#Política

El miedo de Camilo

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La idea de cambiar siquiera un ápice de lo que se ha estado haciendo estos últimos años le aterra, le recuerda sus tiempos de inestabilidad, e incluso le hace dudar de su convicción durante la Unidad Popular. De si fue bueno o no luchar por lo que luchó y gritar por lo que gritó.

Camilo viene de abajo, desde los estratos populares de nuestro país. Como joven socialista fue dirigente estudiantil y apoyó la reivindicación social que se estaba llevando a cabo bajo el gobierno de Salvador Allende. Lo convocó la idea de que en Chile hubiera una administración  socialista, y que quienes habían sido por años excluidos por una élite, en ese entonces, pudieran tener más representación y ser escuchados.

Una vez que el Ejército se levantó para así parar este estallido sociocultural que ponía sobre la mesa a otros rostros, diferentes a los acostumbrados, en el centro nacional, Camilo estuvo un tiempo de clandestino con sólo 18 años, escapando de las fuerzas que lo perseguían, para luego salir de Chile. Una vez fuera se le prohibió pisar el suelo de sus padres y abuelos por creer que había otras maneras- diferentes a la impuesta- en que nuestra sociedad tenía que avanzar; por tener como objetivos ejes distintos a los que un puñado de personas estableció desde los comienzos de nuestra vida independiente, y que le resultaban bastante perversos.

Luego de haber estado años en el exilio, Camilo volvió a Chile con la misión clara de que era necesario recuperar la democracia que había sido arrebatada por una asociación cívico-militar, comandada por un grupo elitista y reaccionario. Sabía, al igual que muchos, que la opción de derrocar a Pinochet debía ser efectuada mediante un acto democrático, aunque éste fuera bajo los marcos del régimen. Debían plantearle a una realidad dictatorial lo necesario de volver a votar, a entrar en una pequeña caseta y derrotar al dictador “con un lápiz y un papel”, como lo dijo en muchas oportunidades Ricardo Lagos.

Aunque fuera con prudencia, y con una serie de acuerdos que hasta hoy remuerden la conciencia de muchos de los que participaron, el ordenamiento democrático debía volver, para que así se reconstruyeran confianzas, como también un cierto espíritu de convivencia partido por el miedo y la eterna amenaza de caos que el aparato propagandístico del gobierno imponía.

Dicho miedo, extrañamente, comenzó a invadir la cabeza de Camilo, como también la de muchos otros personeros de la Concertación. Por ello fue que, una vez recuperada la libertad,  el sistema económico que sus contrincantes establecieron -como también su manera de concebir a la ciudadanía- les fue pareciendo más estable, con menos riesgo. Ya no estaba en sus ideas luchar por una igualdad y por el restablecimiento de algunos derechos, sino dar una cierta sensación de comodidad que no alterara los ánimos y que hiciera, de una vez por todas, que las antiguas rencillas se tranquilizaran. Total, él todavía seguía formando parte del Partido Socialista, por lo que nadie podría tratarlo de “momio” ni “facho de izquierda”. Su militancia lo escudaba. Su miedo lo escudaba.

Bajo esta perspectiva se ha ido construyendo la carrera del senador ya que muchas esperanzas o utopías no le quedan, porque no les parecen serias, ni menos adultas. Por eso es que la idea de cambiar siquiera un ápice de lo que se ha estado haciendo estos últimos años le aterra, le recuerda sus tiempos de inestabilidad, e incluso le hace dudar de su convicción durante la Unidad Popular. De si fue bueno o no luchar por lo que luchó y gritar por lo que gritó.

Entre esas dudas, surge el pánico a que nos democraticemos más y logremos mayor representación popular. Se niega a creer que las primarias sean estables, y no se convence de que las designaciones a dedo sean autoritarias, porque así ha trabajado por décadas. Y él no puede ser autoritario porque luchó con todas sus fuerzas  en contra de una dictadura; en contra de un dictador, de la representación misma del autoritarismo.

Luego de hacer estas reflexiones, el político vuelve a acostarse en su cama para así no volver a pensar en lo que puede o no ser el futuro, porque las veces en que se lo preguntó siempre salió perdiendo. Y hoy no está para perder nada, menos su querido miedo.

———–

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Juany Pilquiman Rodriguez

16 de mayo

Creo que en el articulo; «se le tiran muchas flores» a este desgraciado, por no decir otra cosa !!….Paso por Francia y nadie se
recuerda de su pasada;aparte las reuniones secretas con los hnos. Casado,para destruir lo poco y nada que iba quedando del P.S.
En esto,uno de los Casado; aprendio las «matonerias» para tomarse
la direccion del Partido;con elecciones truncadas,desconocimiento de
la militancia, actitudes groseras y dictatoriales,etc,etc.
El «casado»,que queda vivo;anda por alli tratando de «infiltrarse»,mos-
trandose como una pasible oveja,siendo QUE es un lobo sediento !!,
con el afàn de hacer carrera, ya que su «cumpa Camilo» lo dejo tirado!!. Este mismo personaje ;se autoproclama estar por la «Consti-
tuyente»,(ahora ??)….Siendo que no es màs que un oportunista-égocentrico !!! (estàn avisados ) !!.

17 de mayo

Por favor¡¡ el contenido de la columna contradice el título de la misma. Camilo Escalona es uno de los grandes tribunos que ha tenido la patria, y se algo lo define en su carrera política es la audacia y la tenacidad, sin estos atributos no habría podido forjar una fuerza política que disputa por segunda vez a una de las suyas a la presidencia de la República, y no sería su partido, pieza vital del nuevo conglomerado de OPOSICION UNIDA. El miedo ha estado presente pero en sus adversarios, que han visto como una persona que se ha hecho a sí misma. logra cautivar a jóvenes como CESAR VALENZUELA, KARINA DELFINO, y tantos otros, que hoy son el futuro de esa tienda política. Su presencia en el Senado ha prestigiado a dicha institución, y constituye una vergüenza como algunos que se dicen socialistas, no han trepidado en injuriarlo, denostarlo, movidos solamente por el ansia de poder, por la envidia, y por una bajeza moral pocas veces vistas en la política chilena.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

No queremos decir que no debes tener una relación sino, que si bien una buena relación protege nuestra salud mental; el mantener una mala relación nos puede enfermar y dificultarnos el mejorar
+VER MÁS
#Salud

Y vivieron felices... por un tiempo

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?