#Política

El peligro de abogar (infructuosamente) por un sociedad sin ideología

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Desde que a principios de los 90 Francis Fukuyama anunciara el fin de las ideologías (de la historia, dijo más bien), día a día y con mayor fuerza ha ido acaparando espacio público el discurso que apunta a que el conjunto de ideas y la reflexión más allá del entorno vital y la satisfacción inmediata son innecesarios. Improductivos.

Frases como “los problemas reales de la gente”, “da lo mismo el Presidente que sea electo, mañana debo trabajar igual” y “represento el sentido común de la personas”, forman parte de la misma matriz mental, de la cual los populismos neoliberales han sacado buen provecho.  Baste mirar Estados Unidos, Brasil, Argentina y hoy también Chile, donde incluyo por cierto a Aysén.

El último ejemplo es la nueva alianza ProSur, que reúne hasta ahora a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Guyana.  Algo así como el negativo de la Unión de Naciones del Sur (Unasur) que impulsaran los gobiernos bolivarianos.  Y que Sebastián Piñera ha llamado “un foro sin ideología, ni burocracia, para que todos los países democráticos de América del Sur, puedan dialogar, coordinar y colaborar”.

Una vez más vemos el llamado a terminar con la ideologías, donde entre estas se incluye principalmente a las que aluden a visiones del ser humano como parte de un colectivo.   Es decir, se deja entrever que las ideologías serían principalmente de izquierda, en circunstancias que estas no son ni de izquierda ni de derecha, ni verdes, ni rosadas. Son, según nos aclara la RAE, el “conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.”


Al no comprender estos sectores políticos que su visión es en el fondo ideología, consideran que sus postulados son la “verdad”.

Un primer problema con esta creencia es no darse cuenta (o no querer hacerse cargo, más bien) que toda noción que cobijamos como sociedad sobre la libertad, la autonomía, el dinero, la transacción económica, está basada en una ideología.  Una que se sustenta en lo que entendemos por democracia, derechos humanos, capitalismo.

Pero este no es el principal yerro.  Existe uno mayor y más peligroso aún.

Al no comprender estos sectores políticos que su visión es en el fondo ideología, consideran que sus postulados son la “verdad”.  Su creencia sobre la libertad personal, la familia, un sistema social heterosexual no son concepciones, serían un estado natural.   Serían “la realidad”, a la cual se ataca con “ideologías”.  Y producto de ello se sienten mandatados a imponerlo, no a someterlo a la discusión y el debate de ideas que debiera ser el que se da en toda sociedad.

Es este germen el que se instala, a todo nivel, cuando el Presidente señala que los debates se realizarán en Prosur sin ideologías. Un argumento que en cascada va fluyendo hacia la sociedad, hacia el hombre y la mujer que, preocupados también por su propia subsistencia y en un modelo social en el que reflexionar no es muy fomentado(hace poco se estaba discutiendo eliminar filosofía del plan común de enseñanza media), se sienten interpretados.

Este germen es el que vemos hoy.  Es este germen el que avanza en nuestra sociedad.

TAGS: #Derecha #Ideología #ProSur

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

01 de Abril

Bueno es cierto, la palabra “ideología” a perdido su significado profundo, ya no significa lo que señala la RAE, hoy entendemos como “ideología” a la ideología de izquierda, y ni siquiera eso, porque distinguimos claramente a la izquierda democrática ( la que se compromete con la democracia y la alternancia en el poder) de la izquierda ideológica, esta última, la que boga en todos los frentes por el totalitarismo. Al final, y para mal del concepto, y quizás para mal de todos nosotros, ideología resulta igual a totalitarismo.

Ver todos
Ocultar

Popular

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Hasta ahora, los humedales han sido el “hermano menor” de las discusiones sobre la mitigación de los efectos generados por el cambio climático.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Infraestructura verde: un desafío para la COP 25

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

La juventud es la edad cuando adquirimos nuestra capacidad intelectual y nuestro cerebro se encuentra aún en proceso de maduración
+VER MÁS
#Salud

Jóvenes y marihuana: los adultos no deben dar la imagen que es normal su consumo

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional