#Política

El Multilateralismo: Una política exterior liberal

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los que creemos en el Multilateralismo sabemos que nuestra política exterior es una política de Estado

Este año la política exterior de  Chile ha tenido una incidencia importante en el escenario político interno. La tozuda defensa del Régimen de Maduro ha calado en un importante sector de la izquierda. Tanto en la Nueva Mayoría como en el Frente Amplio la figura de Maduro divide aguas y da sustancia al debate ideológico doctrinario generando un clivaje dentro de ambas coaliciones. Por otro lado, un sector no menor de la derecha ha abrazado a la figura de Bolsonaro, claman por la aparición del “Bolsonaro chileno” y en “Chile Vamos” surge un nuevo pinochetismo, que no tiene mucho que ver con Pinochet sino más con la figura del Presidente electo de Brasil, que entrega sustancia al debate ideológico doctrinario del sector.

Por otro lado, el rechazo por parte del gobierno al Pacto Migratorio, más allá de las razones que haya tenido para hacerlo, impactó en la política interna generando tensión entre el Ministerio de Interior y Cancillería y entre el Poder legislativo y el gobierno. La migración, punta de lanza del impacto de la política exterior en el ámbito interno, es un desafío a partir del cual el mundo político debe comenzar a redefinir nuestra relación con el mundo. El mundo liberal, ajeno a Maduros y Bolsonaros,  es el llamado a marcar el rumbo de una política exterior centrada en el bienestar, libertad y prosperidad de los ciudadanos del país y, por añadidura, del mundo.

En función de la anterior es importante hacer la gran diferencia entre el Multilateralismo y el Internacionalismo. Quienes abogamos por el multilateralismo, reconociendo sus defectos y las críticas que pueden surgir a su funcionamiento, adherimos  a la existencia de una “comunidad de naciones “; la existencia de Estados y su derecho a gobernarse como mejor les parezca y la posibilidad de que en el ejercicio de su soberanía, se establezcan tratados, pactos e instituciones que aboguen por la convivencia pacífica, el establecimiento de relaciones económicas y la salvaguarda de la humanidad de todos los habitantes del planeta.

Quienes abogan por el Internacionalismo, no reconocen la existencia de una “comunidad de naciones”, por el contrario, reconocen detrás de todo Estado la mano de un amigo o un enemigo  y detrás del sistema internacional  a actores que atentan contra la causa. Internacionalistas creen que detrás de la ONU está la izquierda que pretende destruir a las naciones y su soberanía y creen también que detrás de la OEA está la mano del Imperio que busca dominar al mundo.

Los que creemos en el Multilateralismo sabemos que nuestra política exterior es una política de Estado, es decir, si bien pueden existir diferencias  respecto de la contingencia internacional, una vez definida una postura en política exterior (ojalá fruto de la mayor deliberación política como no pasó en la decisión sobre el Pacto Migratorio), está debe tener asegurada su continuidad ya que, reitero, la política exterior siempre debe ser política de Estado.

Quienes abogan por el internacionalismo, reconocen como principal actor internacional al “Movimiento”, es decir, a grupos transnacionales que en pos de una causa “universal”  no reconocen fronteras ni Estado de Derecho. El “Foro de Sao Paulo” y la reciente cumbre conservadora convocada por Bolsonaro son ejemplos de Movimientos que en pos de una causa definen estrategias de acción, las que responden a lógicas universales que, incluso, pueden conllevar la desobediencia y rebeldía frente al Estado de Derecho de cada país.

Los que creemos en el Multilateralismo, creemos que la política exterior debe tener como eje el bienestar de los ciudadanos, tanto en el ámbito interno (bienestar material, libertad) como en el externo (paz, cooperación internacional en el ámbito económico, humano y medioambiental). Reconocemos, por cierto, las falencias de tal sistema e intentamos perfeccionarlo.

Los que abogan por el Internacionalismo creen que la política exterior de cada Estado no existe, es decir, que todo es política interna, y que en ese contexto el fin puede ser la Revolución o la Restauración del orden. Si bien tanto los partidarios de Maduro como aquellos que reniegan de la acción de la ONU apelan a la soberanía, unos y otros desconocen la soberanía de los Estados que conforman la “Comunidad de Naciones” y los Pactos y Acuerdos en que han empleado tal soberanía en el ámbito exterior.

Así, una Política Exterior bajo parámetros liberales es, aun cuando se diga lo contrario, el mejor camino para salvaguardar el Interés Común. Solo aceptando la existencia de una “Comunidad de Naciones” y un Sistema internacional basado en ella es que se puede salvaguardar el Estado de Derecho.

Los movimientos continentales que surgieron a fines del siglo XIX en Europa fueron el punto de partida de las catástrofes que destruyeron Europa en el siglo XX. El sistema internacional basado en premisas liberales no garantiza la paz eterna o la desaparición de las asimetrías entre Estados, pero el Internacionalismo de sus enemigos trajo en el pasado catástrofes que no se pueden ignorar. Quienes se declaran liberales no pueden quedar indiferentes, ya sabemos lo que pasa cuando se llega demasiado tarde.

TAGS: #Multilateralismo Relaciones Exteriores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Javi-Al

15 de Enero

Es dudosa la existencia de un “internacionalismo” y el “multilateralismo” podrïa estar fallecido. Lo que hay es el globalismo, y tal como se ha dado, es una pirámide de poder, cuya cabeza fue una jugosa presa que ya fue cazada por cierto grupo ideológico, es su trofeo y no podrá ser rescatada sin pagar un alto costo, porque al fin de cuentas es poder, y mucho. Lo que observamos a partir de allí, es una dictadura que nos dice como debemos actuar, que debemos aceptar y sobre todo como debemos comportarnos, nos ha dictado unos nuevos diez mandamientos. Su soporte intelectual es asombroso, porque el proceso de conquista partió tomándose las universidades, luego los congresos disciplinares y finalmente los acuerdos globales.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

Ojalá podamos retomar la escuela y todas las clases presenciales pero, pensemos bien. No somos los mismos, no podemos ser los mismos, nuestros niños y niñas son diferentes y tenemos que hacernos cargo de ...
+VER MÁS
#Educación

Los niños de la pandemia ¿Qué haremos en las aulas?

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?