#Política

Elecciones FECH: regalarse a la Concertación o construir izquierda

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El año 2010 era el año del terremoto y todos se enfocaban en reconstruir el país. La Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) y los universitarios jugaron un rol asistencial bastante extendido en el tema de la reconstrucción, organizando cuadrillas de voluntarios en numerosos lugares afectados. Ello les valió el reconocimiento social que incluso se vio reflejado en encuestas de opinión. Pero de política, no mucho.

Hace poco más de un año, la oposición política era inexistente. Salvo el humorista Kramer, el entrenador Marcelo Bielsa, y uno que otro conflicto ecologista, la política estaba ausente. La oposición concertacionista se preocupaba de las “piñericosas” y deambulaba en marchas donde les terminaban lanzando monedas. Mientras, Lavín le ponía toda la máquina al proyecto tecnocrático neoliberal en educación, sin que nadie se le opusiera con mucha fuerza. Los ciudadanos y pobladores, especialmente los del sur, acumulaban rabia e impotencia contra la desidia, apatía e indolencia del gobierno de gerentes, y estallaban en manifestaciones por el precio del gas, por la lentitud de la reconstrucción, por las represas. Casi nada tenía articulación política. Todo era espontáneo, y el oportunismo de los políticos siempre aparecía, como buscando una luz donde pararse para hacer algo contra el gobierno empresarial, fortalecido con el rescate a los mineros en Copiapó.

En Octubre del 2010 también se gestaba una nueva elección de la FECh. Había dos competidores de izquierda que eran los más importantes. Por un lado, las Juventudes Comunistas y la Nueva Izquierda Universitaria. Por otro lado, los estudiantes Autónomos y los colectivos que arman su red de apoyo. En la FECh, este 2011 ocurre algo similar, pero con una mayor dispersión de las listas de izquierda. Como se sabe, la lista de las Juventudes Comunistas tiene tras de sí a un partido con una historia que arrastra consigo la identidad de izquierda. En la Universidad de Chile, esa simple identidad ha sido el sustento con el cual se han establecido y reproducido electoralmente para dirigir la FECh. De forma diferente, la lista de los Autónomos, tiene una historia bastante más reciente ligada al pensamiento del movimiento SurDA, pero sin partidos constituidos orgánicamente detrás y con apelaciones a la izquierda más crítica de las experiencias pasadas.

Más allá de los llamados de sentido común que se hacen en cuanto a recobrar el sentido público e incidencia social de la FECh (en una especie de nostalgia construida por toda la izquierda), lo que marca la diferencia entre ambas listas es el énfasis en la política y las prácticas de construcción de bases. Para las Juventudes Comunistas, esta construcción viene dada por procesos de dirección orgánica de instalación de políticas, estrategia heredada de los procesos políticos de la izquierda del siglo 20. Para la Izquierda Autónoma, la construcción de bases viene dada por procesos reflexivos colectivos que reconocen el fracaso de la izquierda del siglo 20, y buscan acumular los aprendizajes que han venido de la mano de procesos de movilización estudiantil y social en este siglo (2001, 2005, 2006, 2008). Los autónomos intentan en estas experiencias generar una vinculación de base entre las condiciones sociales y la generación de políticas a partir de las reflexiones locales.

En la Universidad de Chile, el centro de la disputa de la FECh tiene que ver con la identidad de la izquierda del siglo 21. Por un lado, los comunistas buscan un acomodo electoral que les permita incluirse en el sistema político y un eventual futuro gobierno de la Concertación, por lo que apuestan a una victoria más emblemática que política. Quieren ponerle un rostro social, el de Camila Vallejo, a la salida institucional del conflicto educativo. Por otro, la izquierda autónoma busca crear vinculación entre lo social y lo político, resaltando las condiciones sociales que constituyen la democracia antipopular y el cierre de la política a los ciudadanos, tal como lo es el reconocimiento de que el país está económica y políticamente manejado por cuatro mil familias. Para ello se niegan a poner al movimiento social como un anclaje que permita desarrollar la política de acuerdo electoral del Partido Comunista (PC).

