#Política

El reto de las izquierdas Millennials

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Así como la competencia a los partidos de la Nueva Mayoría en su espacio electoral es Revolución Democrática o la Izquierda Autónoma, la competencia a los partidos tradicionales de derecha es Evópoli y otros movimientos menores. Sin embargo, los objetivos de los protopartidos de derecha son distintos a los de la izquierda más radical. Los primeros pretenden ampliar la base social de la coalición Chile Vamos, mientras que en la esencia de los movimientos de la izquierda no adscrita a  la Nueva Mayoría, está el deseo de arrebatar a los partidos del progresismo la hegemonía  del espectro sociológico de la izquierda –rivalizando por un mismo electorado-y, por ende, están “en camino de levantar un referente nuevo por fuera de las coaliciones actualmente existentes” (RD).


El insistir en descartar acuerdos con otros sectores del progresismo es un error fatal, puesto que los mantiene en una mirada adanista y de insularidad que, inconscientemente, los acopla con los sectores inmovilistas de la derecha

El reto de las izquierdas Millennials, ideológicamente muy motivada, conformada principalmente por ex dirigentes estudiantiles, generaciones más jóvenes, mayoritariamente hombres y con un nivel de estudios más alto, es situarse en la perspectiva del sorpasso a los partidos históricos de ese sector político y de posicionarse como los únicos actores del cambio, desechando la acción conjunta con las fuerzas progresistas que postulan una estrategia de alianza con el centro político.

Perciben la política como un juego necesariamente de suma cero o negativa: lo que otros ganan, nosotros lo perdemos… y viceversa. Asimismo, tienden a subvalorar la complejidad de la sociedad mundial emergente después de la caída de la Unión Soviética. Esto refleja, además, incapacidad de deliberación estratégica y organizacional necesarias para encauzar la voluntad de cambio societal en acción política, desacoplando la denuncia con la vertebración de un proyecto de mayorías para competir electoralmente mas allá de los recintos universitarios.

El insistir en descartar acuerdos con otros sectores del progresismo es un error fatal, puesto que los mantiene en una mirada adanista y de insularidad que, inconscientemente, los acopla con los sectores inmovilistas de la derecha que se resisten a las reformas que la sociedad chilena requiere. Su maximalismo ideológico también, inevitablemente, los conduce a un paralelismo de estrategias que se retroalimentan con posiciones anti reformistas.

El proceso de cambio de la estructura social chilena, implica asumir que las preferencias políticas ya no se estructuran fundamentalmente de forma binaria, sino de una manera más compleja que, como es común en muchas otras democracias, se traduce en un sistema multipartidista. Las encuestas indican que la mayoría de los chilenos se sitúa en la escala de izquierda y de centro. Por tanto, una coalición con esos sustratos culturales es el que más se parece sociológicamente al país y eso es un aliento para poder cambiar la situación y obtener unos buenos resultados. Pensar en transformar la sociedad es trabajar con otros tal como interpretar una cantata requiere un coro.

Suponer que la potencia transformadora se reduce exclusivamente a los sectores de izquierda es un error, de ahí que un “frente de izquierdas” sea insuficiente y excluyente cuando es posible conformar mayorías más amplias con otros sectores que no se autodefinen de izquierda y también tienen como objetivo el cambio social y político en el país. Por tanto, el requisito para incidir en el escenario político nacional es abrirse a actuar y defender sus puntos de vista en un contexto colaborativo con otras tradiciones políticas y culturales, reconociendo explícitamente que los cambios son graduales –permean poco a poco en las diversas capas de la sociedad- y requieren de movilización, de partidos con vocación de construir mayorías, de comprensión del otro, de coherencia, flexibilidad y la capacidad de motivar y seducir a las personas con argumentos, información e ideas.

La transformación social es poliédrica, multifacética, no viene de un solo sitio. Viene de todos. No se puede pensar que sea solamente un factor el que pueda hacer que las cosas cambien. Para lograrlo, es preciso hacerlo desde diferentes miradas que se cruzan, se interrelacionan y ofrecen un mosaico subjetivo del mundo en el que habitamos, en el que estamos inmersos y que es vivido de diferente manera según el lugar que se ocupe.

Si mantienen esa estrategia maximalista y de seguir en la dinámica de trocearse, sin trazar lazos, seguirán siendo, al menos de momento, movimientos que se limitan a ser un conducto iconoclasta de protestas y la impugnación, en vez de un instrumento para convertir la indignación en políticas. Deberán optar, por ende, en ser albañiles importantes del cambio, descartando la retorica centrada en denostar a los potenciales aliados, transitando a un rol activo en la generación de mayorías para ganar el poder institucional.

Los movimientos políticos que se ubican en ese espectro tendrán que demostrar, además, que votar por ellos va a servir realmente para cambiar las cosas y no va a ser únicamente la expresión de una protesta, teniendo en cuenta que por sí solos no pueden formar gobierno. Y su futuro continuaría siendo el auto alimentar un ego de superioridad moral petulante entre sus seguidores con respecto a todos lo que no piensan exactamente como ellos.

TAGS: Cambios Sociales; Reformas Millennials Movimientos Sociales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
solopol

20 de Julio

Estuve en desacuerdo con una columna anterior, pero esta la aplaudo y la comparto al 100%, no puede haber nada mas cierto!

22 de Julio

Estimado gio s,
El debate público requiere reflexión y eso significa alejarse de posiciones e ideas monolíticas. No es imponer una posición determinada, sino contrastar visiones e ir destilándolas para que adquieran significado y valor. Agradezco, por tanto, vuestro comentario, el cual lo valoro como una interacción entre dos personas que pueden pensar diferente en casos específicos, pero pueden coincidir en otras materias. Las columnas que he escrito no pretenden promover o despertar convicción, sólo aspiran a expresar un juicio personal, sin dogmas, en forma concisa y en los términos más inequívocos.
Saludos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

El liderazgo del Presidente electo, será fundamental, ya ha demostrado su vocación de dialogo y deberá generar una propuesta lo suficientemente amplia, y atractiva, para aunar voluntades, y sumar apoyos ...
+VER MÁS
#Política

Expectativas ¿carga o motivación?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza

No necesitamos un Ministerio que siga siendo el jardinero de la cultura, repitiendo patrones cada estación. Necesitamos uno que trabaje en la renovación de Chile, entendiendo a la cultura como un medio de ...
+VER MÁS
#Cultura

¿Qué Ministerio de Cultura necesita Chile?

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

Popular

China, está construyendo el mayor proyecto de control social y de vigilancia digital, gracias a modernos sistemas de reconocimiento facial, análisis de huellas digitales y perfiles de comportamiento en la ...
+VER MÁS
#Internacional

China, la potencia que actúa en total impunidad

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Que las sirenas que quieren atraer a nuestro Presidente electo al mar turbulento con sus canciones mágicas “expertas, ponderadas y juiciosas” no sean escuchadas y permitan a Gabriel Boric hacer los cam ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ulises y los cantos de sirenas