empresariales y políticas) están  seriamente desconectadas de la nueva sociedad en la que actúan, una sociedad digital que construye valor, relación y proceso en base al dato y a la información, fundamentada en el binomio redes/personas. En el ámbito de la empresa, los datos son reveladores: el 64% de los CEO (primer ejecutivo) de las principales compañías del mundo no tienen presencia alguna en el nuevo entorno digital, según un reciente informe de la consultora Weber Shandwick. Estos directivos consideran, todavía, que el anonimato social es fuente de poder, jerarquía y eficiencia. Algo absurdo en un entorno con 2.000 millones de consumidores conectados y 450 millones de currículos disponibles en internet. Con su actitud defensiva, condenan a sus empresas a una nube tóxica de desconfianza, recelo y sospecha permanente. El mundo ya no acepta secretos. Desconfía de ellos. Y los consumidores, los mercados –y la cotización de esas compañías-, son muy vulnerables a los problemas de información y comunicación que provoca un celo empresarial mal entendido.

En la sociedad transparente y abierta, el control informativo y el hermetismo corporativo ya no garantizan la seguridad. El aislamiento de esos líderes favorece y alimenta la cultura del no comment que practican algunas compañías que todavía piensan que la mejor publicidad es ser ignorados (sobre todo en sus negocios, alianzas o proyectos).


Las élites desconectadas dirigen estas sociedades autistas bajo patrones y modelos jerárquicos basados en la autoridad posicional, no en la reputación relacional. Dirigen empresas, pero se alejan –cada día más- de la comprensión de sus clientes en su inseparable condición humana, cívica y ciudadana. Este modelo se agota rápidamente.

Aunque no todos se esconden. En Estados Unidos, por ejemplo, los CEO más sociales y digitales (con presencia e interacción en las redes) son los que gozan de mayor autoridad y su aportación en términos de retorno y de valor a la compañía es mucho mayor. Han comprendido que tener un lugar en el mercado –aunque sea dominante- no es suficiente para el progreso sostenible de sus empresas, ya que estas dependen de su reputación social; y que lo que se necesita, en mercados maduros con ciudadanos-consumidores muy exigentes e informados, es tener presencia y posición en la sociedad. Sin sociedad no hay mercado.Ello explicaría que el 60% de las compañías que están incluidas en el Fortune Global 100 han fichado, en el último año, a especialistas en social media y están reestructurando profundamente sus canales informativos y sus epidermis relacionales. Se han dado cuenta, además, que los cool hunters y cult searchers que descubren y analizan tendencias, hábitos o comportamientos en la red son clave para el desarrollo de productos o para fidelizar consumidores-usuarios con sus marcas en el mundo perecedero de una oferta con fecha de caducidad o sometidos a la concurrencia constante de nuevos competidores.

En España, la situación es muy diferente. El estudio Las marcas de consumo en la web 2.0, realizado por Estudio de Comunicación, analiza la política de comunicación de grandes empresas y aporta conclusiones preocupantes. Las marcas españolas hablan poco con sus consumidores, les escuchan todavía menos e ignoran su potencial para construir o hundir lo que es su principal activo: el valor de los intangibles. Además, todavía son pocas las empresas que impulsan estrategias de comunicación en los medios sociales dirigidas específicamente a los consumidores de cada país. Lejos de fomentar la conversación, la interrelación, el servicio o la información como valor, la publicidad y la promoción continúan siendo los pilares básicos de muchas de ellas.

Las élites desconectadas dirigen estas sociedades autistas bajo patrones y modelos jerárquicos basados en la autoridad posicional, no en la reputación relacional. Dirigen empresas, pero se alejan –cada día más- de la comprensión de sus clientes en su inseparable condición humana, cívica y ciudadana. Este modelo se agota rápidamente.

Y, además, el último informe semestral de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones confirma lo peor: en España internet es, al menos, un 21% más cara que en la UE. La diferencia, en vez de reducirse, sigue creciendo y abriendo la auténtica brecha digital –no específicamente cultural ni generacional- en banda ancha, que dibuja un país a dos velocidades. La conexión ultrarrápida es un lujo al alcance de muy pocos: solo unos 200.000 abonados disfrutan de velocidad de más de 30 megas. Élites desconectadas y sociedades fracturadas, este es el problema.

No es de extrañar que España haya caído hasta el puesto 42 en el ranking del Informe global de competitividad 2010-2011 del Foro de Davos. La letal combinación de líderes analógicos (con su escasa visión de la cultura digital), empresas autistas (más orientadas a explotar el nicho de lo conocido que a explorar lo nuevo) y una sociedad a dos o más velocidades (con el riesgo de nuevas fracturas sociales) ofrece un panorama que reclama reacción urgente, no lamento condescendiente.

Las empresas, como los partidos, deben de salir de sus sedes corporativas y abrirse a las redes sociales si quieren revitalizarse, reconectarse y redescubrir las razones y los argumentos de los nuevos consumidores que ejercen a la vez de ciudadanos, y de los ciudadanos que se comportan como consumidores.

* Antoni Gutiérrez-Rubí , asesor de comunicación

www.gutierrez-rubi.es

—————–

Foto: Confidential / Ivory Elephant PhotographyLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de Abril

Hola Antoni:

Muy bueno tu artículo. Es curioso puesto que la mayoría de las empresas poseen Intranets corporativas y por consiguiente disponen de ciertas competencias técnicas como para establecer sistemas de comunicación más tranversales tanto al interior de las organizaciones como con los clientes. Sin embargo, aún disponiendo de tecnologías más sofisticadas, ocurre casi lo mismo que si no existiesen esos soportes. El tema de fondo hoy, estimo, ya no es el de la tecnología sino de los cambios culturales equivalentes que no han venido aparejado de las potencialidades de las nuevas tecnologías. Y eso corre tanto para empresarios, políticos y todo el espectro social de nuestra época. Tanto como disponer de soportes sofisticados, hoy cuenta el sentido que queremos darles y las conversaciones que estamos dispuestos a hacer pasar. Gracias por tus muy buenos enlaces.
Saludos cordiales,
Carlos Cerpa

19 de Abril

Hola Carlos,

Gracias por el comentario. Y totalmente de acuerdo con tu frase “El tema de fondo hoy ya no es el de la tecnología sino de los cambios culturales equivalentes que no han venido aparejado de las potencialidades de las nuevas tecnologías”. Ese es el quid de la cuestión, que la sociedad cambia, que los ciudadanos y los consumidores cambiamos, pero muchas empresas no dan ese paso.

Saludos!

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Nuevos

Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, p ...
+VER MÁS
#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

¿Existe un aparato judicial a la altura de las circunstancias?, ¿existe voluntad política para reformar las fuerzas de orden y seguridad?, ¿o están simplemente blindándose unos a otros?
+VER MÁS
#Justicia

Lo que remueve en nosotros el cuerpo de un niño flotando en el Mapocho