#Política

El reemplazo parlamentario: un vacío en la democracia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Luego de una semana del cambio de gabinetes, se puede analizar con más tranquilidad y más templaza. Sobre todo, al que el Presidente haya tenido que recurrir por segunda vez a parlamentarios en ejercicio para llenar algunos ministerios. Esto deja dos conclusiones, una coyuntural y otra relacionada con la estructura política.

La primera crítica es que el gobierno y específicamente la derecha, no cuenta con políticos suficientes para llenar los puestos de gobierno y del Estado. No hace falta recordar cuánto se demoró el presidente al inicio de su mandato para llenar los puestos de designación presidencial. Políticos de derecha hay suficientes, pero que cumplan con requisitos para desempeñarse en el aparato público son los menos. Además, la derecha, durante los 20 años en que se constituyó como oposición, se enclaustró en el Congreso y por ello no es de extrañar que la mayoría de sus políticos profesionales (citando a Weber) hayan salido desde el Parlamento. La derecha se ha alimentado del sistema binominal, que le permitía ser una fuerza reactiva al gobierno desde el sitial que le otorgaba el sistema electoral. Durante 20 años no necesitaron ser gobierno porque en definitiva detentaban una cuota de poder que les entregaba el binominal. Pero ahora que se han convertido en gobierno, la estructura misma del sistema que les dejaba en el Parlamento les permite ahora saltar a algún ministerio.

Si sacar a un parlamentario para instalarlo en el gabinete rompe con la lógica de la representación popular que ostenta los representantes electos, el binominal en su resultado distorsiona de raíz dicha representación. No se puede exigir que se cumpla con la representación popular si el sistema electoral mismo no es representativo. Es necesario recordar, además, que el mecanismo incluido en las reformas constitucionales del año 2005 para llenar los escaños del Congreso, deja en las manos de los partidos políticos la exclusiva responsabilidad de designar al reemplazante, sin pasar por el escrutinio popular. Estas designaciones, sumado a quienes ingresaron al parlamento producto del binominal -sin contar con una mayoría significativa de votos-, están distorsionando y rompiendo con la voluntad popular.

La segunda crítica viene enlazada con está distorsión al sistema de representación, pues el que algunos parlamentarios puedan pasar a formar parte del gobierno no se puede catalogar de antidemocrático. En muchos países los parlamentarios pueden ser nombrados ministros y pueden ocupar cargos de gobierno. No obstante, lo que hace poco democrática a esta práctica en el caso chileno es cómo se llenan los cupos dejados en el Parlamento y cuál es el rol que tiene el Parlamento con los ministros y el gabinete.

¿Es reprochable está práctica que se utiliza para reemplazar a quienes dejan el Parlamento? Desde la lógica de la representatividad popular sí, porque no se sustenta en la voluntad de los ciudadanos y ratifica el enorme peso que tienen las cúpulas partidarias que ejercen la democracia a espaldas de las personas. Es necesario que se avance en un mecanismo que dé solución al reemplazo Parlamentario, ya sea si dejan su escaño por muerte, renuncia, impedimento de ejercerlo o porque que pasan al gabinete. Es aquí en donde radica un vacío democrático: en el reemplazo, no en que los parlamentarios puedan pasar al gobierno.

Si el Congreso es el ente que por antonomasia representa la voluntad popular, entonces se requiere una ley que explicite vías de reemplazo que estén en consonancia con la democracia y el principio de representabilidad. En algunos países se ha adoptado el sistema de reemplazo automático al momento de emitir el voto, es decir, cual el elector emite su sufragio por su candidato, este va acompañado de otra persona que ejerce como reemplazante, o es escogido el reemplazante través de la lista al Parlamento. En otros mecanismos se han dispuesto que se realicen nuevas elecciones para llenar el vacío. Pero el principio está puesto en que los electores conocen las alternativas o participan en otra elección. O sea: el reemplazo está en manos de los electores y no en manos de un grupo reducido de personas que no responden a los intereses directos de las personas.

Se podría señalar que los mecanismos de reemplazo pasan por:

  1. proveer de un compañero de formula a los candidatos al Congreso, mecanismo simple y económico que se ahorra una nueva elección, pero que bajo el concepto del sistema binominal puede acarrear un pelea soterrada por el reemplazo y que los parlamentarios renuncien para darle cabida a sus reemplazos.
  2. reemplazar con quien sigue en la lista de candidatos de los partidos al Congreso, pero el inconveniente se presenta en quien siga en la lista pueda ser de un partido distinto y romper con la correlación de fuerzas parlamentarias.
  3. realizar una nueva elección, mecanismo que está en directa sintonía con la voluntad popular, pero que se vuelve engorroso de realizar sólo para una circunscripción o distrito y que además trae el problema de cómo este periodo estaría supeditado a la elección general del Congreso (duración del cargo).