Los militantes de izquierda comprenderán que la actual líder de la FECh, Camila Vallejo, está liderando un proceso de descontento inorgánico que carece de política e instrumentos políticos propios. El PC no tiene ni ha tenido influencia en la política del movimiento, y por ende busca encontrar herramientas para dirigirlo a sus objetivos políticos propios. La Izquierda Autónoma, por otro lado, no pretende instalar una agenda propia, sino que ha buscado construir una política junto al movimiento social. Ad portas de un eventual pacto electoral con la Concertación, el PC decidió probarse a sí mismo y arriesgar el capital simbólico que Camila Vallejo representa hoy en día para el mundo social.

Lo que se disputa en la FECh es la proyección de la izquierda partidista versus la de la izquierda social. Uno busca dirigir la fuerza social hacia objetivos políticos de un partido anquilosado en la política del siglo 20. Otro se construye en medio de las contradicciones que impone la sociedad capitalista del siglo 21 en Chile. Un proyecto busca dirigir a la sociedad de izquierda. El otro intenta construir la izquierda y su política en la sociedad. Son dos proyectos de izquierda que crecientemente buscan dialogar, pero cuyas diferencias históricas tienen que tener expresión electoral. Veremos qué dicen los estudiantes de la Universidad de Chile.

* Nota elquintopoder.cl: Te invitamos a leer sobre el mismo tema la entrada de Cristóbal Lagos, "Elecciones FECH: El falso dilema entre los social y lo político".

———

Foto: elquintopoder.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de noviembre

Un saludo de socialista siempre joven

No puedo sino saludar el esfuerzo que hacen. La lógica que exponen responde a la crítica de las grandes fallas de la izquierda en los últimos 20 años. Pero hay que suena deja vu. Es como el debate de la década del 30 en España (no PC), de los socialistas del 30-40 y lnuestra generación de los 60.

¿La “izquierda social” hace o no hace política? A la larga este es un dilema no menor. Primero, ¿que programa? ¿Máximo, Mínimo, de Transición o lo que sea? Segundo, que alianzas porque la unión hace la fuerza pero quizás importante más la diferencia. Y tercero, ¿Que métodos de decisión colectivos? Si el centralismo democrático está obsoleto, los métodos de decisión basados en la reflexión colectiiva están sujetos a dilemas inexorables. ¿Serán por mayoría o por consenso a pesar que este último puede ser antidemocrático en muchas circunstancias ¿que implica la elección de líderes o representantes de una izquierda social?

Me alegra la diversidad. Me alegra lo nuevo. Tenemos que aprender de vuestras experiencias pero también mediten sobre los dilemas inevitables de hacer política de izquierda.

Saludos

20 de noviembre

Un saludo de vuelta. y gracias por comentar.

Creo que una de las diferencias notables de la izquierda social, si es que se me permite el nombre, con la izquierda tradicional es justamente que la política no se traduce en un mamotreto/maniifiesto defendible en base a principismos abstractos. Lo que se busca es generar una relación entre las formas de opresión social que se expresan en localidades/comunidades y politizarlas a un nivel más extenso. Cuando uno hace política en ese campo tiene muchas más posibilidades de tratar y equivocarse, pero el punto es que eso no se traduce en un fracaso político, sino que se incorpora como aprendizaje. Creo que esa ha sido la dinámica de los últimos 10 años.
Tus preguntas son difíciles de contestar, en particular en cuanto a un programa y un marco de alianzas. En general creo que se han incorporado formas de democracia directa/colectiva reducidas a espacios locales, que en base a sus realidades definen tanto programas como marcos de alianzas. No creo que ni la izquierda social ni la tradicional tengan claro un programa.
Y si, debemos meditar sobre qué significa la izquierda en estos tiempos, o qué tipo de izquierda es la que mejor responde a los desafíos que implican la promoción de una sociedad más igualitaria.
Saludos.

19 de noviembre

Estimado Iván:

Interesante reflexión, y quisiera profundizar más de cómo se articulan las fuerzas políticas desde el interior de la Universidad, creando a los futuros políticos. Sin embargo, en el término regalarse o construir; cabe destacar que:

El término regalarse implica que se tiene una ideología política, pero puede transarse para mantenerse, al menos en los nombres de sus integrantes. Por otro lado “construir izquierda” debe dejar claro si lo que se busca es ampliar y no “reconstruir”.

