#Política

El fin de la historia y las preocupaciones económicas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Prevalece desde los ochenta la política pragmática, se recuperó la democracia y la transición legitimó la institucionalidad que estableció la Constitución vigente, cuyos pilares son aún defendidos por un sector minoritario. Cayó el muro de Berlín y han fracasado las estructuras políticas y económicas de los países comunistas; es momento  para reflexionar sobre nuestra institucionalidad amasada durante la guerra fría.

Chile estaría en el último estadio de la historia, alcanzó la democracia-liberal (utilizando la tesis de Fukuyama sobre el fin de la Historia) tiene una economía de mercado basada en la libertad, un gobierno representativo y garantiza el imperio del derecho, aspectos que le permiten ser un país respetable, escuchado y aceptado por la comunidad internacional. Aún así, crece la insatisfacción social, debilidad propia de Estados autoritarios y que debiera ser trabajada rápidamente para que nuestro sistema político no caiga preso de su propia autoridad o fuerza represiva.

Sin pretensiones intelectuales, esbozaremos como probables causas dos aspectos, paradójicamente bases de la democracia-liberal, primero un conjunto de elementos político/representativo y otro de corte económico.

Se cuestiona la representatividad parlamentaria y la poca competitividad en cargos de elección popular locales y regionales, hasta el marcado presidencialismo. Sobre lo económico, la hegemonía y control del circulante por parte de la banca, un modelo orientado al endeudamiento para el consumo y, la alta concentración de la riqueza que deriva en desigualdad sin “chorreo”. En lo económico, el liberalismo se entiende como la conjunción de la libertad personal,  libertad económica y una doctrina de gobierno limitado y restringido que permita a lo sumo, otorgar y garantizar a los ciudadanos libertades, seguridad y justicia.

Nuestra Constitución consagra la subsidiaridad del Estado -doctrina del liberalismo extremo o neoliberalismo; reconoce las libertades para emprender y establece una vasta burocracia legalista que asegura y materializa ambas ideas.

En lo práctico, la concentración hace inviable materializar la idea de libertad económica para la mayoría; la población sólo puede optar al trabajo remunerado, expresado con bajas tasas de retorno y sueldos matemáticamente calculados que no distribuyen la abundancia económica. Aquí está el descontento social: la masa trabajadora se endeuda para consumir y no tiene posibilidad de crear riqueza, a ellos no les llegan beneficios de esta libertad.

En la balanza de insatisfacción social, claramente los procesos político representativos serán secundarios frente a desigualdad y poca capacidad crear riqueza. Entonces la ciudadanía pide en las calles cambios profundos, estructurales, reformas al sistema económico burocrático que se encuentra amarrado desde los ochenta.

Hidroaysén, Educación, Aysén, Freirina, Pelequén. La ciudadanía ha entendido que un cambio de proporciones no se logrará con un cambio de gobierno, sino protestando contra un régimen. Chile habría llegado al fin de la historia, nuestra democracia liberal sería la constatación de aquello, pero los pilares de nuestra institucionalidad han terminado horadando la paz social y minando la gobernabilidad.

Olvidar que factores psicológicos ligados al descontento son causa profunda de movimientos revolucionarios, puede ser temerario, la política debe preocuparse de esto.

Algunos teóricos señalaron que  luego del “fin de la historia”, ya no habría objetivos políticos por los que luchar, “las preocupaciones serían sólo económicas”, pero en Chile, para mejorar los problemas económicos deberemos intervenir instituciones políticas. “En la medida de lo posible” hoy no es aceptable. Si las reformas políticas son vistas como válvulas de escape y estructuradas por conservadores y neoliberales, serán mero maquillaje para no perder cuotas de poder y podrían no permitir a un futuro gobierno modificar un ápice la estructura económica.

Si las transformaciones políticas se creen necesarias para el progreso y las lideran fuerzas progresistas (en lo fundamental socialdemócratas), habrá esperanzas para que un futuro gobierno trace una reforma institucional legítima cuyo objeto sea democratizar fraternalmente el progreso, en democracia y libertad.

——

Foto: Daquella manera / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Kast y la derecha están preparando al futuro ciudadano, carente de aquellos modelos, y buscan asemejar identidades sin dimensiones políticas, ciudadanos no interesados en las transformaciones sociales
+VER MÁS
#Política

El triunfo de la inmediatez en la guerra de José Antonio Kast

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado

Pretender regular la migración haitiana exigiéndoles visa consular antes de venir a Chile, podría incentivar canales irregulares de entrada al país, redes de tráfico y trata de personas, como ya ocurri ...
+VER MÁS
#Política

Reforma migratoria con apellido haitiano