#Política

El triángulo de las desconfianzas

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las políticas forman parte de las estructuras tradicionales de la institucionalidad democrática (partidos y parlamento) y se expresan en la Concertación y en el fenómeno que se desato durante la gestión Bachelet y que conocemos como “los descolgados” (Mas, Meo, Arratismo). Mientras los primeros buscan retener su hegemonía como oposición desde la institucionalidad (Concertación, Pc y Pri), los otros buscan convertirse en interlocutores válidos y legitimarse como oposición en la dirección de romper el “duopolio” que dominó la política chilena durante los últimos 20 años.

Las oposiciones sociales forman parte de los ciudadanos que no sólo están desencantados con la política formal (clase política, partidos, gobiernos y parlamentarios), sino también buscan la expresión de sus demandas al margen de los canales tradicionales de la política democrática. Se trata, por tanto, de oposiciones informales o no institucionales.

La presencia de esta oposición es, sin duda, un rasgo nuevo de la política chilena post dictadura; y que ha manifestado su fuerza y capacidad movilizadora desde principios del presente año.

Las tensiones no sólo surgen al interior del gobierno (a partir del caso Van Rysselberghe y la fuerte tendencia a la baja en la aprobación presidencial), sino también entre el gobierno y la oposición formal (hegemonizada hasta el momento por la Concertación) que comienzan a enfrentarse fuertemente en el terreno legislativo. Mientras tanto, los ciudadanos con una actitud de movilización activa comienzan a crecer y a madurar. Su mayoría de edad la cumplen el 4 de agosto, cuando nuevamente en el país aparecen los “cacerolazos”.

Desde ese día ese, se consolida el “triángulo de las desconfianzas” entre gobierno, oposiciones formales y las oposiciones social-ciudadanas. Nadie se cree, nadie se escucha. El malestar latente se hace manifiesto.

¿Por qué surgen las oposiciones sociales? Hay varias razones que explican el hecho. Voy a poner atención en tres. A mi entender, la principal se encuentra en que la institucionalidad chilena (oposiciones institucionales y gobierno) no tiene la capacidad de incorporar y procesar las demandas ciudadanas. Sus lógicas tradicionales de acción y negociación política sumados a sus intereses económicos y de poder entran en tensión con el querer y el necesitar de millones de chilenos.

Mientras los partidos cada día cumplen menos con su rol histórico de mediadores y articuladores de intereses clasistas o sociales, el Gobierno está atrapado en su lógica gerencial y mercantil. Si a ello agregamos el desprestigio de la actividad política, la fuerza ciudadana y sus caminos de movilización no encuentran interlocutores ni cauces en los que sus demandas se conviertan en políticas públicas concretas y reales (Educación y protección del Medio Ambiente). Por tanto, no queda otro camino que la calle y la movilización activa.

Otro elemento que explica esta explosión social-ciudadana es la fortaleza de la democracia chilena. Es paradojal. En efecto, la democracia es débil por un lado, pero es fuerte por otro. Mientras por un lado, esta oposición surge por la presencia de una “democracia limitada”, que cierra las puertas a las demandas ciudadanas, por otro genera el piso y el espacio para hacer escuchar sus voces, planteamientos y demandas. No hay miedo a la involución autoritaria.

Sin embargo, es interesante observar cómo la derecha ha sembrado levemente ese miedo. Hemos escuchado en esta semana (entre el 15 y el 19 de agosto) decir a) al Alcalde de Santiago que se podrían sacar los militares a la calle el 11 de septiembre, b) al Presidente, que no nos olvidemos de cómo se “destruyo la democracia” y c) a la UDI plantear que todo este escenario destruye las instituciones.

En tercer lugar, el malestar tiene directa relación con el fracaso del neo liberalismo chileno y su hegemonía “comercial-financiera”. La mercantilización de todos los aspectos de la vida (salud, educación, medio ambiente, alimentación) ha hecho crisis. Durante los gobierno de la Concertación se “protegió el modelo” para cuidar la democracia. Hoy esa democracia que se ha consolidado y es más fuerte de lo que se quiere hacer aparecer; está poniendo en jaque al modelo. Ha llegado la hora de construir un modelo de desarrollo a “escala humana” que termine con los abusos del capital y sus utilidades vomitivas.

Este movimiento social-ciudadano no sólo es amplio: es también de gran potencial. La educación y la demanda para terminar con el lucro es sólo una arista.

La amplitud del movimiento se ha manifestado en a) los ambientalistas que se manifestaron en Punta Choros, contra HidroAysén e Isla Riesco, b) las asambleas locales como en Magallanes por el tema del Gas, en Calama por aumentar sus recursos, en Dichato por el retraso en la reconstrucción, en Rancagua por el alza de la bencina, en Melipilla-Alhúe por la instalación de una Cárcel, c) la movilización por la igualdad de género, d) los ciclistas desnudos que reclaman por sus derechos, e) los colectiveros, f) la gente que paraliza el transito en protesta contra el mal servicio del transporte público, g) los trabajadores que paralizan actividades en el sector minero, portuarios, fiscales, bancarios, retail y h) los consumidores ante el abuso del capital (caso La Polar). Hoy son los estudiantes y mañana la salud por las concesiones hospitalarias. Y no nos olvidemos del conflicto Mapuche.

Y mientras todo esto sucede, la clase política en general y el gobierno en particular preguntan: ¿cómo terminar con el “triángulo de las desconfianzas”?

Gobierno y oposiciones formales hacen apuestas; mientras el primero realizó un cambio de Gabinete, los segundos guardan silencio, solidarizan y dejan que el movimiento social siga su curso a la espera de capitalizar en votos esta coyuntura. Y la clase política, en general, piensa no sólo en reformas políticas que encaucen la expresión ciudadana, sino también en una reforma tributaria que aumente la inclusión y disminuya las brutales desigualdades del modelo chileno.

Todo esto va generar a) reformas políticas, b) reforma tributaria y c) una derecha quebrada, cansada, frustrada y fuera de La Moneda.

———-

Foto: Claudio Olivares Medina / Licencia CC
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
llaguno

21 de Agosto

HAN EDITADO EL ARTÍCULO…DEJANDO, SIN DUDA, LO SUSTANCIAL. DEL ORIGINAL FALTA EL PRIMER PÁRRAFO QUE DICE “El escenario político que se abre en Marzo del 2010 con la instalación de Piñera y la Derecha en el Gobierno abre un nuevo ciclo político en el país; que ha ido manifestando a lo largo de estos primeros 18 meses (lo que llaman el “primer tiempo”) sus propias dinámicas y lógicas de acción. Entre sus principales características se encuentra la emergencia y la consolidación de dos oposiciones; las políticas y las social-ciudadanas”.

llaguno

21 de Agosto

LAS OTRAS OMISIONES…. DE EDICIÓN -PROBABLEMENTE POR ESPACIO- SON MENORES Y NO INFLUYEN EN LAS HIPÓTESIS GENERALES Y CENTRALES DEL ARTÍCULO. SÓLO ME INTERESA DESTACAR LA RELACIÓN ENTRE “LA ESPIRAL DE LA DESCONFIANZA” Q SE INICIA CON EL CONFLICTO DEL GAS EN MAGALLANES EN ENERO DE ESTE AÑO Y “EL TRIÁNGULO DE LAS DESCONFIANZAS ENTRE GOBIERNO, OPOSICIÓN FORMAL E INFORMALES”…. EN TODO CASO, TODO OK
EL ARTÍCULO COMPLETO EN MI BLOG. SÓLO QUEDA SEGUIR MOVILIZADOS Y ROMPER LAS DESCONFIANZAS…SÓLO ASI, SEREMOS UN MEJOR PAÍS

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador

Mientras que la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades otorga el carácter de meros “administradores” a los municipios sobre el territorio y el quehacer comunal, las prácticas de estos “muni ...
+VER MÁS
#Municipales

Administradores v/s Gobiernos Locales, moviendo los límites de lo posible