No existe un gran problema democrático a que los parlamentarios pasen a formar parte del gobierno, porque en definitiva en ellos también está reflejada la voluntad popular. El problema de esto radica en que el Congreso no tiene las herramientas suficientes para contrarrestar los poderes del Ejecutivo y del gabinete. A pesar de que con la reforma constitucional del 2005 se intentó dar un paso enorme y otorgarle mayores poderes al Congreso, creando la figura de la interpelación a los ministros, en definitiva esta herramienta de control no tiene ningún efecto para la dirección del gobierno. Más aún, se ha transformado en un lugar de recriminaciones y alegatos fuera del sentido auténtico que posee una interpelación. En definitiva el Congreso puede exigirle a los ministros que den cuenta de su gestión ante el parlamento pero no tiene la atribución para removerlos si es que estima que la gestión individual o colectiva del gabinete no ha sido correcta.

Nombrar a un parlamentario en algún ministerio pasa por la exclusiva decisión del Presidente de la República; el Congreso no tiene atribuciones como órgano colegiado a oponerse o dar su favor a esto. Por ende, el sacar parlamentarios del Congreso debilita aún más al poder legislativo y sus atribuciones frente al enorme poder que tiene la figura del Presidente, quien puede nombrar y remover a sus ministros y al gabinete a su entera disposición incluso a quienes provienen del parlamento.

La Concertación ha introducido un término que se pensaba en el olvido, el de los “senadores designados”, para graficar la gravedad de este mecanismo de reemplazo, equiparándola con uno de los enclaves autoritarios que legó la dictadura a la democracia (pero olvidan ellos que durante el gobierno de Bachelet fue que comenzó con esta práctica).

Puesto de esta forma, cualquier cambio que se haga en el sistema de reemplazo parlamentario debe estar en contra de la lógica de las cúpulas políticas y darles el poder de decisión a los ciudadanos.  

———–

Foto: SegegobLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Ante insinuaciones de no realizar o cambiar las condiciones de nuestro próximo plebiscito, el mundo y nuestra historia demuestran que, a pesar del contexto, para el plebiscito de octubre, querer es poder.
+VER MÁS
#Internacional

Votar en pandemia: Difícil, no imposible

El problema, dicho en términos económicos, no es de demanda, sino de oferta. La derecha gana porque lo que hay enfrente de ella tiene poca consistencia
+VER MÁS
#Política

Piñera y el síndrome de Pato cojo

El buen vivir supone una profunda transformación respecto a lo que consideramos conocimientos, transformándose las ciencias con el reconocimiento de los saberes locales e indígenas
+VER MÁS
#Política

El buen vivir como eje de un proyecto alternativo en el siglo XXI

Piñera no palpa la política de la misma manera que los alcaldes, concejales, consejeros regionales, diputados y senadores de RN, ni tampoco sus pulsiones coinciden con las de la UDI
+VER MÁS
#Política

La salud incompatible de Piñera con el cargo de Presidente

Nuevos

Ante insinuaciones de no realizar o cambiar las condiciones de nuestro próximo plebiscito, el mundo y nuestra historia demuestran que, a pesar del contexto, para el plebiscito de octubre, querer es poder.
+VER MÁS
#Internacional

Votar en pandemia: Difícil, no imposible

El problema, dicho en términos económicos, no es de demanda, sino de oferta. La derecha gana porque lo que hay enfrente de ella tiene poca consistencia
+VER MÁS
#Política

Piñera y el síndrome de Pato cojo

El buen vivir supone una profunda transformación respecto a lo que consideramos conocimientos, transformándose las ciencias con el reconocimiento de los saberes locales e indígenas
+VER MÁS
#Política

El buen vivir como eje de un proyecto alternativo en el siglo XXI

Piñera no palpa la política de la misma manera que los alcaldes, concejales, consejeros regionales, diputados y senadores de RN, ni tampoco sus pulsiones coinciden con las de la UDI
+VER MÁS
#Política

La salud incompatible de Piñera con el cargo de Presidente

Popular

Las redes familiares son la principal red en que nos dejamos caer en ciertos momentos. Es nuestro circulo inmediato. Es difícil explicar lo que siento respecto de esto, su profundidad y anclaje.
+VER MÁS
#Salud

ELA y redes de apoyo: ¿para qué?

El motivo de que noticias falsas sean aceptadas son diversas, partiendo por ser todos nosotros un poco parciales al leer los datos y tendemos a aceptar aquellos que respaldan nuestras creencias (sesgo de co ...
+VER MÁS
#Medios

Checho Hirane y Dr. File: Comentarios que pueden matar

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

El sistema de AFP limita la propiedad de los fondos para proteger al afiliado de si mismo, pero también para proteger la estabilidad financiera del sistema y a las empresas que reciben esa liquidez
+VER MÁS
#Política

El verdadero significado del retiro del 10% de los fondos