#Política

El fin de la transición

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Los recientes acontecimientos acerca del denominado “Cártel del confort”,  nos muestran la parte más oscura y cuestionable, de un grupo económico, líder en el rubro forestal y de la industria del papel, además de fuerte inversionista en el sector pesquero y de servicios. Cómo llega a este lodazal el presidente, y principal financista, del más reputado centro de estudios, vinculado a la derecha económica y política, es una incógnita. Monarca indiscutido de las cenas empresariales, de los eventos sociales y actividades filantrópicas, la fortuna de este grupo empresarial, hace rato que figura en el ranking Forbes. Con una historia señorial que hacía las delicias de los lectores de revistas de papel cuché, el llamado grupo Matte, era hasta ahora una de las más sólidas “marcas”, sinónimo de éxito en los negocios y un cierto sentido de “interés público”, en sus actividades no comerciales.


El desafío es construir un estado social y democrático de derecho, donde el destino de la patria no esté entregado a unos cuantos capitalistas creativos, sino que sea definido por instituciones nacidas desde el seno mismo del pueblo.

Los entretelones de la investigación que ha llevado, con gran eficiencia la fiscalía nacional económica, dejan entrever una fórmula burda y brutal para controlar el precio de los productos, al gusto de las dos empresas de posición dominante. Los consumidores de elementos de primera necesidad para el aseo personal -todos los chilenos y chilenas- fuimos engañados por más de 10 años, forzados a pagar precios elevados por la colusión empresarial.

Es inevitable recordar un ejercicio similar, protagonizado por altos ejecutivos de cadenas de farmacias chilenas, hace un par de años, donde también existió colusión para subir los precios, esa vez de medicamentos de consumo masivo de la población. También se produjo, hace un breve tiempo, esta acción contraria a la libre competencia, entre las grandes empresas productoras de pollos.

Se sospecha, aunque siempre se ha negado que las empresas del servicio de transporte interurbano de pasajeros, en el centro del país, realizan un ejercicio similar, en día festivo, o de fin de semana largo, o temporada alta. Donde todas las empresas, coincidentemente, alzan los precios en más de un 50%. Se explica en este caso, que los precios que existen el resto del año, son promociones especiales, que cesan solamente en las fechas señaladas.

En el libro La riqueza de las naciones, Adam Smith sostiene que el bienestar de la población se consigue por la simple y libre conjunción entre las personas que producen y venden bienes, y quienes los compran. El verdadero motor de la economía y de la “riqueza” de una nación, es el deseo de surgir, el afán de obtener una ganancia individual. Quien posee este afán, consigue, aun sin proponérselo, un beneficio para toda la población, aún para los más pobres. Su referencia a la “mano invisible” del mercado, debe ser su frase más citada, y además la más controvertida. El sistema económico chileno, cuyas bases fueron construidas en medio del rigor de la dictadura, por los ex alumnos de la Escuela de economía de la Universidad de Chicago, aplicaron a raja tabla las máximas de Adam Smith y de Milton Friedman, tiene  contradicciones. Un discurso apasionado en pro de la libertad económica, bajo un régimen que restringió todo el resto de las libertades individuales. La promesa de prosperidad, lejos del yugo del estado, que funcionó sólo para unos pocos, en medio de la cesantía y la indefensión en materia de seguridad social, con el “plan laboral” de Piñera, las AFP y las Isapres.

En Chile, sí se generó riqueza durante ese período.  Se produjo una acumulación acelerada de riqueza en un breve lapso, y en manos de unos pocos empresarios bien relacionados con el poder político y ex altos funcionarios de la dictadura, uso de información privilegiada, privatizaciones truchas, negociación de contratos con las empresas estatales, las fuerzas armadas y con la administración pública al margen de todo control.

Los grandes conglomerados económicos del momento actual, son continuadores o herederos de los llamados “grupos económicos” de los 80, aquellos que se repartieron el país y fijaron las reglas del juego en un mercado sin regulación ni fiscalización. En la debacle del año 1982, el dólar se dispara por las nubes y una estela de empresas y hogares en quiebra se extiende por todo el país. Allí al igual que en la crisis sub prime de USA, el estado interviene la banca. Es decir cubre los créditos que habían contratado dichos bancos con la banca extranjera, se respalda a las compañías de seguros, que habían vendido pólizas a empresas y entidades financieras inviables. Y en medio de una dictadura sangrienta, se salva a las grandes fortunas, para que el capitalismo tenga una nueva oportunidad. Por supuesto que esa bendición estatal llega sólo a los más grandes, como reza el título de un film “So big to fail”. Los pequeños empresarios desaparecen o se precarizan, los trabajadores pierden sus empleos, sufren embargos, pierden sus casas.

La gran solución para la capitalización de las empresas fue el sistema privado de pensiones. Un flujo constante y permanente de recursos frescos, riega generosamente las arcas empresariales, a través del templo del libre mercado. Las grandes empresas cotizan en bolsa, y las AFP, compran compulsivamente dichas acciones. Los trabajadores de Chile, salvan al capitalismo con el sudor de sus frentes. Los mismos bancos que agreden al pequeño comerciante con tasas usurarias, o exprimen al trabajador con intereses superiores al 50% al año, obtienen financiamiento fresco y a bajo costo, a través de las millonarias compras de acciones que realizan las AFP. O sea, el trabajador paga para que le presten su propia plata.

Y de nuevo, en el momento actual nos enteramos de que en los pollos que comimos, el medicamento que  tomamos con frecuencia, y hasta en el confort o los pañales que usan tus hijos, se ha faltado a la verdad, se ha engañado, para obtener una mayor ganancia. La conclusión es inevitable: el sistema de libre mercado es una farsa, los padres del “modelo” chileno construyeron sus fortunas sobre la base de trampas, de engaños y de hipocresía.

Asimismo, finalmente después de 25 años, comprobamos que el control ejercido por los grupos de poder económico, social y político con que ha contado la derecha chilena, socavó desde su base la incipiente democracia. Nunca se revisaron las privatizaciones de empresas estatales estratégicas, las eléctricas, las generadoras, las sanitarias. Se redujo el aparato fiscalizador del estado, y no se entregaron herramientas a los reguladores. Se bloquearon reformas laborales, se defendió el sistema binominal por 25 años, se hizo uso y abuso del dinero en las campañas electorales.

La transición se dio por terminada ya varias veces, pero no sólo no ha concluido, sino que constituye hoy día el principal desafío para la comunidad, la ciudadanía, los consumidores, para el pueblo de Chile. El desafío es construir un estado social y democrático de derecho, donde el destino de la patria no esté entregado a unos cuantos capitalistas creativos, sino que sea definido por instituciones nacidas desde el seno mismo del pueblo. Donde los representantes elegidos en votación popular sean fruto del trabajo y compromiso asumido con los electores, más que por el dinero de los grandes intereses.

La elite económica del país, ya no podrá dictar cátedra a la sociedad sobre los temas que sólo el debate democrático debe zanjar, se acaba el veto social, cultural y político, y el poder debe volver al soberano. La credibilidad, la confianza en las instituciones se va recuperar, cuando cada uno de nosotros tengamos la oportunidad de participar en la asamblea que defina al nuevo Chile, donde se rescate y valore el trabajo humano, la dignidad, la solidaridad y la felicidad. Entonces, y sólo entonces, la transición habrá terminado.

TAGS: Colusión Papel Higiénico Liberalismo Trabajadores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?