#Política

El Multilateralismo: Una política exterior liberal

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los que creemos en el Multilateralismo sabemos que nuestra política exterior es una política de Estado

Este año la política exterior de  Chile ha tenido una incidencia importante en el escenario político interno. La tozuda defensa del Régimen de Maduro ha calado en un importante sector de la izquierda. Tanto en la Nueva Mayoría como en el Frente Amplio la figura de Maduro divide aguas y da sustancia al debate ideológico doctrinario generando un clivaje dentro de ambas coaliciones. Por otro lado, un sector no menor de la derecha ha abrazado a la figura de Bolsonaro, claman por la aparición del “Bolsonaro chileno” y en “Chile Vamos” surge un nuevo pinochetismo, que no tiene mucho que ver con Pinochet sino más con la figura del Presidente electo de Brasil, que entrega sustancia al debate ideológico doctrinario del sector.

Por otro lado, el rechazo por parte del gobierno al Pacto Migratorio, más allá de las razones que haya tenido para hacerlo, impactó en la política interna generando tensión entre el Ministerio de Interior y Cancillería y entre el Poder legislativo y el gobierno. La migración, punta de lanza del impacto de la política exterior en el ámbito interno, es un desafío a partir del cual el mundo político debe comenzar a redefinir nuestra relación con el mundo. El mundo liberal, ajeno a Maduros y Bolsonaros,  es el llamado a marcar el rumbo de una política exterior centrada en el bienestar, libertad y prosperidad de los ciudadanos del país y, por añadidura, del mundo.

En función de la anterior es importante hacer la gran diferencia entre el Multilateralismo y el Internacionalismo. Quienes abogamos por el multilateralismo, reconociendo sus defectos y las críticas que pueden surgir a su funcionamiento, adherimos  a la existencia de una “comunidad de naciones “; la existencia de Estados y su derecho a gobernarse como mejor les parezca y la posibilidad de que en el ejercicio de su soberanía, se establezcan tratados, pactos e instituciones que aboguen por la convivencia pacífica, el establecimiento de relaciones económicas y la salvaguarda de la humanidad de todos los habitantes del planeta.

Quienes abogan por el Internacionalismo, no reconocen la existencia de una “comunidad de naciones”, por el contrario, reconocen detrás de todo Estado la mano de un amigo o un enemigo  y detrás del sistema internacional  a actores que atentan contra la causa. Internacionalistas creen que detrás de la ONU está la izquierda que pretende destruir a las naciones y su soberanía y creen también que detrás de la OEA está la mano del Imperio que busca dominar al mundo.

Los que creemos en el Multilateralismo sabemos que nuestra política exterior es una política de Estado, es decir, si bien pueden existir diferencias  respecto de la contingencia internacional, una vez definida una postura en política exterior (ojalá fruto de la mayor deliberación política como no pasó en la decisión sobre el Pacto Migratorio), está debe tener asegurada su continuidad ya que, reitero, la política exterior siempre debe ser política de Estado.

Quienes abogan por el internacionalismo, reconocen como principal actor internacional al “Movimiento”, es decir, a grupos transnacionales que en pos de una causa “universal”  no reconocen fronteras ni Estado de Derecho. El “Foro de Sao Paulo” y la reciente cumbre conservadora convocada por Bolsonaro son ejemplos de Movimientos que en pos de una causa definen estrategias de acción, las que responden a lógicas universales que, incluso, pueden conllevar la desobediencia y rebeldía frente al Estado de Derecho de cada país.

Los que creemos en el Multilateralismo, creemos que la política exterior debe tener como eje el bienestar de los ciudadanos, tanto en el ámbito interno (bienestar material, libertad) como en el externo (paz, cooperación internacional en el ámbito económico, humano y medioambiental). Reconocemos, por cierto, las falencias de tal sistema e intentamos perfeccionarlo.

Los que abogan por el Internacionalismo creen que la política exterior de cada Estado no existe, es decir, que todo es política interna, y que en ese contexto el fin puede ser la Revolución o la Restauración del orden. Si bien tanto los partidarios de Maduro como aquellos que reniegan de la acción de la ONU apelan a la soberanía, unos y otros desconocen la soberanía de los Estados que conforman la “Comunidad de Naciones” y los Pactos y Acuerdos en que han empleado tal soberanía en el ámbito exterior.

Así, una Política Exterior bajo parámetros liberales es, aun cuando se diga lo contrario, el mejor camino para salvaguardar el Interés Común. Solo aceptando la existencia de una “Comunidad de Naciones” y un Sistema internacional basado en ella es que se puede salvaguardar el Estado de Derecho.

Los movimientos continentales que surgieron a fines del siglo XIX en Europa fueron el punto de partida de las catástrofes que destruyeron Europa en el siglo XX. El sistema internacional basado en premisas liberales no garantiza la paz eterna o la desaparición de las asimetrías entre Estados, pero el Internacionalismo de sus enemigos trajo en el pasado catástrofes que no se pueden ignorar. Quienes se declaran liberales no pueden quedar indiferentes, ya sabemos lo que pasa cuando se llega demasiado tarde.

TAGS: #Multilateralismo Relaciones Exteriores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de Enero

Es dudosa la existencia de un “internacionalismo” y el “multilateralismo” podrïa estar fallecido. Lo que hay es el globalismo, y tal como se ha dado, es una pirámide de poder, cuya cabeza fue una jugosa presa que ya fue cazada por cierto grupo ideológico, es su trofeo y no podrá ser rescatada sin pagar un alto costo, porque al fin de cuentas es poder, y mucho. Lo que observamos a partir de allí, es una dictadura que nos dice como debemos actuar, que debemos aceptar y sobre todo como debemos comportarnos, nos ha dictado unos nuevos diez mandamientos. Su soporte intelectual es asombroso, porque el proceso de conquista partió tomándose las universidades, luego los congresos disciplinares y finalmente los acuerdos globales.

Ver todos
Ocultar

Popular

El Estado no puede seguir avalando la inexistencia de protocolos, programas y leyes, que validen y aseguren la permanencia de nuestros hijos junto a nosotras
+VER MÁS
#Género

Maternidad en la discapacidad: Invisibles

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tardes de Netflix: The Reader