#Política

El gobierno de excelencia, un caso de gestión política errática

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Piñera intentará volver a postularse con el discurso de la excelencia del mundo privado? De ser así, el fracaso es evidente, pues si algo queda claro después de su gobierno es que la gestión pública es compleja por las variables y problemáticas que enfrenta y los personeros, por más capaces que sean en sus especialidades, si provienen del mundo privado deben ser cautos en sus opiniones previas.

Una vez instalado el gobierno de Piñera en La Moneda, se apresuró el cambio de logo del mismo e instaló la meta de realizar una gestión de excelencia. Con bombos y pitos proclamó la supremacía de la gestión privada por sobre la pública, por ende los profesionales provenientes de la primera serían capaces de efectuar una gestión pública por sobre los estándares de lo realizado por los “políticos tradicionales” precedentes.

Los efectos materiales y emotivos del terremoto permitieron al nuevo gobierno tener tiempo y tranquilidad para instalar y desarrollar sus nuevas concepciones de gestión pública, más aún, el accidente y posterior rescate exitoso de los 33 mineros en el norte le endosó importantes niveles de popularidad. Sin embargo, al cabo del primer año no fue capaz de levantar políticas públicas enfocadas en cumplir con buena parte de su programa presidencial.

Salvo el proyecto de extensión del post natal, mejorado en el Congreso por la oposición, no logró instalar otros proyectos que reflejaran el espíritu del nuevo gobierno.

Los dos años siguientes, a saber, 2011 y 2012, el gobierno debió enfrentar múltiples movilizaciones sociales, que sobrepasaron el marco de la política tradicional. Los casos son varios: Punta Arenas, Aysén, Freirina, Calama. En las regiones más extremas pusieron sobre la mesa y con fuerza sus exigencias que en general apuntaban a considerar sus propias particularidades y problemáticas regionales en la toma de decisiones públicas. Estos conflictos no fueron anticipados por los “expertos profesionales del gobierno” y saltaron en el rostro de intendentes, ministros y del propio Presidente. No hubo un manejo adecuado y peor aún, el gobierno se cerró ante la opción de dialogar hasta cuando los conflictos escalaron en gravedad.

El estallido de los movimientos sociales conlleva la característica de autonomía política respecto de los referentes partidarios tradicionales, por ende, el gobierno equivocó el rumbo cuando trató de descalificarlos tratándolos de movilizaciones politizadas de la oposición política a su gobierno.

Los estudiantes secundarios y universitarios se plegaron a una larga movilización pública que planteaba dos ideas fuerza: educación de calidad y gratuita para todos. Coparon las calles, pararon los establecimientos educacionales, ocuparon los mismos, y llenaron los noticiarios y la prensa del país y del extranjero. No sólo fueron capaces de establecer el tema en la discusión pública, sino que además, obtuvieron el respaldo del mundo académico, de la oposición política, de instituciones públicas de nuestra sociedad, y sus dirigentes, muchos hoy día instalados en el hemiciclo de la Cámara de Diputados, alcanzaron notoriedad pública por su capacidad de liderazgo y la claridad en sus propuestas educacionales.

El gobierno de Piñera, repitió la receta, o sea, desconoció la fuerza y legitimidad del movimiento, rechazó el diálogo, no negoció ningún aspecto, prosiguiendo con su propia agenda de cambios educativos, y el tema del lucro en educación se tomó la agenda pública por el resto de su gobierno.

El último año, 2013, ya con la derrota en las elecciones municipales del año anterior, el gobierno se debilitó en forma notoria, ante la fuerza que tomaba la candidatura de Bachelet. Intentó intervenir en el proceso de definición del candidato de continuación, situación que presentó salida de ministros del gobierno, descalificaciones cruzadas, adelanto de la campaña, escándalos, renuncias mediáticas, en fin, un espectáculo más digno del reality de turno de la televisión.

Donde la crisis gubernamental fue más delicada es donde alardeó con soberbia de que serían superiores. Hubo casos de graves errores de gestión en distintas instituciones públicas. Cabe mencionar el caso INE con el malogrado CENSO 2012 y el caso de la Encuesta CASEN y las cifras de pobreza. El CENSO fue un fracaso, se perdió una inversión pública millonaria para terminar con un instrumento invalidado e inservible para fijar políticas públicas en ese ámbito. El manejo de la encuesta CASEN, arrojó más sombras que luces respecto de la disminución real de la pobreza en nuestro país. La dureza y calidad académica de las críticas provocó que el gobierno terminara silenciado, y dejara de proclamar la baja de esta condición.

En ese escenario, la derrota electoral, la más dura desde las parlamentarias de 1965 para la derecha, era previsible. La aprobación legal de proyectos como la Ley Zamudio o el levantar proyectos por el tema de las enfermedades graves costosas, obedecieron a la presión de los medios y de organizaciones varias, pero no responden a los contenidos programáticos del gobierno.

La reconstrucción material de los efectos del terremoto termina siendo una asignatura aprobada en forma deficitaria, pues quedó inconclusa, a pesar de todos los discursos y promesas esgrimidas durante estos años respecto de la rápida solución prometida.

Finalmente, este verano, Piñera, no su gobierno, sino el político, se ha dedicado a recorrer el país “despidiéndose”, realizando una serie de inauguraciones, que en muchos casos levantan sospecha acerca de lo pertinente de realizar las ceremonias aún cuando las obras no estaban concluidas.

Más que cerrar su gobierno, Piñera parece estar intentando proyectar su reelección para el próximo periodo presidencial. Exhibiendo cifras macro económicas en azul, aunque cuidado con la letra chica. Por ejemplo: la inflación está controlada, pero la sensación de la población es que los productos básicos están en un flujo de permanente alza, esto es bencina, alimentos; o las cifras de aumento de fuentes laborales debe contemplar la identificación del porcentaje de trabajos ocasionales y los trabajos remunerados con el sueldo mínimo, antes de proclamarlo como logro.

La duda que deja es la siguiente: ¿Piñera intentará volver a postularse con el discurso de la excelencia del mundo privado? De ser así, el fracaso es evidente, pues si algo queda claro después de su gobierno es que la gestión pública es compleja por las variables y problemáticas que enfrenta y los personeros, por más capaces que sean en sus especialidades, si provienen del mundo privado deben ser cautos en sus opiniones previas, pues es fácil caer en cierta demagogia, que finalmente termina por sepultar un gobierno, una propuesta, una idea.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de Marzo

La opinión sobre la reconstrucción es al menos…liviana. MUST READ http://peer.berkeley.edu/publications/peer_reports/reports_2013/webPEER-2013-01-Comerio.pdf

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad