#Política

El Parlamento y la belleza de (no) pensar

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El debate por la tramitación del aborto en la Cámara de Diputados evidenció nuevamente el pobre manejo conceptual de los honorables diputados, reflejo del nivel de desarrollo de los discursos políticos en la esfera partidista.


La concepción mercantil de la vida reduce, simplifica, y descarta de entrada la posibilidad de un pensamiento posicionado, ético y político, que pueda hacerse cargo de las problemáticas y dificultades de la sociedad actual, con las singularidades que tiene el contexto latinoamericano y el chileno en particular.

El uso de sentimentalismos, o bien casos extremadamente particulares, para (intentar) fundamentar una idea cualquiera abundan, como se ha visto no solamente en el debate por la legalización del aborto en tres causales, pero también se ha visto, por ejemplo, en la interpelación al ex Ministro de Educación Nicolás Eyzaguirre por la diputada María José Hoffman.

Por otro lado, acudir a la ciencia, especialmente a la medicina, para que se pronuncie y resuelva la “verdad” respecto a la vida, también da cuentas de esta pobreza epistemológica. Se interpela a la objetividad de la investigación científica cuando existen argumentos de sobra para dar cuenta de los elementos ético-políticos y subjetivos puestos en juego en dichas investigaciones. Ahí la discrepancia consabida con respecto a la pregunta por el inicio de la vida. Algo similar es posible de observar en la discusión con respecto a la educación, donde se esgrimen argumentos relacionados con el libre mercado y la competencia y la libertad de enseñanza (mal comprendida, por supuesto), que poco o nada tienen de reflexión, sostenidos en el peor de los sentidos comunes: aquel que alza al mercado y la mercancía como lo más sustancial, y a los grandes empresarios como los reales “sujetos” de la economía, la política y la sociedad.

No cabe duda que esta pobreza intelectual se concentra en la derecha, aunque también en la mal llamada izquierda (Concertación). Alguna diferencia podría encontrarse entre ambas posiciones, especialmente ligada al perfeccionamiento de una retórica vinculada a las problemáticas sociales que enfrenta la población chilena, pero que no se traduce en una profundización conceptual con respecto a los conflictos y cuestionamientos transversales de la sociedad, y menos en la posibilidad de enfrentar dichos problemas desde la política pública.

Al mismo tiempo, es evidente la complicidad de los medios de comunicación en esto que podríamos llamar “la belleza de no pensar”. Hay una escasez de análisis político y de la problematización de las dificultades que enfrenta nuestra sociedad, en contraposición a una “objetividad” en la entrega de información que busca esconder el posicionamiento básico y estupidizante con que se presentan. Algo similar se puede señalar con respecto al contenido de los canales nacionales, donde aumentan los “reality show” y matinales que podrían articularse de tal forma que no tengan como finalidad netamente “entre-tener”, sino que también informar, problematizar y aportar a cualquier discusión.

Así, el debate tiene un componente ético, político y filosófico fundamental que está siendo obviado por la simpleza conceptual e intelectual de los políticos de derecha y la Concertación. Hay que nutrir con un espesor considerable una discusión que implica necesariamente un posicionamiento que debe ser puntualizado y defendido, especialmente con respecto a sus implicancias. Se destacan los aportes de Gabriel Boric y Giorgio Jackson, quienes parecen estar conscientes de la relevancia de la articulación entre la ética, la política y la filosofía al momento de defender esta posición; al mismo tiempo que parecen contar con las herramientas necesarias como para desarrollar la discusión en los aspectos señalados. Los personeros de la derecha, por su parte, liderados en este sentido por el diputado Hasbún, buscarían anular su posición como sujetos políticos con su interpelación a la ciencia o a la experiencia de otras personas, velando (intencionadamente, considerando sus aspiraciones político-económicas, que se han vuelto evidentes) por su propia posición como sujeto político. Y no solamente eso, sino que también se da cuenta del escaso trabajo reflexivo y analítico con respecto a las problemáticas que supuestamente deberían estar enfrentando y buscando resolver.

La simpleza y reducción de las discusiones a lo concreto, inmediato y, aparentemente, “verdadero”, conlleva nuevamente al peor de los sentidos comunes, como lo señalado por el diputado Kast con respecto a que “solo una maquinación intelectual es capaz de decir que la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo”. A algún marxista se le habrá ocurrido la terrible idea de pensar que una mujer, sujeta como se encuentra a la opresión machista y patriarcal, pueda ser dueña de su propia vida. A algún terrorista anarquista se la habrá ocurrido pensar que la salud y la educación, elementos básicos para la sobrevivencia y al desarrollo de la vida en sociedad, puedan ser derechos y no bienes de mercado.

La concepción mercantil de la vida social tiende a reducir todo a la cualidad de objeto, consolidando una ética capitalista concentrada especialmente en sacar la mayor cantidad de beneficio y ganancia con el mínimo de gasto posible (incluso a nivel intelectual). Se reduce todo aspecto de la sociedad y la vida en comunidad a objetos disponibles para ser tranzados, entendiendo la libertad exclusivamente la del libre mercado, constituyendo como sujetos únicamente a quienes pueden efectivamente negociar con dichos objetos, quienes tienen el control del capital en Chile y el mundo. Y ello no puede si no reducir, simplificar, y quitar de cualquier densidad posible cualquier esbozo de una ética de derecha; descarta de entrada la posibilidad de un pensamiento posicionado, ético y político, que pueda hacerse cargo de las problemáticas y dificultades de la sociedad actual, con las singularidades que tiene el contexto latinoamericano, y chileno en particular.

TAGS: Capitalismo debate discusión parlamentaria

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de Abril

Gracias, buen artículo y real.
Hay un todo, en el sentido que nuestra casta política es producto de una sociedad amaestrada para ver como máximo valor el llenarse de bienes materiales, una sociedad que no piensa, simplemente vive preocupada de tener, para el fin de semana, una buena carne, junto a unas buenas cervezas.
No nos damos cuenta que somos ovejas y que nos trasquilan constantemente por medio de bancos, isapres, afp’s, retail, etc. y así enriquecer a una relajada y apacible élite dominante, que mira la ciudad de Santiago desde las alturas de la pre-cordillera.

Saludos

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
La incontenible codicia de esta elite es la causal del profundo malestar acumulado por el resto de la población, esa que no forma parte de la elite, esa población que paga la fiesta pero que no es invitad ...
+VER MÁS
#Sociedad

La rebelión de [email protected] [email protected]

Nos encontramos en un momento de impolítica, cuando el sistema político no logra acuerdos suficientes y adecuados para asegurar la participación paritaria de las mujeres y los pueblos originarios, entre ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Geografía de la Multitud y el otro orden contra-democrático: hacia nuevo contrato social

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

En este tipo de casos no existe una prescripción, es decir, en caso de que efectivamente sea en este contexto no existe un plazo para que la víctima pueda demandar,
+VER MÁS
#Justicia

Demandas al Estado por violaciones a Derechos Humanos, el estallido que se viene

Popular

La incontenible codicia de esta elite es la causal del profundo malestar acumulado por el resto de la población, esa que no forma parte de la elite, esa población que paga la fiesta pero que no es invitad ...
+VER MÁS
#Sociedad

La rebelión de [email protected] [email protected]

Nos encontramos en un momento de impolítica, cuando el sistema político no logra acuerdos suficientes y adecuados para asegurar la participación paritaria de las mujeres y los pueblos originarios, entre ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Geografía de la Multitud y el otro orden contra-democrático: hacia nuevo contrato social

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

En este tipo de casos no existe una prescripción, es decir, en caso de que efectivamente sea en este contexto no existe un plazo para que la víctima pueda demandar,
+VER MÁS
#Justicia

Demandas al Estado por violaciones a Derechos Humanos, el estallido que se viene

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

Vivimos en un país que no aprecia la ciencia, ya que el gobierno la ajusta y le corta las aristas necesarias para que esta funcionen en su realidad ficticia, lo que convierte a Chile en un país que no cre ...
+VER MÁS
#Ciencia

Las ciencias chilenas bajo un régimen de Procrustes

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad