#Política

El nuevo gobierno y el tiempo glacial

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A diferencia del tiempo biológico (secuencia programada de los ciclos vitales de la naturaleza) o el tiempo burocrático (que rodea las instituciones), el tiempo político es una secuencia de prácticas relacionada con ciertos propósitos y compromisos asumidos.

A horas de iniciado el nuevo gobierno que priorizará reforma tributaria, reforma de la institucionalidad educacional y una reforma constitucional, señalada como una nueva carta fundamental, la idea del “tiempo” cobra cierto interés. La Real Academia Española define el tiempo como aquella “magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro. Su unidad en el Sistema Internacional es el segundo”.

Además, el tiempo está relacionado también con la propia construcción  social que hacemos de nuestros ritmos y plazos. Sin embargo, el tiempo político que atrapa a los gobiernos está fuertemente influenciado por formaciones espacio-temporales de cada sociedad. Acá el tiempo político está estrechamente vinculado con el poder.

A diferencia del tiempo biológico (secuencia programada de los ciclos vitales de la naturaleza) o el tiempo burocrático (que rodea las instituciones), el tiempo  político  es una secuencia de prácticas relacionada con ciertos propósitos y compromisos asumidos.

En una reciente columna titulada “La vida es sueño”, Luis Larraín, quien fue ministro director de la Oficina de Planificación Nacional de Chile y actualmente director ejecutivo del Instituto Libertad y Desarrollo, señalaba que: “Una vez más, la izquierda fue muy exitosa en sacar a la superficie algunos de los defectos de la sociedad. Una imagen poderosa: Chile de todos ¿Podrá esta vez tener éxito en diseñar una sociedad mejor? Difícil, hasta el momento todos sus intentos en el mundo han terminado en fracasos”. Termina su columna indicando: ¿Dónde está entonces ese Chile de todos? ¿No será más bien un Chile de nadie? Bueno, a veces la vida es sueño(El Mercurio; Política, sábado 8 de marzo, 2014).

Se olvida o al menos omite este destacado intelectual que en la condición humana nunca han existido soluciones simples y unidireccionales. Menos rápidas. Sin embargo, nos guste o no, lo creamos o no, por nuestra propia elección o por cierto imperativo socio-cultural, se abre una etapa en que definimos cómo queremos vivir y tenemos más claro los obstáculos que pueden imponerse a esta opción. Por ende, lo que está en juego en esta fase -también- es la noción del tiempo y la política. Entonces, se observa un giro en las nociones del tiempo político. Veamos:

Primero: En el ciclo que se cierra la noción de espacio y tiempo estaba controlada simbólicamente por el reloj, esto en la lógica de cierto disciplinamiento asignando tareas relacionadas con los límites. Este tiempo se caracterizaba por estandarizadas actividades de la vida cotidiana. Los plazos se constituyen en órdenes, asignando roles y jerarquías. Como se dice comúnmente “el tiempo es oro”.

Segundo: En una nueva era marcada por cambios estructurales, la relación del tiempo en la sociedad contemporánea se redefine también por los sentidos que la sociedad y las personas pueden ir construyendo en umbrales de más largo plazo. También en sus sueños. ¿Por qué no? Entonces, junto a las 50-M de los cien días y el propio programa de gobierno, la doctora Michelle Bachelet Jeria enfrentará la oportunidad de generar las coordenadas societales para un “tiempo glacial” que involucra “sueños y expectativas”.

Las señales están dadas en diversas esferas sedimentadas en los cambios de contexto que todos reconocemos (o casi todos). Esto es, nuevos actores sociales, temáticas y preocupaciones ecológicas, energéticas, estándares de calidad de vida, subjetividad, diversidad, como de nuevas desigualdades. Esta formulación -original de Lash y Urry- establecen que “la relación entre los humanos y la naturaleza es a muy largo plazo y evolutiva. Retrocede desde la historia humana inmediata y se proyecta a un futuro totalmente incierto”.

Este “tiempo glacial”, en particular desde el cambio climático y el movimiento ecologista internacional, señala que la sociedad -o al menos una parte de esta- se ha pensado desde una  perspectiva más cosmológica, esto es, proyectando esencialmente la solidaridad con las futuras generaciones, dejando un legado a las nuevas comunidades y actores sociales. Algo así como, lo que hagamos hoy es parte del mundo que dejaremos a nuestros descendientes.

Finalmente, en el gobierno que recién se inicia, nuestra temporalidad se redefinirá con un mayor compromiso con los cambios, pero también pensando en sus consecuencias humanas y políticas.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

El multiculturalismo, lejos de pensarse como una respuesta a la izquierda y la derecha y, aún más, como una crítica al sistema capitalista en el que vivimos, es un velo que solamente viene a cristalizar ...
+VER MÁS
#Sociedad

Multiculturalismo liberal ¿La nueva ideología de occidente?

El liderazgo del Presidente electo, será fundamental, ya ha demostrado su vocación de dialogo y deberá generar una propuesta lo suficientemente amplia, y atractiva, para aunar voluntades, y sumar apoyos ...
+VER MÁS
#Política

Expectativas ¿carga o motivación?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza

Popular

China, está construyendo el mayor proyecto de control social y de vigilancia digital, gracias a modernos sistemas de reconocimiento facial, análisis de huellas digitales y perfiles de comportamiento en la ...
+VER MÁS
#Internacional

China, la potencia que actúa en total impunidad

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Que las sirenas que quieren atraer a nuestro Presidente electo al mar turbulento con sus canciones mágicas “expertas, ponderadas y juiciosas” no sean escuchadas y permitan a Gabriel Boric hacer los cam ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ulises y los cantos de sirenas