#Política

El fútbol, las izquierdas y la televisión pública

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“El tipo puede hacer de todo para ser distinto. Puede cambiar de vida, de dios, de sexo, pero hay algo que no puede cambiar nunca, no puede cambiar de pasión. Una pasión es una pasión”
El secreto de sus ojos, Campanella.

Un fantasma recorre nuestra larga franja de tierra, el fantasma de la privatización de la vida. y es que para nadie es misterio por estos días, que el fútbol dejó de ser una actividad cultural pública, los clubes fueron secuestrados por las sociedades anónimas, los sponsors, trasnacionales; y canales deportivos privados. a pesar de que el mercado bursátil ha intentado como en toda área, privatizar y desnaturalizar la actividad deportiva, las pasiones siguen y seguirán siendo pasiones.


Y es que la arista fútbol es una forma domestica de graficar la proliferación de una forma de ver la vida; el pay per view (paga por ver).

Aún considerando el saturante clima pasional que evoca el deporte más popular de latinoamérica, poco hemos discutido en frío el fenómeno de privatización de la cultura en su concepción más amplia, de la corporativización de los clubes y el desmantelamiento del ocio; como ejercicio de violencia institucional.

El fútbol es un negocio extraordinario, la alta sed de espectáculo y una ciudadanía crediticia han construido un mercado artificial, una nueva vaca sagrada de los especuladores, el nuevo museo donde invierten las gárgolas que poco y nada conocen de la disciplina, más allá de su devoción infatigable por la acumulación de ceros consecutivos.
“¡asistir al estadio precisa de la compra de un ticket, si no tienes dinero puedes ver la liga por ppv y si no estás en ninguna de las dos categorías, báncatela en los noticieros!“.

Y es que la arista fútbol es una forma doméstica de graficar la proliferación de una forma de ver la vida; el pay per view (paga por ver). Bajo esta teoría dominante, no hay nada que no esté suscrito bajo la titularidad de alguien, todo pertenece a alguien y su acceso tiene como barrera de entrada una cuota que garantiza exclusividad, una distribución selectiva de la información, construyendo un autentico apartheid cultural.

Toda barrera de acceso construye incluidos y apartados, periferias marginadas y focos privilegiados, y a pesar de que en algunos casos se ofrece bajo un barniz atenuante- una condición diferenciada, como la es- apreciar partidos en alta definición, su prédica sacerdotal posee un tinte que no puede ser pasado por alto, en un país triste como lo es el nuestro, el fútbol constituye el monopolio de la alegría de buena parte de la población. Es ahí, donde el fútbol no puede ser una cosa de privados, el fútbol se trata de todos.

Es que hemos transitado a ser más neoliberales que los “Chicago boys”, no solo bancarizamos los servicios básicos de nuestra sociedad, como la salud, la educación, la vivienda y otros; sino que también la cultura y el esparcimiento, una especie de pay for everything (paga por todo). Contemplar televisión cultural pública de calidad, es una dimensión poco erotizante para los gobiernos de turno, olvidando que precisamente la batalla por la hegemonía se origina y articula desde el mundo de la cultura.

Ser patriota no es cantar el himno nacional con voz patriarcal en los versos más populares, ni construir banderas kilométricas. Ser patriota es defender lo que es de todos, y las promesas consensualistas de la concertación y la sed beduina de los empresarios poco han hecho por avanzar a la construcción de espacios televisivos públicos culturales, se avanza a pasos agigantados al secuestro y desmantelamiento del esparcimiento. Recuperar espacios y articular un régimen público debe ser nuestro horizonte de época.

No se trata de construir en palabras de Garretón “un neoliberalismo corregido o un progresismo limitado” se trata de cimentar la arquitectura de un nuevo ciclo, donde lo público juegue un rol hegemónico en áreas que tienden a exaltar la segmentación o desigualdad.

Y es que el panorama chileno no parece tan particularmente distinto, ni poco alentador, la noche neoliberal para pesar de los pueblos, la compartimos con varios países del cono sur. No obstante, hay naciones donde algo se ha avanzado y podríamos echar mano para zafar de este nudo estructural. La mandataria de argentina, Cristina Fernández al margen de los últimos tropiezos, ha tenido una década de triunfos y uno de ellos es la recuperación del fútbol de la mano de los especuladores. Con un plan estatal denominado “fútbol para todos”, incentivó el volver a visualizar el fútbol en casa, vivir el futbol juntos, se exhibe el popular deporte en alta definición por televisión pública, en un canal que hace foco en la disciplina. Los excedentes que produce este canal aportan directa y solidariamente al fomento e incentivo de disciplinas deportivas.

¡No renunciemos a la esperanza de recuperar lo que siempre nos perteneció, una pasión es una pasión!

Frank Reyes G.

Coordinador  nacional Estudiantil Partido Progresista

 

 

TAGS: Copa América Cristina Fernández Fútbol

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Mario Romero

03 de julio

Hola Frank!

El tema del “Fútbol para todos”, la iniciativa de la Presidenta Argentina de llevar el fútbol gratis a través de la TVP HD cuesta al Estado US$800 millones al año… en pérdidas.

Hace pocos días la Justicia de ese país, siempre cuestionada como la nuestra, ha abierto una investigación en paralelo a los juicios que ya tiene la AFA por corrupción en dicho proceso.

No queda ni vuelto para “aportar directa y solidariamente al fomento e incentivo de disciplinas deportivas” como planteas en tu nota.

Lo tuyo, y con todo respeto, merece más investigación para asignarle a una iniciativa loas que son robos al fin y al cabo. Te dejo un link… podría dejarte cientos, pero ojalá podamos siempre construir con objetividad y pasión.

Saludos y gracias por permitirme expresarme

FUENTE : http://www.infobae.com/2014/01/06/1535222-el-gobierno-reconocio-el-deficit-financiero-del-fpt-y-evalua-la-inclusion-publicidad-privada

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Ver a mujeres de diferentes orígenes, países y posiciones hablar abiertamente ha dado a muchas egipcias valor para compartir poco a poco sus experiencias de manera anónima o dando la cara.
+VER MÁS
#Género

#MeToo y #TimesUp ayudan a las mujeres egipcias a romper el silencio

La ley de pesca dejó muchos heridos y las causas judiciales por soborno, fraude al fisco y cohecho denominadas “Corpesca” y “Asipes” han dejado al descubierto lo intervenido y frágil que está el ...
+VER MÁS
#Economía

Jibia: Fin a la pesca de arrastre

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

Algo que es transversal para ambos gremialistas es que acusan que esto es producto de maniobras y aprovechamientos políticos, con ello tratando de minimizar el vacío financiero de sus comunas y normalizan ...
+VER MÁS
#Municipales

La Florida y Viña del Mar: Administrando el desfalco municipal

Voltaire, ya nos había advertido: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.
+VER MÁS
#Ciudadanía

A mano armada: Helicópteros, caballos y nepotismo