#Política

El trabajo no ha terminado: reflexiones post elecciones

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las elecciones presidenciales siempre parecen ser el punto de partida de un nuevo camino, pero lo cierto es que llevamos varios años de inflexión que seguirán su curso natural hasta encontrar el cauce que mejor lleve al desarrollo de las fuerzas emergentes de la sociedad, que claman por cambios más profundos. Donde quieren sentirse involucrados, más ciudadanos y menos clientes

Nos somos los únicos, pero es deber de todas y todos ocuparnos por los destinos de nuestro país, de la sociedad en la que vivimos, el sistema social, político y económico que nos alberga. Lo anterior parece lejano, en un Chile de individualísimos, de siutiquerismos y de eufemismos. Donde aún somos incapaces de superar divisiones para mirar hacia el futuro, al menos en los temas que son clave del desarrollo humano, con la perspectiva de buscar la felicidad en desmedro de sólo buscar la riqueza material.

Por ahora, los discursos sobre un nuevo modelo en Chile parecen utópicos, claramente la nueva política opta por el dato duro, por la supremacía de lo presente antes que proyectar una visión de cambio y transformación. Pues nos pasamos mirando a otros, para copiar o adaptarlo a nuestro entorno. Un país ya tan permeado de identidades confusas que no sabe quién es, quién fue y por mucho menos no sabe quién quiere ser.

Las elecciones presidenciales siempre parecen ser el punto de partida de un nuevo camino, pero lo cierto es que llevamos varios años de inflexión que seguirán su curso natural hasta encontrar el cauce que mejor lleve al desarrollo de las fuerzas emergentes de la sociedad, que claman por cambios más profundos. Donde quieren sentirse involucrados, más ciudadanos y menos clientes. Dicho escenario llegará tal vez, pero tardará, y eso lo saben bien los pragmáticos que con buen diagnóstico ven como el chileno medio está más preocupado de comprar un juguete para la navidad que ir a votar a quien debe gobernar su país.

No extraña el desinterés, pero tampoco sorprende lo lento que avanzan los cambios. Sin embargo seguimos teniendo tareas pendientes, porque el proceso consiste en acciones continuas hacia un objetivo. Todavía nos queda mucho por delante, y quienes hemos tomado una decisión electoral tenemos aún más responsabilidad, pues debemos hacernos cargo del voto y honrarlo con coherencia y sabiduría.

Nuestro país requiere de un profundo compromiso por reeducarnos, de volver a decirnos que somos capaces, y que el quiebre del status quo no es fácil, lleva tiempo y aún más necesita de sacrificios impensados. No podemos renunciar ahora, debemos salir a convencer, pero por sobre todo a movilizar.

No basta sólo los cambios gubernamentales, se requiere de impulsar un cambio cultural, convirtiendo el malestar en alternativa. Procurando hacer de las mayoría políticas, mayorías electorales. Si tarda, no importa, porque hemos estado durante tantos años convencidos de que lo que tenemos es bueno, que avanzar lento no tiene mayor preocupación. Lo importante es no detenerse.

Nada cambiará mañana mismo, todo tiene su justo tiempo, pero para que esas transformaciones lleguen, debemos ser capaces de desprendernos de intereses mezquinos y cortoplacistas, para construir una alternativa que convenza para provocar los saltos evolutivos del  sistema social chileno.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Carolina Pinilla

21 de diciembre

Me encantaría que existieran más personas dispuestas a generar un cambio. Que por fin la ciudadanía se empodere y se de cuenta que está bien quejarse frente al televisor (es el primer paso), pero que es mucho mejor salir a las calles a exigir a nuestros representantes, esos a los que gracias a nuestro voto están en una posición privilegiada, esos cambios que nos permitirán vivir en un país más justo. Ese país con el que tanto soñamos, pero que tan pocos estan dispuestos a trabajar en ello.
Excelente tu comentario.

Jose

23 de diciembre

Error. No es un pais que no sabe quien es. es un pais que no quiere reconocer quien es. Pero si mira al resto del mundo, se dá cuenta de quienes somos: somos el pais modelo para el mundo de hoy, ese modelo que en Chile todos dicen no querer pero lo apoyan, y consolidan todos los dias en su actuar. El modelo que todos dicen detestar pero nadie quiere renunciar a lo que el modelo le dá, todos reclaman por las grandes diferencias en los ingresos pero nadie quiere que su bolsillo renuncie al creciemiento que provoca esta diferencia. Eso somos señor, hipocritas, de la boca para afuera decimos que detestamos algo mientras lo veneramos en el actuar.

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Simplemente legislando para que todo el plástico que ingresa a la economía pague una tarifa progresiva y compensatoria por los daños que genera su disposición final
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Solución de mercado para disminuir los plásticos desechables

Nuestro sello identitario se ha teñido de ideas y símbolos ajenos que han penetrado con potencia avasalladora en nuestra cultura.
+VER MÁS
#Sociedad

Chile ¿Una mala película gringa?

Todos sabemos que las resoluciones del ente fiscalizador son vinculantes y es más, obligatorias, para los servicios de la administración del Estado y por ello esperaríamos que el Director de Obras inicie ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcaldesa Evelyn Matthei desobedece a la Contraloría

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Popular

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

El problema sustantivo es que vivimos de referentes y el discurso chistoso del presidente hace daño
+VER MÁS
#Género

El discurso del rey