La sociedad actual quizás necesite una representación más dinámica, donde los “actores sociales” (futuros políticos) transmitan a través de sus propias ideas nuevas formas de hacer sociedad, y no tratar de modernizar conceptos anquilosados que se frenan con políticos “designados” a través de herencia familar, movimiento universitario o la constitución.

PD: En la Fech se da algo así como “La ramada del Huaso Smith”.

Saludos,

20 de noviembre

Gracias Pablo por comentar.
El uso del término “regalarse” lleva una carga de significado que enfatiza la estrategia del Partido Comunista de buscar un nuevo pacto de gobernabilidad mediante alianzas electorales con la Concertación. Creo que Vallejo pudo liderar un proceso que, de haber sido conducido por el PC, no hubiese tenido alternativa de ser tan masivo.
Exponer a Vallejo a una eventual derrota implica, desde mi perspectiva, una desconsideración completa por el escenario en que se desenvuelve el conflicto, en que los partidos en su totalidad no han podido expresar ningún canal de mediación/expresión de las demandas sociales asociadas al conflicto educacional. Por ello, creo que es mezquino que una política se base en la mantención de la administración burocrática de una federación de estudiantes, y deja en claro mucho de lo que se puede criticar a la clase política, incluyendo al Partido Comunista.
Hay que reconocer que Vallejo es una muy buena militante, y expreso que admiro su coraje, valentía, y disciplina. Pero eso no puede nublar lo que significa la política de largo plazo, y yo creo que ella sabe que esta decisión no es la más adecuada para el movimiento social, sino que la más arriesgada.

Ahora, respecto a construir, creo que es un proceso que tiene mucho más que ver con reconocer que la izquierda fracasó en el siglo 20 y necesariamente necesita repensar su proyecto y campo de acción. Por ello, tu bien señalas, no se trata de “reconstruir” un proyecto fracasado, sino que usar ese fracaso como experiencia real y concreta de aprendizaje. Esa es la razón por la que el autonomismo se aleja de las izquierda testimonial, o identitaria, esa que se ha transmitido no como un proyecto con expresión material, sino que lo ha hecho fundamentalmente mediante una historicidad estética. Hacer política con la estética es riesgoso para cualquier grupo con vocación de mayorías.

Y sí, te entiendo. Se necesita no solo una renovación conceptual, sino también una nueva praxis en la política. Ello le daría más dinamismo a las representaciones, que debiesen expresar las fuerzas vivas que se disputan la conducción de la sociedad.

Saludos.

20 de noviembre

Es el artículo más esquizofrénico que he leído en mucho tiempo…no sabía que el autonomismo estuviese así de mal en sus análisis políticos, o bien fuese así de oportunista….

20 de noviembre

Estimada Javiera,
La esquizofrenia es una enfermedad mental cuyas causas no han podido aun ser explicadas por la medicina. La etimología de la palabra dice que tiene que ver con la separación de dos realidades. Si es que a esto te refieres, pues sí, este artículo es esquizofrénico. Lo es porque expresa una división clara de la izquierda en cuanto a la proyección de la política y el conflicto que se ha expresado este año.

Sería interesante que apuntaras una discusión argumentada respecto a qué es lo malo del análisis. La crítica siempre es bienvenida cuando se hace de forma constructiva.

Saludos pues.

21 de noviembre

si pos Javiera, no podemos seguir en la lógica de las descalificaciones al otro al interior de las izquierdas. Plantea tus argumentos, persuade, convence. Así se contruye.

21 de noviembre

Expresas bien esas disputas políticas que no se muestran al público general, que se esconden bajo los eslogan más hermosos.

Esas disputas donde finalmente los agentes, de manera individual y también colectiva, buscan maximizar un cierto bien o recurso para obtener algo más para sus intereses propios, partidarios u de organización.

Nos muestras eso que todos hacen y que todos reniegan, el cálculo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Una Estrategia País es una declaración que determina la esencia de lo que hay que hacer sostenidamente en el tiempo para conseguir un objetivo principal que debe impulsar el desarrollo de otros objetivos ...
+VER MÁS
#Chile 2030

¿Es posible que Chile logre su desarrollo sin Estrategia País? Parte 2

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)